Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Comparativa Abarth 500 vs. Renault Twingo GT vs. Suzuki Swift Sport

Comparativa: Abarth 500 vs. Renault Twingo GT vs. Suzuki Swift Sport

¿Quién es el más deportivo?

23.04.2009

Ahora mismo, la demanda de utilitarios es mayor que nunca. Sin embargo, a pesar del gusto por el formato mini, algunos compradores no quieren hacer concesiones en lo que a dinámica respecta.  Hemos probado tres microdeportivos diferentes para averiguar qué grado de conducción deportiva se puede esperar en esta clase. El Abarth 500 (135 CV), el Suzuki Swift Sport (125 CV) y el Renault Twingo GT (100 CV) tienen la respuesta...

A modo de aviso: las siguientes líneas no describen cuánto maletero tiene cada modelo o cómo de bien o de mal se accede a la parte trasera a pesar de las dos puertas. El comprador de un Twingo GT, un Swift Sport o un Abarth 500 no busca un vehículo práctico, sino uno que le garantice diversión al volante.

De divertido a conservador

Galería: Comparativa Abarth 500 vs. Renault Twingo GT vs. Suzuki Swift Sport Los tres son muy diferentes por fuera, a pesar de que sus dimensiones son bastante similares.  El Abarth es el más llamativo del trío y no sólo por sus pinturas de guerra opcionales. Los dos gruesos tubos de escape, el difusor, el alerón demasiado grande del techo y el amplio parachoques piden a gritos que lo miren. El aspecto del Suzuki Swift es más civilizado y armónico, pero sin renunciar por ello a una marcada imagen dinámica. Las llantas de 17” le van que ni pintadas.

El Twingo GT parece el más civilizado. Sus llantas de aleación de 15”, el chasis ligeramente más bajo, el faldón delantero de contornos deportivos con logotipo GT incluido, el alerón plateado, el faldón trasero modificado y el tubo de escape cromado lo diferencian de los Twingo normales. Sí, también está el Twingo RS de 130 CV de potencia, pero lo hemos dejado al margen a propósito para mostrar la diversidad de los utilitarios deportivos.

Buenos asientos en el Swift

Galería: Comparativa Abarth 500 vs. Renault Twingo GT vs. Suzuki Swift Sport La apariencia interior de los tres candidatos coincide con la estética exterior. El único toque deportivo en el Renault es el cuentarrevoluciones central sobre la columna de dirección. Los cómodos asientos no ofrecen suficiente sujeción lateral, el volante de cuero resulta conocido de otros Renaults y el claxon se ha colocado con poco acierto en una palanca del volante. Del toque deportivo no hay ni rastro.

Galería: Comparativa Abarth 500 vs. Renault Twingo GT vs. Suzuki Swift Sport En el Swift éste es más evidente. El salpicadero sigue el modelo tradicional, con tres indicadores circulares de excelente lectura. El climatizador automático de serie es tan fácil de manejar como el dispositivo manual de serie del Twingo, pero en el modelo japonés está situado algo bajo. Por otro lado, el volante deportivo de cuero queda a un alcance muy cómodo de las manos. Lástima que, como en el Twingo y el Abarth, sólo sea regulable en altura,  ya que impide poder adoptar siempre una postura cómoda de conducción. En el Swift, los asientos deportivos son los que mejor mantienen la postura erguida de los ocupantes incluso en los momentos de mayor aceleración transversal.

Galería: Comparativa Abarth 500 vs. Renault Twingo GT vs. Suzuki Swift Sport En el Abarth no hay mucho espacio para moverse. En las maniobras bruscas del volante, la escasa distancia entre el volante y la puerta resulta increíblemente molesta. Además, la difícil lectura del sobrecargado velocímetro no mejora las cosas. Quizá para compensar, la palanca del cambio de cinco velocidades se ha situado de forma idónea. Por cierto, las cinco velocidades son comunes en los tres modelos. En el Suzuki las marchas entran a las mil maravillas, en el Abarth raspa al cambiar rápidamente de marcha y en el Twingo el tacto de la transmisión resulta un poco farragoso.

Diversión asegurada

Por otra parte, el motor del Swift retumba de forma bastante molesta a partir de los 160 km/h. Con 3.200 vueltas a 100 km/h, se echa en falta una sexta marcha. En el Abarth, el turbocompresor amortigua algo el ruido del motor, con lo que incluso sería posible rodar a 200 de forma continuada. Pero todo se queda en una hipótesis, puesto que a semejante velocidad el minidepósito de 35 litros del Abarth se vacía con la misma rapidez. En este modelo, no es extraño alcanzar los 10 litros de consumo, que incluso pueden llegar a ser 14. En este aspecto se le une el Swift e incluso el Twingo con sus 1,2 litros de cilindrada y 100 CV turbo. En una etapa apresurada por autopista (330 kilómetros), el modelo francés se bebió nada menos que 12,6 litros. Por otra parte, a pesar de sus 25 CV menos, le pisa los talones al Swift, que consigue con cierto impulso llegar hasta los 200 km/h.

El Abarth 500 juega en otra liga de velocidad. Su potencia parece alcanzar los 160 CV o incluso más. Cuando el Swift y el Twingo ya están sin resuello, el 500 les sobrepasa con una ligereza que casi da miedo. Los valores de aceleración demuestran que nuestro Abarth está más que bien preparado. El Twingo y el Swift no llegan a alcanzar los valores de fábrica, pero con una marca inferior a los diez segundos aún son bastante veloces. El Abarth, por el contrario, se sale en este sentido de la clase de los utilitarios. 7,6 segundos tarda en realizar el sprint estándar, un tiempo que hasta hace unos cuantos años estaba reservado a los deportivos de pura cepa. También sorprende que el empuje del turbo se adapte a cada circunstancia.

Batalla corta

Galería: Comparativa Abarth 500 vs. Renault Twingo GT vs. Suzuki Swift Sport ¿Demasiado para un vehículo tan pequeño? Casi podría hacerle sombra al coche fantástico... Así y todo, el chasis del 500 es de una firmeza bastante tranquilizadora. Quien, sin embargo, ruede a alta velocidad por un terreno abrupto, notará los tumbos en el eje delantero y bajará una marcha voluntariamente «gracias» a la corta batalla. Por lo demás, este minimodelo brinca sobre las irregularidades del terreno provocando que la luz de emergencia parpadee de forma salvaje ya al rodar sobre ligeros obstáculos cotidianos, algo que ya notamos en nuestro primer contacto. En el tráfico urbano, resulta molesto su amplio diámetro de giro.

Galería: Comparativa Abarth 500 vs. Renault Twingo GT vs. Suzuki Swift Sport Nada que ver con el Swift, que transmite una mayor sensación de automóvil. La tracción es excelente y los neumáticos de 195 se adhieren a la perfección al asfalto. A ello se añade el tacto preciso de la, por otra parte, algo rígida dirección. Aun así, cuando se le pide, el Swift se desliza apaciblemente por las calles. En suma, una configuración deportiva muy conseguida. El Twingo se inclina más, como era de esperar, por el confort. Con su dirección sintética que no transmite mucho de la carretera, una clara inclinación lateral y una marcada tendencia al subviraje, se deja llevar en las curvas y amortigua la mayoría de las irregularidades.  

Frenos susceptibles de mejora

Galería: Comparativa Abarth 500 vs. Renault Twingo GT vs. Suzuki Swift Sport El hecho de que el Twingo es el menos deportivo lo constatamos en la medición de la frenada. Mientras que el 500 y el Swift están totalmente equipados con discos de freno, que en el eje delantero miden 284 y 276 milímetros respectivamente, el modelo francés sólo cuenta con pequeños discos de 259 milímetros delante y frenos de tambor detrás. Así, tras el cuarto frenazo en seco, los frenos del Twingo humean y la distancia de frenada llega hasta casi los 40 metros. Además, el pedal de freno responde de forma bastante indiferente.  Los modelos italiano y japonés, por el contrario, superaron la prueba sin dificultad alguna y ambos vehículos se detuvieron tras 37 metros.

Precio

Por todo ello, no es de extrañar que el Abarth 500 y el Suzuki Swift Sport sean bastante más caros que el Twingo GT. El Abarth cuesta 18.810€ con ESP, siete airbags, climatizador automático, dispositivo de manos libres y otros elementos útiles. Poco más barato resulta el también generosamente equipado Swift Sport, con un precio de 15.690€. El Twingo GT se presenta de forma mucho más humilde, con un precio de salida de 13.380. Sin embargo, para alcanzar el nivel de equipamiento de sus dos rivales, habrá que llegar a los 15.000€. Por desgracia, entre los extras no se incluye un mejor dispositivo de frenos.

Datos técnicos
 
Marca y modelo   Abarth 500   Suzuki Swift
Acabado       Sport
Especificaciones        
Longitud/anchura/altura (mm)   3.657/1.627/1.488   3.765/1.690/1.500
Distancia entre ejes  (mm)   2.300   2.380
Diámetro de giro (m)   11,6   10,4
Peso (kg)   1.110   1.105
Volumen del maletero (l)   185   201
Neumáticos   195/45 16” Conti Premium Contact   195/45 17” Goodyear Eagle F1
Motor        
Cilindrada (cc)   1.368 / 4 en línea   1.568 / 4 en línea
Potencia (cv)   135   125
Par máximo (Nm/rpm)   206 a 3.000   148 a 4.800
Tracción   Delantera   Delantera
Transmisión   Manual con cinco velocidades   Manual con cinco velocidades
Consumo        
Combustible   Súper   Súper Plus (recomendado)
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km)   6,5   7
Emisiones CO2 (gr/km)   155 / Euro 5   165 / Euro 4
Consumo durante test (l/100km)   8,9   8,6
Características        
Aceleración 0-100 km/h (s)   7,9   8,9
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª   7,6   9,3
Capacidad depósito (l)   37,5   37,4
Velocidad máxima   205   200
Precio (sin extras)        
Euros   18.810   15.690
Equipamiento extra   Llantas de aleación de 17” (300 euros), asiento trasero partido abatible (155 euros), carrocería gris (350 euros)   Ninguna
 
Más datos
Menos datos
 

Conclusión

Éste es nuestro veredicto: la carrocería y el chasis del Suzuki combinados con el motor turbo del Abarth y la visibilidad y el precio del Twingo GT, ésa sería la solución ideal. Por desgracia, la realidad es otra, así que nos decidimos por el Suzuki Swift Sport por tener el mejor chasis y ser el vehículo más maduro con un equipamiento de seguridad razonable y unas dimensiones interiores aceptables.

Además, quien se decida por un utilitario deportivo, no se va a comprar un segundo coche más práctico. Como opción cotidiana, el salvaje y caprichoso Fiat es el menos adecuado. El Twingo es más versátil, tiene el mayor espacio para los ocupantes y su precio es el más económico. Sin embargo, el Renault es más grácil que deportivo y se queda corto desde el punto de vista de la conducción. Como alternativa para los francófilos fanáticos, el Twingo RS por unos 15.000€ (extras incluidos) resulta una opción recomendable.

Galería: Comparativa Abarth 500 vs. Renault Twingo GT vs. Suzuki Swift Sport

Traducción: María Dolores Lozano

*Algunos de los precios y equipamientos señalados corresponden al mercado alemán.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.