Glosario Coche - AutoScout24: Vehículo de demostración

Vehículo de demostración

Los vehículos de demostración son vehículos nuevos que los concesionarios compran a los fabricantes y matriculan durante un periodo de tiempo determinado al efecto de que los clientes puedan realizar pruebas de conducción con los mismos.

En el momento de la presentación de un nuevo modelo de automóvil a sus clientes, muchos concesionarios llevan a cabo un mailing a gran escala ofreciendo una prueba de conducción a bordo del nuevo vehículo. De esta forma se anima a los clientes a ir al concesionario y ver el automóvil o, mejor dicho, a conducirlo directamente.

La decisión de comprar un determinado coche es, en gran medida, algo emocional. Hoy en día muy pocos clientes compran un automóvil basándose en criterios racionales cuya justificación podría encontrarse, por ejemplo, en la ficha técnica del mismo.

La prueba de conducción con un vehículo de demostración – normalmente muy bien equipado – permite al cliente tocar y sentir el automóvil. Por este motivo, las pruebas de conducción son la herramienta de ventas más eficaz en el negocio automovilístico.

Tras un periodo de tiempo de tres a seis meses, los concesionarios sustituyen de nuevo los vehículos de demostración por automóviles nuevos. Es entonces cuando estos se venden como «vehículos de demostración» con muy pocos kilómetros y un descuento importante en el precio.

Debe quedar claro que la compra de un vehículo de demostración no es ni más ni menos que la compra de un automóvil de segunda mano con todas sus consecuencias. Normalmente, la garantía que el concesionario ofrece en el momento de su primera matriculación sigue estando vigente. En caso de reventa del automóvil, éste se considera «de segunda mano».

En cambio, el comprador de un vehículo de demostración tiene la sensación de estar adquiriendo un automóvil nuevo. Aparte del concesionario, no ha tenido ningún propietario anterior. Su kilometraje es bajo, su equipamiento suele ser superior a la media y cuesta considerablemente menos que un automóvil nuevo. Gracias a la garantía y a la obligación moral del concesionario de prestar un servicio especialmente bueno en caso de avería, los riesgos de comprar un vehículo de demostración son escasos.

Una categoría similar de automóviles de segunda mano son los denominados automóviles de «kilómetro cero». Los concesionarios matriculan estos automóviles durante un único día y ni siquiera los utilizan. De esta forma el vehículo se considera de segunda mano y se pueden vender como automóviles nuevos con unas condiciones mucho más favorables. De esta forma es posible eludir – siempre a favor del cliente – las normas sobre los descuentos aplicables a los automóviles nuevos.

 

Términos

A
B
C
D
E
F
G
H-J
K
L
M
N
O-Q
R
S
T
U-V
W-X
Y-Z
 
Buscar
Marca
Modelo