Glosario Coche - AutoScout24: Correa dentada

Correa dentada

Siempre que el objetivo sea mantener una sincronización mecánica precisa, tarde o temprano nos encontraremos con las denominadas correas dentadas. A pesar de que esta denominación puede resultar confusa o incorrecta, se trata de un término muy generalizado. La denominación correcta de este componente es correa de distribución.

La utilización de las correas de distribución en la tecnología de motores es relativamente reciente. Éstas se vienen utilizando en mayor medida desde el año 1980, empleándose por aquel entonces para la sincronización de los motores de gasolina con una mayor suavidad de marcha. Hasta ese momento, los antiguos motores de combustión presentaban, sin excepción, una distribución por cadena o por taqués. Este tipo de control del árbol de levas se ha mantenido y se mantiene intacto sobre todo en el ámbito de la agricultura, puesto que las cadenas y los taqués son piezas extremadamente robustas a las que no les afectan en absoluto las vibraciones generadas por los motores diésel.

La correa dentada es la pieza de unión entre el cigüeñal y el árbol de levas. Transmite el impulso giratorio necesario para accionar el árbol de levas con una determinada relación de transmisión. Sin estas correas no funcionaría ningún motor. Al impulsar el árbol de levas se accionan y controlan las válvulas de admisión y escape, lo que determina los tiempos de trabajo. Sólo una sincronización exacta permite que un motor funcione correctamente. Si una correa se rompe durante su funcionamiento debido a los efectos del desgaste o a un montaje incorrecto, las consecuencias para el motor pueden ser nefastas.

La cadena de distribución se compone de goma laminada reforzada con fibras y puede adoptar diferentes longitudes, anchos y perfiles. Su estructura es similar a la de una correa trapezoidal dentada por los bordes, aunque presenta una superficie de contacto más ancha y, en general, un perfil más estrecho.

Además del árbol de levas, a menudo la correa de distribución también arrastra la bomba de agua y la bomba de la servodirección. Los componentes responsables del guiado correcto de la correa dentro de la carcasa son las poleas de inversión (una o varias), así como un dispositivo especial equipado con un rodillo tensor. La mayoría de los automóviles cuentan con una única correa dentada, aunque los motores más potentes pueden disponer de dos o incluso tres correas de este tipo. Con frecuencia, los motores especiales precisan correas de distribución de doble cara con dos superficies de deslizamiento

Las correas dentadas presentan diferentes formas en sus flancos. Las más habituales son las trapezoidales y las semicirculares. También existen correas de distribución para otros componentes, como, por ejemplo, los árboles diferenciales de los motores diésel. Dado que las correas dentadas están sometidas a desgaste, su sustitución es obligatoria a intervalos concretos. Dependiendo del fabricante del automóvil dichos intervalos pueden diferir, si bien la mayoría se ha de sustituir a los 100.000 kilómetros.

 

Términos

A
B
C
D
E
F
G
H-J
K
L
M
N
O-Q
R
S
T
U-V
W-X
Y-Z
 
Buscar
Marca
Modelo
Jetzt loslegen