Glosario Coche - AutoScout24: Bujía

Bujía

Un componente muy importante de un motor de gasolina es la bujía. Su existencia suele discurrir en la sombra y sólo se habla de ellas cuando es necesario sustituirlas o en caso de llevar a cabo una revisión importante. Aunque las bujías no cuentan con ningún tipo de componente giratorio o móvil están sometidas a un enorme desgaste.

La bujía es el elemento que provoca la combustión de la mezcla de aire y combustible dentro de la cámara de combustión. Los motores diésel también cuentan con una especie de «bujía», aunque en su caso sólo se necesita para el arranque en frío del motor a fin de inflamar la mezcla de aire y gasóleo. Al contrario que un motor de gasolina, un motor diésel es capaz de prender automáticamente la mezcla de combustible tras la fase de calentamiento previo, dado que la compresión dentro de la cámara de combustión es mucho mayor. En un motor de gasolina esto no funciona así. Éste depende de la inflamación de la mezcla de aire y combustible por medio de un componente externo. Esta tarea la llevan a cabo las bujías.

Independientemente de lo diferentes que puedan llegar a ser los distintos tipos y modelos de bujías, todas funcionan de la misma manera.

La cámara de combustión cuenta con un orificio roscado en el que se introducen una o varias bujías por cilindro. En el caso de las motocicletas encontramos cilindros especiales de varias bujías, mientras que en el ámbito de los automóviles se suelen utilizar de forma aislada.

Una bujía está compuesta por un cuerpo cerámico aislado montado sobre un pie roscado y en cuyo interior se encuentra un electrodo central. En el momento justo fijado para la inflamación de la mezcla de aire y combustible este electrodo central – normalmente de cobre – transmite la corriente de encendido al denominado descargador de chispas montado sobre el pie roscado. Dado que la tensión de cebado es de varios miles de voltios, en el electrodo de masa salta una chispa: la chispa de encendido. Ésta prende la mezcla de combustible comprimida en ese momento en la cámara de combustión.

Dependiendo del tipo de motor, se utilizan diferentes modelos de bujías. Cada tipo de motor necesita un modelo de bujía específico. Esto depende de los valores térmicos predeterminados o también de su estructura. En este sentido, el valor término constituye la temperatura de regeneración de la zona del electrodo que elimina los depósitos de ceniza.

La causa más frecuente de los problemas de las bujías son los contactos de los electrodos quemados. Debido a las enormes cargas térmicas a las que están sometidas, las bujías deben sustituirse a intervalos determinados. Se recomienda revisarlas de forma regular, incluso si aún no ha llegado el momento de su sustitución. El objetivo es verificar la separación de los electrodos con respecto a la bujía y, si es necesario, corregirla. Además de las bujías con descargador de chispas también existen modelos con dos, tres o cuatro contraelectrodos.

 

Términos

A
B
C
D
E
F
G
H-J
K
L
M
N
O-Q
R
S
T
U-V
W-X
Y-Z
 
Buscar
Marca
Modelo