Glosario Coche - AutoScout24: Elevalunas

Elevalunas

Un elevalunas sirve para subir y bajar las ventanillas de un automóvil. Existen elevalunas mecánicos y eléctricos.

Las primeras versiones de los elevalunas fueron las ventanillas basculantes situadas a los lados del automóvil. El ejemplo que mejor son las ventanillas del legendario 2CV de Citroën. Por aquella época también eran habituales las ventanillas corredizas como, por ejemplo, las del Renault 4. Las ventajas de estas ventanillas eran sus bajos costes de producción y el hecho de que no pudiera penetrar agua en el interior del vehículo. Con los elevalunas este riesgo existe con tan sólo mover la ventanilla en una u otra dirección. Por este motivo, en la parte inferior de la puerta se disponen salidas de agua para que ésta no se acumule y no provoque ningún tipo de corrosión.

Los primeros elevalunas de manivela se fabricaron en el año 1928 y, gracias a un freno de muelle, la ventanilla se podía detener en cualquier posición. Esta versión del elevalunas se denominaba también «sistema de manivela».

Los primeros elevalunas eléctricos vieron la luz en los EE.UU. y se instalaron por primera vez en 1941 en los modelos de Lincoln. En Europa, el BMW 503 fue el primer automóvil equipado con elevalunas eléctricos. Hoy en día, todas las clases de automóviles cuentan con estos sistemas. Los elevalunas eléctricos se pueden accionar a través de botones individuales integrados directamente en la puerta o en la consola central del automóvil. De esta forma, los elevalunas pueden ser accionados por todos los ocupantes del vehículo o también ser controlados de forma centralizada.

Para mayor seguridad, por ejemplo en caso de que viajen niños pequeños en el automóvil, los elevalunas de la parte trasera se pueden bloquear. De esta manera, sólo se pueden manejar desde el mando central. El funcionamiento de los elevalunas eléctricos se basa en un motor central que acciona el tambor del cable a través de mecanismo de transmisión. Los dos extremos del cable de acero (sujetos al tambor) están diseñados para que con el giro un extremo se enrolle y el otro se desenrolle. Si hay un obstáculo, la protección contra el aprisionamiento permite invertir la dirección de movimiento del cristal en caso de que se supere un umbral determinado. Esto permite liberar de nuevo el supuesto obstáculo.

 

Términos

A
B
C
D
E
F
G
H-J
K
L
M
N
O-Q
R
S
T
U-V
W-X
Y-Z
 
Buscar
Marca
Modelo