Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Al límite BMW Driver Training en Montmeló

Al límite: BMW Driver Training en Montmeló

Un día en las carreras

05.06.2009

Un bonito Z4, tan oscuro como el café con el que nos desayunamos, adornaba el solitario box de BMW Sauber dentro del circuito catalán de Montmeló. Son las 8:30 de la mañana, llevo ya varias horas despierto y las ganas de conducir se me acumulan en los dedos. Tras mirar el programa y algún que otro catálogo del BMW Driver Training descubro que aquel descapotable, para nuestra desgracia, no sería protagonista de nuestro curso de conducción. La verdad, dicha sea de paso, es que nadie se acordó de él a las 6 de la tarde, cuando todo había terminado.

Un test de nivel

Galería: Al límite BMW Driver Training en MontmelóPilotos, técnicos y personal del equipo de comunicación de BMW fueron dándonos la bienvenida y empezando a explicar cuáles iban a ser las pautas a seguir durante la jornada. La mecánica resultaba sencilla: primero un test de evaluación, después una breve clase teórica y más tarde la aplicación de los conocimientos en pista. En todo momento fuimos acompañados por los instructores y nunca se nos permitió desactivar los controles de seguridad del vehículo.

El test de nivel sólo consistió en dar una vuelta al circuito con un monitor en el asiento del copiloto. Creo que durante todo el trazado no miró una sola vez el asfalto. Le daba lo mismo, no quitó ojo de mis manos, de cómo utilizaba el pie en el embrague y sobre todo de cómo dirigía la mirada en la pista. La vuelta se realizó a un ritmo muy lento porque cuesta adaptarse a las enormes dimensiones de un circuito. Él nos comentó que era algo normal y que necesitaríamos más de tres tandas para habituarnos y alcanzar un ritmo aceptable que nos permitiera progresar.  

Galería: Al límite BMW Driver Training en MontmelóLos datos recogidos durante esta prueba sirvieron para dividir a los asistentes en grupos de trabajo según niveles. Conmigo fueron durante todo el día un piloto amateur de karting y un acérrimo seguidor de los modelos deportivos de BMW. Los tres llegábamos con defectos típicos en nuestra humilde conducción: una regulación mejorable del cockpit, apurar muy poco las relaciones de cambio y sobre todo no levantar la mirada. Este último punto lo repitieron hasta la saciedad… y mucha verdad llevaban.

Frenada, entrada, vértice…

Galería: Al límite BMW Driver Training en MontmelóUna vez desfogados tras el primer contacto, los instructores recordaron a los debutantes en esto de BMW que la diferencia con respecto a otros coches reside en una distancia entre ejes más grande de lo habitual y en que todos funcionan con propulsión, es decir, con tracción trasera. Esto último proporciona a los deportivos una mayor capacidad de giro y más aceleración de la que puede dar un tracción delantera. Es algo que ya sabíamos casi todos, si, pero nunca está de más tenerlo en cuenta.

Sedientos de más volante y asfalto, todos los asistentes corroboramos que nunca una clase teórica fue tan interesante. Punto de frenada, punto de entrada, vértice y punto de salida serían nuestros enemigos durante todo el día sin olvidar la posición de las manos, levantar la mirada, no dejar al motor caer de vueltas y permanecer dentro de la pista lo máximo posible. Parece fácil, pero no lo es. De hecho, tampoco podíamos olvidar otros factores como la temperatura de los discos de freno (que nos obligaba a hacer tandas de refrigeración cada cierto tiempo) o la correcta presión de los neumáticos, que en todos los modelos eran Goodyear Eagle F1 Asimetric con sistema Runflat.

Galería: Al límite BMW Driver Training en MontmelóSobre cómo sentarse al volante recibimos instrucciones claras y sencillas: cuanto más bajo, mejor. El centro de gravedad del coche descenderá en consecuencia y las reacciones del volante podrán ser un poco más rápidas. Los más precavidos preguntaron por la posición del reposacabezas, que siempre debemos llevar en y con su punto medio a la altura de nuestra nariz. Tomamos nota y seguimos…

Llega el primer contacto

Galería: Al límite BMW Driver Training en MontmelóUna hilera de 335i coupés esperaban con el motor encendido en el pit-lane. Son coches con un propulsor espectacular y de sobra conocido, capaz de dar 306 cv de potencia y acelerar en 5,5 segundos. Creo que todos equipaban cambio manual, salvo una unidad que contaba con el cambio de doble embrague DKG (el mismo que más tarde probaríamos en el M3 de 420 cv). En el primer turno me toca ir en la parte trasera y sentir de verdad todos los errores del compañero que inauguraba la primera tanda. Todos debíamos pasar por una primera prueba de slalom, después la conocida prueba del alce y más tarde una frenada a fondo en curva para probar el funcionamiento del ABS.   

La entrada a la primera de las pruebas debía hacerse a 40 km/h en segunda marcha. El único secreto residía en las manos y en el golpe de volante en cada cambio de apoyo, con el consiguiente golpe de gas. Al segundo intento ya nos hemos hecho con él, y queremos más.

Galería: Al límite BMW Driver Training en MontmelóLa prueba del alce se antojó más divertida porque la velocidad subió hasta los 80 km/h y debíamos entrar en cuarta marcha. Aquí los pies no deben actuar y toda la responsabilidad cae sobre el volante. Tras el primer volantazo el control de estabilidad nos sacude mientras coloca de nuevo el coche en la trayectoria para seguir girando. Da la sensación de que nada ocurre bajo los asientos, pero sin controles ya habríamos ido a parar muy lejos del pasillo de conos. En el primer intento derribamos el último de los pivotes. En el segundo, la trayectoria fue limpia en los tres giros y habríamos superado una típica - pero peligrosa - maniobra de esquiva.

Unas tandas libres

Galería: Al límite BMW Driver Training en MontmelóHasta ahora parecía un curso de seguridad más que de conducción deportiva, pero todo llega. Antes de realizar las tandas libres, los instructores nos recuerdan las cinco  leyes que nunca debemos olvidar: trazar las curvas con el máximo ángulo posible, llevar las manos lo más alejadas entre sí, minimizar el giro del volante, respetar los tiempos de frenada y evitar a toda costa los sub/sobrevirajes. Para ello, sus consejos son claros: el subviraje sólo se corregirá abriendo dirección y dejando de acelerar y el sobreviraje contravolanteando.

Galería: Al límite BMW Driver Training en MontmelóPocos tomaron nota de esto –o si lo hicieron no lo aplicaron- y el error común en la primera curva después de recta fue comenzar muy pronto a dibujar la trayectoria y tocar el freno demasiado tarde. No era precisamente algo fácil, ya que en esa recta pudimos alcanzar 220 km/h y la frenada debía colocarnos a unos 50 km/h en muy pocos metros. En la primera tanda varios coches se acumularon en la zona de seguridad de la curva, pero a partir de ahí la lección estaba aprendida y nunca volvió a ocurrir.

Las trazadas fueron cada vez más limpias a medida que nuestra cabeza dibujaba los puntos del esquema. El punto de frenada estaba cada vez más claro cuando cogimos confianza y sólo quedaron algunas dudas sobre el momento ideal de giro y el punto exacto del vértice. El resto es siempre igual: pedal a fondo y hasta que aguante la maquinaria.

Galería: Al límite BMW Driver Training en MontmelóLo que de verdad te hace aprender es que cualquier error, por mínimo que sea, se paga de la misma forma:  tiempo, tiempo y tiempo. Por eso para nosotros acabó siendo una prioridad decelerar correctamente antes que acelerar a fondo mientras de paso aprendíamos la diferencia entre una frenada progresiva (que debe aplicarse entre el punto de frenada y el punto de giro, siempre con el volante recto y de menos a más) y la frenada regresiva (de más a menos, desde el punto de giro hasta el vértice con el volante aplicando giro). Poco a poco se va asimilando.

Mejor con 420

Galería: Al límite BMW Driver Training en MontmelóSubirnos al M3 y repetir el trazado durante dos vueltas nos sirvió para darnos cuenta de la vital importancia que tiene salir de una curva correctamente. El tiempo que pierdes en ellas no lo recuperarás jamás, salvo que cuentes con una diferencia de potencia tan grande como ésta. Y es que la capacidad de aceleración en recta de este monstruo de 420 cv no la tiene el 335i, si bien es cierto que también requiere mayor atención sobre el cambio DKG, especialmente para las reducciones de varias marchas al apurar las frenadas. Con él pudimos estirar la velocidad punta en 15 km/h aprovechando su impresionante aceleración de 4,6 segundos.

Los que no consiguieron hacerse con él tuvieron que sufrir avergonzados los adelantamientos de los sencillos pero eficaces 335i Coupé de cambio manual. En parte fue comprensible, ya que no hubo tiempo suficiente para exprimir a fondo esta máquina tan necesitada de aprendizaje. Una sola unidad tuvo que pasar por las manos de todo el grupo.

Una curiosidad

eVote

 

En una de las muchas vueltas de refrigeración (que evidentemente hacíamos a un ritmo lento) tuve algo de tiempo para mirar el ordenador de a bordo del 335i Coupé. Había algo que no entendía: el depósito estaba lleno pero la autonomda disponible era sólo de 150 km. No salía de mi asombro. ¿Qué cálculo de consumo medio estaría haciendo entonces? Mi sorpresa no fue pequeña cuando vi en la pantalla del display casi 40 litros a los cien. Entonces pensé que no solo los frenos agradecerían esas vueltas de refrigeración.

Resumen

BMW ofrece dentro del programa Driver Training otros cursos para perfeccionar la seguridad al volante o para pilotar modelos M de forma exclusiva. Los progresos que se pueden alcanzar en un día como éste son considerables, y también valen su precio en oro. Salir de Montmeló con conocimientos necesarios para practicar una conducción deportiva y a la vez segura cuesta unos 600 euros. Además, servirá para reciclar completamente tus circuitos de adrenalina.

Galería: Al límite BMW Driver Training en Montmeló

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.