Glosario Coche - AutoScout24: Planificador de rutas

Planificador de rutas

Si bien hace algunos años a la hora de realizar trayectos largos por autopista en países extranjeros o regiones desconocidas resultaba completamente imprescindible llevar un mapa de carreteras o incluso un atlas, hoy en día gracias a los innumerables planificadores de rutas gratuitos que hay en Internet la situación ha cambiado mucho. Simplemente tecleamos la dirección de destino, imprimimos el resultado y con un par de hojas podemos emprender el camino. Atrás han quedado las búsquedas en los enormes y pesados atlas o el despliegue de los incómodos mapas.

La mayoría de los planificadores de rutas gratuitos funcionan básicamente de forma similar. Por supuesto, primero debemos introducir el punto de partida de nuestro viaje, que suele ser nuestra propia dirección. A continuación, indicamos el destino. Resulta útil conocer tanto el nombre como el código postal del lugar de destino, aunque la mayoría de los planificadores de rutas también encuentran rápidamente el lugar deseado sin necesidad del código postal. La gran mayoría encuentra sin problemas todas las direcciones no sólo en Alemania, sino en toda Europa.

Una vez introducidos el punto de partida y el de destino, por lo general se puede realizar algún que otro ajuste más. Por ejemplo, podemos seleccionar o bien la ruta más corta, o la más rápida o la más económica, aunque en ocasiones también podemos solicitar que nos muestre la ruta de mayor interés turístico. También es posible visualizar únicamente un determinado tipo de carreteras. Si queremos evitar las autopistas, simplemente seleccionamos la opción «carreteras nacionales» como ruta favorita y todas las autopistas y autovías quedarán descartadas de la misma.

La indicación del resultado es muy precisa. En un primer lugar, para un conductor resulta importante conocer el número de kilómetros que restan hasta el punto de destino. La mayoría de los planificadores de rutas de Internet calculan también esta distancia en litros de carburante, es decir, que de forma rápida y sencilla podemos ver el gasto que debemos prever en combustible. Por supuesto, los planificadores de rutas también calculan el tiempo que necesitaremos para llegar hasta nuestro destino. En este punto uno no debería fiarse mucho del sistema, ya que aquí desempeñan un papel importante factores como el propio estilo de conducción o posibles atascos y zonas de obras. No obstante, el tiempo calculado por el planificador de rutas se puede tomar como un valor indicativo válido.
Si queremos visitar, por ejemplo, a un conocido cuya casa se encuentra en nuestra ruta de viaje, podemos incluir dicha dirección como punto intermedio y el programa calculará sin problemas este rodeo.

Igual de útiles resultan los avisos que el programa incluye en la descripción de la ruta. Si se da la circunstancia que en el trayecto nos vamos a encontrar con curvas peligrosas o con zonas de velocidad limitada, el planificador de rutas incluirá también esta información, algo que con un atlas resulta impensable.
Algunos planificadores de rutas muestran incluso en tiempo real los atascos o los accidentes, aunque esto sólo resulta útil si podemos consultar el planificador de rutas ya de camino.

La mayoría de los usuarios de los planificadores de rutas prefiere imprimirse el trayecto, ya que por norma general no suelen ocupar más de dos o tres folios. Los que deseen prescindir por completo de las guías turísticas también puede recurrir a los planificadores de rutas gratuitos que encontrarán en Internet. Estos indican al usuario los hoteles que encontrará en el área de destino, así como cualquier curiosidad turística que haya por la zona. Da igual que se trate de edificios en construcción, restaurantes o de los bares y discotecas más de moda, el planificador de rutas tiene toda la información que necesitamos.

En principio, los planificadores de rutas están diseñados para los conductores, aunque también los motoristas los pueden consultar. Incluso los ciclistas más ambiciosos pueden utilizar estos programas, e incluso los que tengan previsto hacer una excursión larga a pie pueden recurrir a ellos. Sin embargo, estos trayectos no deben superar los 50 kilómetros a pie o los 200 kilómetros en bicicleta.

 

Términos

A
B
C
D
E
F
G
H-J
K
L
M
N
O-Q
R
S
T
U-V
W-X
Y-Z
 
Buscar
Marca
Modelo