Glosario Coche - AutoScout24: Cambio automático

Cambio automático

De nuestra época en la autoescuela casi todos nos acordamos todavía del mayor reto al que se enfrenta un conductor. Conducir en sí no resulta complicado, tan sólo se trata de manejar un poco el volante y pisar el acelerador. Sin embargo, lo que hace que todo resulte un poco más complicado es el hecho de tener que embragar y cambiar. No existe ningún conductor que no haya ahogado en más de una ocasión el coche o que no haya engranado la marcha equivocada alguna vez.

Por este motivo, cada vez más conductores están a favor de un cambio automático, de forma que en realidad sólo tienen que pisar el acelerador, frenar y girar el volante. Las cajas de cambio automáticas existen desde hace muchas décadas, aunque debido al aumento extremo del volumen de tráfico no ha sido hasta los últimos diez o veinte años cuando han experimentado un boom considerable. Hoy en día se diferencia entre tres tipos de cambios automáticos. Por un lado está el cambio automático con convertidor, por otro el denominado cambio de doble embrague y, por último, el cambio de variador continuo, que resulta sumamente cómodo.

Un cambio automático con convertidor está equipado con un convertidor de par que adapta el par motor en todo momento a la situación de conducción y que a la hora de cambiar de marcha funciona de forma similar al embrague centrífugo de una escúter. Éste tiene la ventaja de ser un cambio automático sencillo y relativamente barato, aunque también el enorme inconveniente de que, debido al convertidor de par, se pierde aproximadamente un 10% del par motor máximo. Por este motivo, esta caja de cambios automática no ha logrado consolidarse en el ámbito de los deportivos.

Desde hace algún tiempo el cambio automático con convertidor está siendo sustituido en gran medida por el cambio de doble embrague que, estrictamente hablando, está compuesto por dos cambios independientes y dos embragues. Mientras que en el primer cambio está engranada una determinada marcha, en el otro se engrana la marcha inmediatamente superior, por lo que, gracias a los dos embragues, el cambio de marcha en sí tiene lugar se forma sumamente suave, casi imperceptible y, sobre todo, sin interrupción de la potencia.

No obstante, la variante más cómoda de una caja de cambios automática es el cambio de variador continuo, un sistema que Audi ya ofrece con la denominación multitronic. En este cambio ya no funciona con marchas propiamente dichas, sino que disponen de infinitas relaciones de cambio, con lo que el motor funciona en todo momento al régimen de revoluciones ideal.

 

Términos

A
B
C
D
E
F
G
H-J
K
L
M
N
O-Q
R
S
T
U-V
W-X
Y-Z
 
Buscar
Marca
Modelo