sin imágenes
AutoScout24
AutoScout24 Revista

Fecha de publicación del artículo 27.04.2016

ww2.autoscout24.es?article=497310

Viaje al pasado: Ford Capri RS 2600

El 'Mustang' que Ford creó para los europeos

En los últimos años de la década de los 60 empezaron a ponerse de moda en Estados Unidos los conocidos como “pony cars”, coupés deportivos económicos con motores de carreras, un concepto del cual nació el Ford Mustang convirtiéndose en su máximo estandarte. Los responsables de Ford vieron el potencial que tendría un modelo así en el viejo continente y se pusieron manos a la obra para desarrollar un coche con las especificaciones que requería un mercado como el europeo. A lo largo de su vida comercial ha vendido más de dos millones de unidades.

Así nació el Ford Capri coupé, un coche diseñado por el alemán Uwe Bahnsen con unas líneas más elegantes que musculosas y que tuvo dos reediciones, una en 1968 y otra en 1986.

A pesar de las altas aspiraciones de los líderes de Ford, el Capri no se convirtió en un automóvil de culto a escala mundial como sí lo fue el Ford Mustang. A pesar de todo, entre los amantes del tuning y los fanáticos del deporte de motor el coupé tenía muy buena fama como deportivo, principalmente en su versión Capri RS de 150 CV, cuyo rendimiento podía modificarse sin gran esfuerzo para su utilización en la calle.

Tanto el Ford Capri RS 2600 como el Capri Turbo con motores V6 y V8 que desarrollaban hasta 375 CV se convirtieron en los reyes de la calle.

La primera generación se produjo entre los años 1968 y 1974. Aquí el coupé deportivo de Ford se comercializaba con siete motores diferentes. La versión más asequible era el Ford Capri 1300 con motor V4 de 50 cv. A éste había que añadir los coupés con cilindradas de 1,5 litros y 1,7 litros y hasta 75 cv de potencia. Los modelos V6 contaban con motores más dinámicos de entre 2,0 y 2,6 litros de cilindrada, que desarrollaban hasta 125 cv e impulsaban al coupé hasta los 190 km/h.

El modelo superior, el Ford Capri RS 2600 (como el de estas fotos, valorado actualmente en algo más de 40.000 euros), llegó a los concesionarios en 1970 con 150 cv. Este modelo, cuya altura estaba rebajada y  venía equipado con asientos deportivos, aceleraba de 0 a 100 km/h en 9 segundos y alcanzaba una velocidad máxima de 200 km/h.

Ford presentó en 1974 la segunda generación de este coupé deportivo con un frontal modificado y un portón trasero más grande. En esta generación el motor menos potente era un 1,6 litros de 70 cv que precedía a otras dos versiones de 2,0 litros y hasta 101 cv. Por encima había un V6 de 2,3 y 2,8 litros de cilindrada que daban hasta 160 cv. El modelo superior de esta segunda generación era el Ford Capri 2,8 Turbo de 188 cv, que alcanzaba los 100 km/h en ocho segundos, así como una velocidad máxima de 220 km/h.

Las últimas unidades del Ford Capri abandonaron la cadena de montaje en Alemania en 1986.