Glosario Coche - AutoScout24: Caja portaequipajes

Caja portaequipajes

Por muy grande que sea un automóvil, nunca hay suficiente espacio. En estos casos, una caja portaequipajes puede ser de gran ayuda. Dicho de forma sencilla, una caja portaequipajes es una cajón de plástico que se puede sujetar al techo de un automóvil o de una caravana con la ayuda de un dispositivo especial montado sobre las barras portaequipajes o sobre la baca portaequipajes. Seguramente esta idea resulte bastante complicada al principio. Sin embargo, hoy en día la colocación de las cajas portaequipajes modernas resulta realmente sencilla.

Caja portaequipajes - El milagro del espacio

Desde el comienzo de la fabricación de automóviles, los diseñadores tienen siempre mucho cuidado de crear automóviles con una baja resistencia aerodinámica con el objetivo de mejorar el rendimiento y reducir el consumo. En este sentido, las cajas portaequipajes se diseñan y se fabrican de tal manera que sean capaces de mantener dicha resistencia mínima. El peso propio de una caja portaequipajes también debería ser bajo. Dependiendo del peso permitido se podrán colocar más o menos bultos dentro de la caja portaequipajes.

Las cajas portaequipajes deben poder cerrarse siempre. Normalmente en la zona por donde se abre existen uno o dos cierres que, por lo general, suelen ser suficientes para proteger el contenido de la caja portaequipajes. El aspecto y el diseño de la caja portaequipajes deberían adaptarse al tipo y al diseño del vehículo que la va a soportar.

Las cajas portaequipajes están disponibles en cualquier color y forma. Más de un propietario con imaginación se atreve incluso a pintar su caja portaequipajes. También existen empresas que se encargan de conferir a las cajas portaequipajes un aspecto más personalizado.

Una buena caja portaequipajes se caracteriza por los siguientes atributos:

  • El diseño debe ser elegante y, aun así, útil.
  • La aerodinámica es siempre una prioridad. Esto llama la atención sobre todo en lo que respecta a la generación de ruido. Una caja portaequipajes demasiado maciza puede aumentar el nivel de ruido en marcha hasta límites insoportables.
  • El plástico utilizado para su fabricación debe ser resistente a la radiación UV. Si la calidad no es suficiente, se pueden producir rápidamente daños y grietas que expondrían el contenido a la humedad.
  • Los muelles, en este caso sobre todo los tubos amortiguadores de la tapa, deberían ser de buena calidad. Esto facilita la apertura y el cierre de la caja portaequipajes.
  • Los cierres situados en el interior de la caja suelen estar recubiertos para proteger el contenido de la misma.
  • También es recomendable que la caja cuente con una pared reforzada en el punto de unión entre la tapa y la bañera.

Todos los vehículos cuentan con cajas portaequipajes adaptadas. Su longitud varía entre 1,30 metros y 2,30 metros. Los anchos más habituales son 51 centímetros y 93 centímetros. La altura no debería superar los 40 centímetros.

Sobre todo se ha de tener en cuenta su capacidad. Por norma general, ésta suele ser de 50 kilogramos. Estos parámetros no deberían superarse en ningún momento, al igual que la velocidad máxima de 130 km/h. Si esto ocurre, la seguridad del vehículo quedaría seriamente comprometida. No es la primera vez que una conducción irresponsable o una carga excesiva han provocado que la caja portaequipajes salga despedida del techo del vehículo, con lo que no sólo se pone en peligro el propio conductor, sino los vehículos que van por detrás.

Si se manipula de forma adecuada, la caja portaequipajes se puede convertir en el complemento ideal del automóvil.

 

Términos

A
B
C
D
E
F
G
H-J
K
L
M
N
O-Q
R
S
T
U-V
W-X
Y-Z
 
Buscar
Marca
Modelo