Glosario Coche - AutoScout24: Intercooler

Intercooler

El intercooler es un elemento constructivo del motor que se encuentra en todos los vehículos modernos con turbocompresor. También los vehículos antiguos con turbocompresor y suficiente potencia, disponen de un intercooler. El empleo de un intercambiador de este tipo es importante para mantener la potencia del motor y aprovechar de forma óptima la fuerza de empuje del turbocompresor.

El principio de funcionamiento de un motor con turbocompresor es que se comprimen parte de los gases de escape y se inyectan en la admisión. Mediante el rodete de compresión y girando a una velocidad de hasta 200.000 revoluciones por minuto, el turbocompresor comprime el aire en dirección al colector de admisión. La presión resultante se denomina carga. Así, el intercooler se encarga de refrigerar los gases de escape, ya de por sí calientes, que han sido sobrecalentados por la compresión. Una aspiración del aire caliente significaría una pérdida de potencia.

El intercooler es un radiador que se encuentra instalado en la parte delantera del vehículo. Para un buen rendimiento de refrigeración es esencial una ventilación óptima. El intercooler dispone de dos conexiones para la entrada y la salida de aire respectivamente. Dependiendo del tamaño del intercooler, el rendimiento de refrigeración varía. En principio se puede decir que con un intercooler mayor, el vehículo dispone de más potencia.

De cualquier manera, esto es así únicamente cuando el volumen del intercooler está adecuado al vehículo. Una instalación posterior en un vehículo requiere ajustar el software del motor mediante un chiptuning. Pese a que un volumen mayor provee de mayor refrigeración también hace que el vehículo responda de forma más lenta, puesto que el turbocompresor debe mantener la presión de un sistema volumétrico mayor. La instalación de un intercooler mayor, por ejemplo, proveniente de un vehículo del mismo modelo pero con mayor potencia, no le aporta ningún beneficio al conductor. Técnicamente sólo se mantiene la potencia del motor durante más tiempo. Mientras que vehículos con intercoolers más pequeños pierden rápidamente potencia a temperaturas ambiente más elevadas, el vehículo con mayor intercooler puede compensar parcialmente dichas temperaturas. De cualquier forma, y como ya se ha mencionado, mostrará una respuesta más vacilante.

Un Intercooler dañado se traduce inevitablemente en una carga menor y con ello en una pérdida de potencia. Al instalarse en la parte delantera del vehículo, el radiador no está libre de sufrir daños por pequeñas piedras u otros elementos. Así, este componente puede ser la causa de una pérdida de potencia.

 

Términos

A
B
C
D
E
F
G
H-J
K
L
M
N
O-Q
R
S
T
U-V
W-X
Y-Z
 
Buscar
Marca
Modelo