Glosario Coche - AutoScout24: Autogas

Autogas

El organismo regulador ha excluido el autogas del impuesto sobre comestibles hasta el año 2018. Gracias a ello, el autogas es aproximadamente 0,60 € por litro más barato que la gasolina.

Para preparar un automóvil de gasolina para su uso adicional con autogas, éste se ha de equipar con un sistema de autogas. Sólo unos pocos fabricantes ofrecen de fábrica automóviles con la posibilidad de funcionar con autogas. La ventaja es que en este caso se cuenta la garantía del fabricante.

Adaptación al autogas

La adaptación al autogas tiene un coste de entre 2.000 y 3.500 € dependiendo del automóvil y del sistema de autogas. El procedimiento a seguir es el siguiente: montaje de un sistema de autogas en el vano motor, de un sistema de control con indicador del nivel de gas dentro del habitáculo y de un depósito para el gas con una boquilla para su llenado. Una vez realizada la adaptación, el vehículo se puede utilizar de forma convencional con gasolina o, de forma opcional, con autogas. En caso de utilización de ambos combustibles, la autonomía del vehículo aumenta casi hasta el doble por cada repostaje.

Existen sistemas de autogas para gas licuado del petróleo (GLP), de origen industrial, y para gas natural. El mercado se ha decantado claramente por el GLP debido a su precio y a la red de estaciones de servicio. Básicamente, hoy en día existen dos tipos de sistemas de gas.

En los modelos más antiguos y extendidos, el gas líquido se evapora con ayuda de calor a través del circuito de refrigeración del motor. A continuación, el gas es conducido hasta los tubos de aspiración del motor y entra en combustión. El sector cuenta ya con mucha experiencia en este tipo de sistemas.
La generación más reciente de sistemas de gas funciona según el principio de inyección, al igual que en la mayoría de los vehículos diésel y de gasolina. En los tubos de aspiración del motor se montan válvulas de inyección de gas adicionales y el gas líquido se inyecta bajo presión. Para ello es necesaria una unidad de control propia que funciona de forma similar a la unidad de control de la inyección de la gasolina. La ventaja de estos sistemas reside en un consumo más reducido de gas. Por el contrario, los sistemas resultan más caros.

Existen varias opciones para el montaje del depósito de gas. Hoy en día, el depósito se suele notar en la cavidad de la rueda de repuesto.

No obstante, el funcionamiento con gas presenta una restricción importante.
Dado que el autogas presenta una temperatura de combustión elevada, el vehículo sólo puede funcionar a 2/3 de su potencia máxima. De lo contrario no se podrían descartar daños en la culata. Debido a esta limitación, la velocidad máxima de desplazamiento con autogas también se ve reducida.

Un sistema de autogas se amortiza aproximadamente a los 60.000 km.

 

Términos

A
B
C
D
E
F
G
H-J
K
L
M
N
O-Q
R
S
T
U-V
W-X
Y-Z
 
Buscar
Marca
Modelo