Glosario Coche - AutoScout24: Tracción integral - AWD

Tracción integral - AWD

La tracción integral, también denominada AWD (All Wheel Drive), ha experimentado en las últimas décadas importantes avances tecnológicos en su desarrollo y cada vez tiene más seguidores entre los automóviles de uso diario. La tecnología de los automóviles con tracción a las cuatro ruedas cuenta con una larga historia que se remonta hasta los comienzos de los vehículos de tracción.

Algunos de los principales motivos que impulsaron el desarrollo de los vehículos de tracción a las cuatro ruedas fueron las expediciones y los requisitos impuestos a los medios de transporte militares para que fueran capaces de avanzar sobre cualquier terreno. En un primer momento se utilizaron sistemas conectables sencillos que garantizaban la capacidad de movimiento de los automóviles en condiciones extremas. Las aplicaciones puramente prácticas dominaron durante mucho tiempo esta disciplina hasta que esta forma de tracción irrumpió con éxito en el deporte del motor y, posteriormente, cada vez más automóviles comenzaron a utilizarla. Estos conceptos de tracción se llegaron incluso a probar con buenos resultados en vehículos de dos ruedas.

En lo que respecta a los automóviles, se diferencia entre distintos principios con tracción total permanente y tracción total conectable. En éste último caso, en funcionamiento normal un eje recibe la fuerza del motor y sólo si es necesario se conecta el segundo eje a través de un sistema de acoplamiento. Esto se puede realizar manualmente o, de forma más elegante, automáticamente mediante un acoplamiento viscoso o de lamas. En este sentido, la compensación del deslizamiento de las ruedas se puede regular a través de la intervención de los frenos, sin necesidad de utilizar diferenciales caros y pesados para los ejes delantero y trasero.

En el caso de una tracción total permanente es necesario al menos un diferencial en cada eje, mientras un diferencial central (p. ej., Torsen, Haldex) distribuye la carga entre los ejes. Hoy en día, estos acoplamientos y bloqueos automáticos se regulan electrónicamente a través de diferentes parámetros de carga y dinámica de movimiento y hacen posible una distribución variable de la fuerza.

Además de las aplicaciones puramente prácticas, la tracción integral ofrece, incluso en los automóviles, enormes ventajas de tracción y, junto con la regulación de la posición, una mayor seguridad. Los límites de la estabilidad de un vehículo aumentan, aunque no por ello debemos sentirnos capaces de superar los límites de física.

 

Términos

A
B
C
D
E
F
G
H-J
K
L
M
N
O-Q
R
S
T
U-V
W-X
Y-Z
 
Buscar
Marca
Modelo