Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Especial los cinco magnicidios más conocidos con el coche como escenario

Especial: los cinco magnicidios más conocidos con el coche como escenario

Magnicidios con el coche como protagonista

19.09.2013

Esta semana os presentamos un top five con los atentados contra personajes famosos que tuvieron como escenario un coche.

John Fitzgerald Kennedy (Dallas (EE.UU) 1963)

Galería: Especial los cinco magnicidios más conocidos con el coche como escenarioEl trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos fue víctima, la tarde del 22 de noviembre de 1963, en Dallas (Texas, EE.UU.) del magnicidio más famoso del siglo XX y que ha dado origen a una de las más famosas teorías de la conspiración, si no la más conocida. Al pasar su Lincoln Continental X100 descapotable por Elm Street, varios disparos alcanzaron al presidente, uno de ellos en la cabeza que le causó la muerte. La imagen de la primera dama, Jaqueline Kennedy, echada sobre el cuerpo de su marido con su vestido rosa dio la vuelta al mundo.

Se detuvo a Lee Harvey Oswald como único autor material de crimen, pero dos días después fue tiroteado en una comisaría por el mafioso Jack Ruby. El dictamen final de la comisión Warren, la encargada de investigar el caso, no dejó satisfecho a casi nadie y el asesinato de Kennedy constituye uno de los grandes misterios sin resolver de la Edad contemporánea.

El Lincoln Continental de 1961 –“X100” fue la denominación dada por el servicio secreto–, utilizado por el presidente Kennedy recibió una importante actualización a finales de 1963 y en 1967. Fue utilizado de manera ocasional por los presidentes Jonhson, Nixon, Ford y Carter y dejó de prestar servicio en la Casa Blanca en 1977. Durante años ha estado expuesto en el Museo Henry Ford en Dearborn, Michigan.

Luis Carrero Blanco (Madrid, 1973)

Galería: Especial los cinco magnicidios más conocidos con el coche como escenarioEl almirante Carrero Blanco fue el tercer jefe de gobierno español que falleció víctima de un atentado en el siglo XX. El hecho ocurrió el 20 de diciembre de 1973, cuando el presidente del gobierno transitaba con su coche oficial por la madrileña calle de Claudio Coello y 100 kilos de explosivos, que un comando de ETA había colocado bajo la calzada, hicieron explosión. La violencia de la deflagración fue tal que el Dodge 3700 GT saltó por los aires cayó en la azotea de un edificio contiguo.

A pesar de los gravísimos daños que sufrió –en el atentado perdieron la vida, además de Carrero, el conductor José Luis Pérez Mogena y el escolta José Antonio Bueno Fernández– el automóvil, que no tenía blindaje, se mantuvo entero. El Dodge 3700 GT fue fabricado por Barreiros entre 1971 y 1977, como un modelo nuevo, aunque en esencia se trataba de una evolución del Dart producido a finales de los 60. El coche de Carrero Blanco estuvo durante años expuesto en el Museo de Ejército en Madrid, pero actualmente el vehículo reposa en dependencias del Ministerio de Defensa.

Aldo Moro (Roma, 1978)

Galería: Especial los cinco magnicidios más conocidos con el coche como escenarioEl que fuera líder de la Democracia Cristiana y dos veces primer Ministro de Italia –entre 1969 y 1972 y entre 1973 y 1974– fue secuestrado y asesinado por el grupo terrorista de las Brigadas Rojas el 9 de mayo de 1978, después de 55 días de cautiverio en un piso de Roma. Su asesinato tuvo lugar en el maletero de un Renault 4 rojo que posteriormente fue aparcado en la Via Caetani de Roma, un lugar a medio camino entre la sede de la Democracia Crisitiana y la del Partido Comunista Italiano; las dos fuerzas políticas que más reacias se habían mostrado a aceptar las condiciones de los secuestradores que pretendían canjear a Moro por varios terroristas presos.

Aunque la autoría material del crimen fue de las Brigadas Rojas, no ha dejado de especularse con diferentes teorías acerca de la implicación de los servicios secretos italianos, la CIA, la masonería, e, incluso, el mismo Vaticano en la operación que le costó la vida a Moro. Hasta a Gianni Agnelli –presidente de FIAT y uno de los personajes más influyentes de la Italia de la segunda mitad del siglo XX– se le atribuye la siguiente frase pronunciada poco tiempo antes de morir: “¿El asesinato de Aldo Moro? Nada se sabrá mientras los asesinos vivan. ¿Las Brigadas Rojas? No, no... Ellos fueron los ejecutores, sí, pero no los verdaderos protagonistas". En definitiva, podemos decir que el asesinato de Aldo Moro es a Italia lo que el magnicidio de JFK a los Estados Unidos.

El vehículo que adquirió un involuntario protagonismo en este caso, el Renault 4, es uno de los iconos automovilísticos del último tercio del siglo XX. Nació para plantar cara al Citroën 2CV y se mantuvo en producción entre 1961 y 1992, siendo en la actualidad uno de los modelos clásicos más demandados por su fiabilidad y robustez.

Juan Pablo II (Roma, 1981)

Galería: Especial los cinco magnicidios más conocidos con el coche como escenarioEl 13 de mayo de 1981 en la plaza de San Pedro de Roma, el Papa Juan Pablo II transitaba entre la multitud congregada allí, a bordo del vehículo que tradicionalmente venían utilizando los pontífices para estos menesteres: un Fiat Campagnola descubierto de color blanco. Entre los miles de asistentes, se encontraba Mehmet Alí Agca, un terrorista turco que sacó una pistola y efectuó cuatro disparos contra Juan Pablo II. Afortunadamente el Papa se recuperó de las heridas y su agresor fue capturado y juzgado, cumpliendo condena en una prisión italiana hasta el año 2000, cuando fue indultado por el presidente italiano a petición del Papa y fue extraditado a su Turquía natal para seguir cumpliendo condena por otros delitos cometidos allí.

El Fiat 1107 Nouvo Campagnola, utilizado por Juan Pablo II aquel 13 de mayo de 1980 había sido un regalo de los trabajadores de la fábrica de Fiat al pontífice en una visita que este realizó a Milán en abril de 1980. A pesar del consejo de los responsables de seguridad del Vaticano, tanto Juan Pablo II como su sucesor, Benedicto XVI, siguieron utilizando este vehículo para sus actos con fieles en la plaza de San Pedro hasta que dejó de prestar servicio definitivamente en 2007.

José María Aznar (Madrid, 1995)

Galería: Especial los cinco magnicidios más conocidos con el coche como escenarioEl 19 de abril de 1995 un Fiat Tipo aparcado en la madrileña calle de José Silva, cargado con 40 kilos de amosal y otros tantos de metralla, hacía explosión al paso del Audi V8 Quattro en el que viajaba el entonces presidente del Partido Popular y líder de la oposición, José María Aznar. Tanto el líder del PP como su chófer y escolta salieron prácticamente ilesos de la explosión, gracias al blindaje del vehículo y a que los terroristas no calcularon bien el momento de la deflagración, que se realizó mediante un cable de 210 metros de longitud, para evitar que el inhibidor de frecuencias del coche de la escolta pudiera evitar una detonación mediante mando a distancia. Sin embargo se produjeron numerosos daños materiales y se contabilizaron 16 personas heridas; una de ellas, Margarita González, fallecía tras pasar más de tres meses en coma.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.