Glosario Coche - AutoScout24: Neumáticos de invierno

Neumáticos de invierno

Los neumáticos de invierno son neumáticos fabricados y optimizados para la época fría del año. Mediante una mezcla blanda de caucho se adaptan mejor a la superficie de la calzada, sobre todo con temperaturas exteriores bajas. Sus laminillas autoblocantes logran una mejor adherencia sobre firmes poco compactos como la nieve o el barro. Exteriormente los neumáticos de invierno se diferencian de los neumáticos de verano porque están marcados con las siglas M+S (lodo y nieve) o llevan estampado el símbolo de un copo de nieve. Sin embargo, en Alemania el concepto de neumáticos de invierno no está claramente definido, por lo que existen considerables diferencias dependiendo del fabricante.

Los neumáticos de invierno no sólo ofrecen ventajas evidentes sobre la nieve recién caída o sobre una superficie helada, sino que su adherencia a la superficie de la calzada es excelente a bajas temperaturas, logrando así distancias de frenado mucho mejores. Por otro lado, las altas temperaturas del verano hacen que los neumáticos de invierno se desgasten muy rápido y frenen peor que los neumáticos de verano. Por este motivo, los neumáticos de invierno sólo deberían montarse entre mediados de octubre y finales de marzo cuando las temperaturas exteriores se mantienen de forma permanente por debajo de los +7º C.

En el caso de los neumáticos de invierno, el índice de velocidad no tiene por qué coincidir con la velocidad máxima del automóvil. Como mínimo se deberían montar neumáticos Q (hasta 160 km/h). Si el vehículo alcanza velocidades superiores el conductor debería ser informado mediante una pegatina situada en el cuadro de instrumentos de que la velocidad máxima de los neumáticos es inferior. Sin embargo, puesto que en invierno también se aprovecha la velocidad máxima del automóvil, la recomendación es utilizar aquellos neumáticos que coincidan con la categoría de velocidad del vehículo. La legislación alemana obliga a montar neumáticos iguales a ambos lados del mismo eje. Por este motivo, en realidad resulta suficiente montar los neumáticos de invierno en el eje propulsor. Sin embargo, para mayor seguridad es conveniente montar neumáticos de invierno en las cuatro ruedas del vehículo.

En Alemania, la elección de los neumáticos se deja en mayor o menor medida en manos del propietario del automóvil, ya que no existe una obligación especial relativa a los neumáticos de invierno. La única obligación que existe es la de adaptar el vehículo a las condiciones climáticas reinantes en cada momento. Por este motivo, los que conduzcan en invierno con las calles nevadas con neumáticos de verano se arriesgan a ser multados. Y quien provoque un accidente por conducir con los neumáticos incorrectos podría tener que responder judicialmente y es posible que llegue a perder la cobertura del seguro por motivo de una negligencia grave. En Austria la situación es diferente. Aquí sí es obligatorio el uso de neumáticos de invierno en la época fría del año (6 meses) y las fechas concretas dependen del tipo y del tamaño del vehículo. Si un conductor es pillado sin los neumáticos correctos puede ser sancionado con multas bastante elevadas.

 

Términos

A
B
C
D
E
F
G
H-J
K
L
M
N
O-Q
R
S
T
U-V
W-X
Y-Z
 
Buscar
Marca
Modelo