sin imágenes
AutoScout24
AutoScout24 Revista

Fecha de publicación del artículo 17.10.2013

ww2.autoscout24.es?article=386083

Comparativa: Opel Cabrio vs. Audi A5 Cabriolet

Veteranía o juventud

Opel, filial europea de Geneal Motors, tiene como objetivo reconquistar parte del segmento premium que ha perdido en los últimos años y reposicionarse gracias a ello como el mayor fabricante a nivel mundial. Pero antes de eso, la marca alemana debe convencer en el segmento “lyfestyle” de los grandes descapotables con el Cabrio. ¿Podrá superar, por ejemplo, a la majestuosidad premium del Audi A5 Cabrio?

A pesar de la carrocería de color blanco, las lonas negras y sus llantas deportivas, tanto el Audi como el Opel son percibidos de maneras muy diferentes. La puesta en escena del Cabrio, con 4,70 metros de longitud, está dominada por una línea lateral que asciende con fuerza hacia atrás y alguna que otra forma rebuscada. Además, las llantas de 19 pulgadas ponen la nota llamativa de su exterior.

En comparación con el A5, las líneas del Opel se vuelven todavía más exageradas, ya que todo es suavidad y timidez en los ángulos del de Ingolstadt (siete cm más corto). Para algunos la línea del A5 es excesivamente sencilla, e incluso podría tacharse de ser bastante poco atrevida. Por un lado y por otro, el de los cuatro aros ya lleva casi cinco años saliendo de la línea de producción y sigue cosechando el mismo éxito, con lo que cualquier crítica que hagamos se nos vuelve rápidamente en nuestra contra. Ahora toca pensar si pasaría lo mismo en cinco años con el Opel Cabrio.

Diferencias de diseño… y de detalles

Al final todo es cuestión de gustos, pero nadie puede negar que el Audi es un coche claramente atractivo. Opel ha intentado no obstante conjugar un poco de calidad exterior con cierta elegancia y lujo en el habitáculo pero, a nuestro juicio, no está al nivel del Audi en la sutil mezcla de materiales y en el nivel de la mano de obra.

En el Opel, el manejo de los controles es muy intuitivo y facilita en todos los términos la conducción del Cabrio. Sin embargo, incluso en este caso el Audi es más intuitivo y funcional. Incluso Internet se puede utilizar de muchas maneras en el A5 , ya que con el Audi Connect se abre una puerta de acceso Wi - Fi a la red. De todos modos, el caramelo para los fanáticos de  Audi es su atractiva pantalla en la consola central desde la que podemos controlar todas las funciones del vehículo.

Pocas diferencias de espacio

En cuanto a la habitabilidad, en el caso del Cabrio te puedes sentar en los asientos delanteros y obtener un buen espacio. Incluso detrás los adultos pueden viajar razonablemente cómodos. El techo estándar del Cabrio deja las cabezas  demasiado cerca aunque eso sí, gracias a sus múltiples capas también aísla de forma muy correcta el ruido. Comparándolo con el A5, el Audi tiene menos espacio para la parte trasera pero ofrece un poco de capacidad en el maletero. Aunque ambos tienen compartimentos de 380 litros, el Audi tiene la abertura más grande y ofrece más espacio con el techo plegado. En ambos casos hay asientos traseros abatibles , lo que aumenta la funcionalidad adicional.

Cualquiera de nuestras alternativas se muestra perfectamente válida para cualquier época del año. El accionamiento de la capota es totalmente automático y se puede realizar  a velocidades inferiores a los 50 km/h. El Opel es un poco más rápido, ya que tarda tan sólo 17 segundos, uno más que el A5. Los deflectores de viento son de serie en el Audi, mientras que  Opel pide unos 300 euros de recargos.

Potentes motores diésel

Durante esta comparativa nos llevamos una muy buena impresión del comportamiento dinámico del A5. En general, su suspensión es más suave y parece un poco mejor regulada que la de su contrincante. Además, el motor diesel de dos litros resuelve las demandas dinámicas de una forma especial. Los 177 caballos de fuerza que arrojan los cuatro cilindros hacen que éste sea un coche tranquilo, destacando sobre todo en las recuperaciones intermedias  más que en las aceleraciones explosivas. En cuanto a prestaciones, el sprint del A5 se realiza en 8,8 segundos, pudiendo alcanzar además una velocidad máxima de 222 km/h.

Sin embargo, el Cabrio es el más veloz en la autopista, ya que sus 195 cv de fuerza y 400 Nm de su motor diesel BiTurbo hacen que la velocidad máxima suba hasta los 230 km/h. La aceleración máxima de 9,4 segundos no es tan fuerte como la del A5 y, como única pega, hay que mencionar un ligero retraso en la entrada en funcionamiento del turbo. El chasis, por otra parte, no llega a estar tan afinado como en el caso del Audi.

Precios

Si lo que prevalece es el consumo de combustible en esta comparativa, entonces podemos hablar casi de un empate. Los valores de consumo estándar de ambos sujetos se mueven en torno a los cinco litros de diesel cada 100 kilómetros cuando circulamos dosificando al máximo el nivel de aceleración. En rutas de carretera y curvas a buen ritmo la media sube hasta los ocho litros, aunque en este sentido el del grupo VW se mantuvo unas décimas por debajo.

En el caso del Audi, los precios comienzan en 43.780 euros, aunque para hacerse con éste diesel habrá que pagar un mínimo de 45.000 euros.  Lo que hemos planteado como inconvenientes en esta comparativa se diluyen por completo cuando comprobamos el precio del Opel Cabrio: desde 29.900 euros. Por el motor diesel biturbo el precio llega hasta los casi 35.000 euros, lo que sigue representando una diferencia de 10.000 euros.