Glosario Coche - AutoScout24: Chip tuning

Chip tuning

La demanda de más potencia en los automóviles no cesa. El chip tuning o la reprogramación ofrece la posibilidad de aumentar de forma sencilla la potencia de aquellos automóviles poco potentes. Sin embargo, esto sólo se puede hacer si se cumplen todos los requisitos y uno es consciente del esfuerzo adicional que ello supone para los componentes.

En los automóviles más modernos el chip tuning se lleva a cabo con la ayuda de una interfaz OBD a través del conector de diagnóstico. En este caso, el preparador de automóviles lee los parámetros originales del vehículo y los modifica de forma individual en un banco de pruebas. Una vez realizada la modificación se carga de nuevo el software del motor en la centralita y, a partir de entonces, el automóvil dispone de un plus en potencia. Una adaptación individual en el banco de pruebas es el mejor método para sondear todas las reservas ocultas del automóvil.
Sin embargo, por norma general lo que se suele cargar en la centralita es un software preconfigurado. Este software se ha escrito en un vehículo de referencia y, por lo tanto, se utiliza siempre parea modelos iguales.

Las mejores condiciones para llevar a cabo el chip tuning las tienen los automóviles con turbocompresor. En este sentido resulta indiferente si el vehículo funciona con combustible diésel o con gasolina, ya que la ganancia de potencia permanente es casi idéntica en ambas variantes. Básicamente lo que se hace es aumentar la presión de carga del turbocompresor y adaptar otros parámetros. Una reprogramación bien hecha puede tener como resultado un plus de potencia de aproximadamente el 20%. Este valor sigue siendo compatible con los componentes de serie, pese a que estos estarán sometidos a un mayor esfuerzo debido a la potencia extra. Sin embargo, los fabricantes cuentan con unas determinadas reservas de durabilidad que no se deberían superar al realizar una reprogramación seria. El aumento del par motor resulta problemático sobre todo en el caso de los automóviles diésel, ya que el tren de propulsión está sometido a un mayor esfuerzo y, además, de forma permanente. En el caso de los automóviles con motor de aspiración se puede esperar un aumento del 3-5%, aunque éste resulta casi imperceptible.

Dado que el chip tuning es completamente invisible de cara al exterior, y tampoco llama la atención durante la inspección general, muchos preparan sus coches sin pasar posteriormente la inspección de la ITV. Sin embargo, esto puede resultar problemático, sobre todo en caso de accidente, ya que con los equipos adecuados los peritos pueden determinar si el automóvil dispone de más potencia de la habitual. Si este extra de potencia no está homologado, el automóvil pierde su certificado de homologación y, por lo tanto, la cobertura del seguro. A la hora de revender un vehículo también se tiene comunicar al nuevo comprador que éste ha sido sometido a una reprogramación, ya que de lo contrario el vendedor se arriesga a ser denunciado por fraude.

 

Términos

A
B
C
D
E
F
G
H-J
K
L
M
N
O-Q
R
S
T
U-V
W-X
Y-Z
 
Buscar
Marca
Modelo