sin imágenes
AutoScout24
AutoScout24 Revista

Fecha de publicación del artículo 14.04.2016

ww2.autoscout24.es?article=495892

Reportaje: Conductores

Consejos para conducir por túneles

Han sido creados para facilitar la circulación sobre zonas montañosas y urbanas. Sin embargo, aunque han permitido a los conductores ahorrar tiempo y ganar en seguridad, sigue siendo necesario extremar la precaución al circular por túneles. De ahí que aquí te traigamos algunos consejos para circular por ellos.

La orografía española ha provocado la construcción de más de medio millar de túneles o lo que es lo mismo, más de 1.000 kilómetros de vías bajo tierra. Una solución vial que ha logrado que millones de conductores puedan ganar un buen ‘puñado’ de minutos al reloj al tiempo que ha evitado que miles de vehículos tengan que circular por carreteras serpenteantes de montaña. Sin embargo, estos trayectos, aunque son cotidianos, presentan algún “punto negro” que hay que tener presente. Así, de la mano de Arval aquí te exponemos una serie de consejos para circular con total seguridad por ellos:

Aumentar la distancia de seguridad: Es muy importante tener en cuenta que en los túneles, al presentar un ambiente más húmedo que en el exterior, el asfalto reduce la adherencia, por lo que hay que conducir con la máxima prudencia. Por supuesto que debemos respetarla en cualquier vía, pero en un túnel, al ser un recinto cerrado, la evacuación y el acceso de los servicios de emergencia en caso de accidente, se complica. De ahí que ser muy estrictos con la distancia de seguridad se convierta en una precaución vital. Conviene recordar que son 100 metros con el vehículo precedente o bien, 150 metros si se viaja en un coche de más de 3.500 kilogramos.

Evita inhalar el aire del túnel: Al circular por ellos, procura que el sistema de ventilación quede fijo en el modo de re-circulación para evitar que entre el aire del exterior, ya que en el interior de estos trayectos se concentran vapores tóxicos procedentes de los tubos de escape de los coches que pasan que conviene evitar.

En paradas largas, apaga el motor: Si debido al tráfico, la circulación se vuelve cada vez más lenta y los vehículos comienzan a detenerse en el interior del túnel, no solo hay que pararse lo más lejos posible del coche que va delante, además de conectar, por supuesto, la señal de emergencia para advertir a los conductores que vienen detrás y mantener encendidas las luces de posición. Si la parada sobrepasa el minuto de duración, conviene apagar el motor. ¿Sabías que esta simple práctica además de aumentar la seguridad puede suponer un ahorro medio de 150 euros al año en gastos de carburante?

Ante una avería, localiza la zona de emergencia: En el caso de que el coche nos sorprenda con una avería dentro del túnel, lo primero que hay que hacer es apagar el motor, conectar los warnings y dejando puestas las luces de posición, acercar el coche a la zona reservada para emergencia más próxima en el sentido de la marcha. Si no hubiera, hay que arrimar el coche a la derecha lo máximo posible. Sin olvidar que hay que ponerse el chaleco reflectante y colocar los triángulos de peligro, el siguiente paso será solicitar auxilio a través del poste de SOS más próximo. Si el coche no puede circular, tal y como recomienda la propia DGT, abandona el vehículo y dirígete a la salida más próxima sin caminar por la calzada.

En la anticipación está la clave: Sabiendo que tanto a la entrada como a la salida del túnel estamos en los momento de mayor riesgo porque es cuando peor vemos, conviene adoptar una actitud previsora. Antes de entrar, enciende las luces de cruce y quítate las gafas de sol y a antes de salir, vuelve a ponerte las gafas de sol e incluso coloca el parasol para que no te deslumbre la claridad. Además, sería bueno reducir ligeramente la velocidad y estar preparado para frenar por si el conductor que circula delante no ha tenido la precaución suficiente.