Glosario Coche - AutoScout24: Limpiaparabrisas

Limpiaparabrisas

La primera aparición de un limpiaparabrisas en los libros de historia se remonta a noviembre de 1903. Fue en ese momento cuando una ciudadana norteamericana registró la patente del primer sistema de limpiaparabrisas. Este simple sistema estaba compuesto por un brazo oscilante con una lámina de goma sujeta al mismo. Con una palanca, el conductor podía poner en marcha el brazo oscilante y limpiar así el parabrisas.

Esta técnica hace tiempo que pasó a la historia, dando paso a tecnologías mucho más modernas. La fuerza del brazo del conductor fue sustituida por motores eléctricos que impulsan el limpiaparabrisas. En el caso de los motores se diferencia entre motores rotativos y motores reversibles.

El motor rotativo necesita un engranaje acoplado para poder generar el movimiento de barrido. El motor reversible determina el movimiento de barrido por su sentido de giro y se controla a través de una centralita. La lámina de goma se sustituyó por perfiles de goma estructurados en varios segmentos y estabilizados mediante inserciones metálicas.

La estructura de los limpiaparabrisas varía dependiendo del tipo de automóvil y del fabricante. El modelo más habitual que se puede encontrar en un automóvil son los limpiaparabrisas sincronizados. Para mejorar la aerodinámica del automóvil los limpiaparabrisas se montan por debajo del borde del capó y, cuando no están en movimiento, resultan casi imperceptibles. Algunos fabricantes utilizan limpiaparabrisas de marcha opuesta, como, por ejemplo, en el VW Sharan.

Los limpiaparabrisas de un brazo se utilizan en los vehículos más pequeños con parabrisas consecuentemente más pequeños. Los denominados limpiaparabrisas de tipo paralelogramo son conocidos por su uso en autobuses. Los limpiaparabrisas triples se suelen utilizar cuando la superficie del parabrisas es muy grande, como es el caso de los camiones.

En la mayoría de los automóviles, el manejo de los limpiaparabrisas se lleva a cabo a través de una palanca de control situada en la columna de dirección. Este conmutador regula el funcionamiento continuo de los limpiaparabrisas, así como su activación intermitente. En algunos vehículos, los intervalos de barrido del parabrisas se pueden regular de forma individual. La función de lavado y posterior barrido también se regula mediante esta palanca. Los limpiaparabrisas de un automóvil se pueden accionar también mediante un sensor de lluvia. Dependiendo de lo mojado que esté el parabrisas, el sensor regula el barrido y lo adapta a las condiciones meteorológicas reinantes en ese momento.

 

Términos

A
B
C
D
E
F
G
H-J
K
L
M
N
O-Q
R
S
T
U-V
W-X
Y-Z
 
Buscar
Marca
Modelo