Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Especial Volkswagen Golf I GTI

Especial: Volkswagen Golf I GTI

La eterna juventud

29.06.2012

Deportivo y clásico. El clásico deportivo o un deportivo clásico. Llámenlo como quieran. El Golf I GTI no solo hizo un buen papel en el Rally de los Alpes Austríacos, sino que éste compacto procedente de Wolfsburgo también resulta un modelo muy apreciado en el ambiente de los clásicos. Tantos años después parece como si este GTI hubiera  conseguido en secreto la pócima de la eterna juventud…

El Golf I GTI desapareció del campo de visión de los que ahora rondamos los 40 años de forma lenta pero inexorable. Elogiado en su día como símbolo de estatus entre la generación de los carrot jeans coronados con calcetines deportivos, el primer Golf deportivo entregó el testigo a su sucesor de forma casi imperceptible. Primero desaparecieron los modelos de paragolpes metálicos de finales de la década de los 70, a lo largo de las siguientes generaciones se transformaron en enigmáticos seres con alerones incorporados y cilindradas de 1,8 litros, antes de sucumbir finalmente a la manía de los catalizadores y las primas por desguace.

El único que disfrutó de un plazo de gracia hasta bien entrados los años 90 fue el modelo especial Pirelli, que se presentaba en llamativos colores –hoy tan de moda– como el azul helio, el verde lhasa o el rojo marte y contaba con llantas de aluminio especiales y espejos exteriores pintados en el color de la carrocería. En su interior, la tapicería de grandes rayas de sus asientos, así como su lujoso salpicadero creaban un ambiente de máxima calidad. Casi al final, el que lo necesitara podía incluso encargar su Golf GTI con cuatro puertas. Una versión igual de curiosa y rara de encontrar que el estéticamente dudoso Jetta I, que también se equipó con el motor de inyección del Golf de culto.

Tremendo aumento de precio

Con el tiempo, el Golf I se ha convertido en un objeto de coleccionista. Si en los primeros años de la década de 1990 era considerado un vehículo de segunda mano barato, su oferta cada vez más limitada, así como la selección de versiones raras, han disparado los precios hasta unos niveles desorbitantes. Un modelo del GTI I bien cuidado de los últimos años de producción puede alcanzar sin ningún problema los 6.000 euros, seguido muy de cerca por el Golf GTI de segunda generación.

Galería: Especial Volkswagen Golf I GTILo más demandado en los modelos I son, sobre todo, los componentes originales que no están descoloridos. Los alerones y los trenes de rodaje rebajados cotizan tan a la baja, como las instalaciones HiFi extraordinarias o los repintados posteriores. Los aficionados al Golf original aprecian sobre todo los modelos antiguos, como nuestra unidad de carreras de rally de 1,6 litros de cilindrada. Tanto el sonido como la capacidad de aceleración fascinan desde los primeros metros. El legendario Pirelli GTI es también un modelo muy codiciado y, por supuesto, objeto de las falsificaciones más burdas. En este caso merece la pena dirigirse a la casa para comprobar el número de chasis antes de llevar a término la adquisición, puesto que no sería la primera vez que aparece algún Pirelli GTI de buen estado y que, finalmente, resulta ser una excelente conversión del modelo GLS de 70 CV de una abuela.

Lo popular que era el modelo especial Pirelli en su época lo demuestra el hecho de que precisamente con este modelo se podía aparcar sin problemas a principios de los años 80 delante de las tiendas más de moda de la isla de Sylt o de Múnich sin que a uno le miraran mal. En poco tiempo, el Golf GTI se convirtió en el accesorio más demandado entre la alta sociedad de la época.

Diversión para todos los días

Galería: Especial Volkswagen Golf I GTIEl hecho de que aún sigue manteniendo dicho estatus es algo que resulta evidente tras la compra de este singular young timer, ya que más allá de ser un clásico para unas horas, el Golf cautiva irremediablemente a su propietario en cuestión de minutos. Su sonido deportivo y su tren de rodaje dinámico, asociados a una elevada utilidad para el día a día, hacen que el GTI I se convierta rápidamente en el niño mimado del parque móvil. Cabe en cualquier hueco para aparcar y, además, resulta estiloso. Gracias a que existen piezas de repuesto a buen precio y a que su consumo es realmente eficiente, los costes de mantenimiento se mantienen dentro de unos límites asequibles.

Sin embargo, para cualquier propietario el principal valor del Golf deportivo es sentimental. Como si fuera una máquina del tiempo, el Golf trasporta a sus ocupantes a una década en la que con menos de 200 CV se lograba un placer desenfrenado al volante. Una época en la que al terminar la jornada laboral la corbata de cuero rojo quedaba relegada al banco trasero para poder disfrutar de toda la potencia de su motor de 1,8 litros sobre unos asientos deportivos de serie.

La tracción delantera y una óptima relación peso-potencia convirtieron al Golf el deportivo más deseado de la década de 1980. Un modelo que podía conducir cualquiera y cuyo fin último era divertirse conduciendo. Y eso es algo que todavía es posible, y además sin ningún tipo de accesorio electrónico como un generador de sonido, un sistema de escape controlado por válvulas o un sistema de gestión del motor. Algo que, en realidad, ya es motivo suficiente para comprarse uno, ¿o no?.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.