sin imágenes
AutoScout24
AutoScout24 Revista

Fecha de publicación del artículo 05.10.2017

ww2.autoscout24.es?article=572318

Primer contacto: Kia Stinger

El KIA más rápido de la historia

Este es sin duda el lanzamiento más emocional de KIA. Me atrevería a decir que el más pasional de su historia. El Stinger es una berlina deportiva diseñada bajo el sello inconfundible de Peter Schreyer y está inspirada en los clásicos ‘Gran Turismo’ de los años 50. Su objetivo es penetrar el casi infranqueable territorio de las berlinas ‘middle-size’ alemanas de corte coupé, donde reinan prácticamente en solitario los BMW Serie 4 Gran Coupé y el Audi A5 Sportback. KIA pretende ofrecer una alternativa menos costosa apostando por un producto divertido, potente y a la vez bien terminado. Su motor V6 de 370 cv es toda una declaración de intenciones… y por fin lo hemos probado.

La ofensiva de productos KIA ha sido imparable en este 2017. En menos de diez meses, la marca ha presentado novedades en los principales segmentos donde acumula volumen – Rio, Picanto y ahora el nuevo B-SUV llamado Stonic – y ha dejado para el final la oportunidad de darse un claro homenaje en términos de ‘branding’. “It´s all about the brand”, asegura Artur Martins, vicepresidente de marketing de la compañía, refiriéndose al Stinger mientras asegura que, aunque no se venderán muchas unidades, ayudará a asociar la marca KIA con deportividad y calidad.  

Posicionamiento en el mercado

Pero, ¿podrá entonces un coche coreano hacer frente a las exigentes expectativas de los clientes de Audi, Mercedes o BMW? El caso es que estas marcas salen de manera espontánea entre los periodistas cuando se habla de rivales del Stinger, pero KIA, sin embargo, nombra primero a otros rivales como el Volkswagen Arteon. Nosotros no nos ponemos ni de un lado ni del otro y, particularmente, vemos que por precio y por el concepto de disfrute al volante que quiere transmitir, el coche con un parecido más razonable es el Alfa Romeo Giulia.

Sea como fuere, el precio de partida de un Stinger es de 37.900 euros, sin trampa ni cartón porque no tiene ni tendrá descuentos o campañas promocionales-. Este precio corresponde a la versión más básica, un diésel 2.2 CRDI de 200 cv, el único motor de gasoil de la gama y que puede elegirse con tracción total o trasera. Por comparar, un Alfa Giulia equivalente (2.2 de 180 cv con cambio automático) cuesta 40.300 euros, aunque con el descuento actual puede bajar incluso el precio del coreano. Un A5 Sportback 2.0 TDI de 190 cv cuesta con cambio automático casi 46.000 euros, mientras que un VW Arteon con el mismo motor del Audi cuesta un mínimo de 49.000 euros.

Imponente

El Stinger es de esos coches que impone la primera vez que lo ves. Estamos ante una carrocería de 4,83 metros de longitud que destaca por su anchura -1,87 metros- y por tener un corte de tintes claramente deportivos (línea de techo muy baja, parabrisas muy inclinado…). Lo mires por donde lo mires, los trazos de su diseño coinciden con los de cualquier deportivo clásico de tracción trasera: el voladizo frontal es muy corto, el capó muy largo, el habitáculo está retrasado y se asienta claramente sobre el eje trasero y la zaga cuenta con una caída de lo más elegante y atractiva. En resumen, lo tiene todo para cautivar a primera vista.

Pero vayamos por partes. El frontal del Stinger luce la parrilla ‘tiger nose’ que ya conocemos de los modelos más recientes presentados por KIA, sin duda un trazo ya inconfundible y que le sienta muy bien a este coche porque subraya la poderosa anchura que tiene. Las entradas de aire laterales también le dan ese puntito ‘radical’ que nos gusta ver en los coches y luego hay detalles cromados tanto por la parrilla como en las carcasas de los retrovisores. Nos llama la atención que las llantas – disponibles en 18 o 19 pulgadas según el acabado elegido - no sean excesivamente agresivas. Normalmente a muchas marcas ‘se les va la mano’ en este tema y se dejan llevar por la euforia deportiva en sus buques insignia, pero en no es el caso y el catálogo de llantas es más elegante que agresivo. Por último, en la parte trasera las claves están en las dos salidas de escape dobles de las versiones superiores y el spoiler trasero traído directamente del concept car del que deriva, el GT Concept (presentado en 2011).

Del habitáculo cabe destacar la buena amplitud para las piernas en la fila trasera gracias a la amplísima batalla de 2,90 metros de longitud. El maletero, por cierto, ofrece 406 litros de capacidad inicial, pudiendo ampliarse hasta 1.114 en caso de abatir la fila de asientos posterior.

Superior al Optima

Por dentro, sorprende honestamente la precisión y la calidad con la que está terminado el Stinger. Va un paso (o dos) más allá de la calidad que se puede encontrar en el Optima, y eso que el listón aquí ya se puso bien elevado.  Se nota en los materiales empleados en el salpicadero, donde al menos todos los plásticos que quedan a la vista son acolchados y presentan muy buena calidad.

Empezando por la postura de conducción, ésta es más parecida a la de un deportivo que a la de una berlina como puede ser el Volkswagen Arteon. El asiento puede colocarse muy pegado al suelo (45 mm más bajo que un Optima) y al menos en las versiones GT recogen muy bien el cuerpo porque llevan sujeción lumbar y recogen muy bien los hombros sin agobiar en ningún momento. Aunque la visibilidad hacia adelante no es para nada mala (hacia atrás sí es escasa), la sensación que da el parabrisas tan inclinado y el salpicadero elevado es la de un coche ‘de carreras’. Como aderezo, en la pantalla TFT encontraremos informaciones útiles para el circuito como la temperatura del aceite, un cronómetro o un indicador de fuerza G laterales.

Los detalles que más llaman la atención del interior son el volante (grueso, con un diámetro perfecto y achatado en su parte inferior), las salidas de aire cromadas y el cuero Napa elegantísimo de las versiones GT. En el lado tecnológico, nos ha gustado mucho el sistema Head-Up display, cuya presentación de información puede configurarse bastante en detalle y puede incluir hasta el aviso de detección de otros coches en ángulo muerto. También es digno de mención el sistema de sonido Harman-Kardon de 720W y 15 altavoces y los múltiples sistemas de seguridad activa.

Los acabados del Stinger son cuatro: Style, xTreme, GT Line y GT. Desde el primero de todos se incluye ya un montón de equipamiento, como las llantas de 18”, navegador de 7 pulgadas, climatizador bizona, sensor de lluvia y luces, tapicería en piel sintética, etc. El xTreme añade techo solar, Head-Up display y asientos regulable eléctricos con ajuste lumbar, entre otras cosas, mientras que el GT-Line suma a todo esto las llantas de 19”, la cámara 360 y el navegador de 8 pulgadas, la tapicería GT Line y el portón manos libres. Por último, el acabado GT reservado para el motor V6 se diferencia por la exclusiva tapicería de cuero napa.

De 200 a 370 cv

Tres son las opciones con las que se comercializará el KIA Stinger, un motor diésel y dos de gasolina, todos turboalimentados y todos asociados a una caja de cambios automática de ocho marchas (más abajo contamos los detalles de la misma). El motor que mayores previsiones de venta tiene es sin duda el diésel, un 2.2 litros que entrega de 200 cv de potencia a 3.800 vueltas y que envía a las ruedas posteriores un par motor de 440 Nm. Es un motor que mueve con mucha soltura la carrocería y que en un uso tranquilo puede consumir poco combustible para la potencia que tiene (6,1 según nuestra ruta de unos 60 km por carreteras secundarias).

El motor de gasolina menos potente es un 2.0 de 255 cv, muy equilibrado y a la vez muy divertido, ya que es tracción posterior. La potencia máxima la consigue a 6.200 vueltas y tiene una entrega de par totalmente plana desde las 1.400 hasta las 4.000 revoluciones. La aceleración con este motor es bastante buena (solo 6 segundos hasta los 100 km/h) y con él se pueden alcanzar los 240 km/h.

Por último, el motor tope de gama es un V6 de 3.3 litros con 24 válvulas y 370 cv que puede firmar un cero a cien en menos de cinco segundos (es el KIA más rápido creado hasta la fecha) y alcanzar puntas de velocidad de 270 km/h. Este motor entrega un par de 510 Nm de par entre 1.300 y 4.500 vueltas y entrega su máxima potencia a 6.000 vueltas.

Sensaciones muy diferentes en cada motor

Después de haber probado los tres brevemente por las carreteras de Mallorca, podemos decir que KIA ha cubierto muy bien el espectro de necesidades de sus potenciales clientes. Antes de entrar a describir sensaciones dinámicas hemos de decir que, como denominador común en cualquier motorización, el Stinger es un coche muy cómodo, capaz de absorber las irregularidades de asfalto en mal estado, y que está bien aislado acústicamente incluso a velocidades elevadas. Su chasis tiene cinco opciones diferentes de reglaje: Smart, Eco, Comfort, Sport y Sport +. Estos modos afectan a la respuesta de la dirección, del acelerador, al régimen de cambio y a los controles electrónicos.

Por un lado tenemos el Stinger más racional, el diésel, orientado a las flotas de empresas y a clientes que busquen cubrir muchos kilómetros con él. El consumo en su versión de tracción trasera y con llanta 18 es bajo, tan solo 5,6 litros según la homologación (medio litro más según nuestro ordenador de a bordo). Este motor no es tan fino como los de gasolina, pero en general vibra poco (o al menos está bien aislado) y su uso es más apropiado para viajes por autopista donde se buscan más las recuperaciones que las salidas rápidas desde parado. Recomendable si vamos a viajar siempre en familia o con carga a bordo.

En el medio tenemos el motor de gasolina de dos litros y 255 cv, el cual consume 7,9 litros a los cien y ofrece la versión más equilibrada de la gama, ya que tiene ese plus de suavidad que le falta al diésel y puede dar mucha diversión a su conductor. A diferencia de los otros dos motores, éste siempre va asociado a tracción trasera y, en el modo Sport+ (en el que se retrasa la entrada en funcionamiento de los controles de tracción y estabilidad) puede ser un coche muy divertido al meterlo en un circuito. Es la opción perfecta si queremos quedarnos por debajo de los 40.000 euros de inversión y si nos preocupan un poco las medias de consumo.

Por último, el V6 de 3.3 litros es sin duda el que más sensaciones devuelve al conductor. Es el más rápido (es el único que baja de cinco segundos en aceleración desde parado) pero tiene la desventaja de que no puede elegirse con tracción trasera, sino total. KIA asegura que el reparto de la tracción es de 60:40 como máximo, pero la prioridad va siempre al eje trasero, con lo que en condiciones de buen agarre el sistema siempre buscará que el reparto sea 0:100 el mayor tiempo posible. Pudimos darnos un par de vueltas con él dentro del circuito de Llucmayor y, pese a que su chasis no tiene una puesta a punto radical, es ágil y enlaza curvas con bastante soltura. En esta versión, los neumáticos son de altas prestaciones en medida 225/40 R19 y los discos de freno son Brembo con medidas 350 mm delante y 340 mm detrás).

Kia Stinger | Precios

Este último motor tiene además un pequeño regalo escondido en sus entrañas llamado Launch Control. Es un sistema de salida rápida - igual que el de otros modelos deportivos - que puede utilizarse activando el modo Sport+ y que permite conseguir la máxima aceleración del coche desde parado gracias al óptimo reparto de la tracción entre ambos ejes. Se activa seleccionando dicho modo en la rueda de control de la consola central y pulsando durante tres segundos el botón de desconexión tanto del control de estabilidad como de tracción. Una vez hecho esto, pisamos primero el freno con el pie izquierdo y el acelerador con el derecho, esperaremos la señal de aviso en el cuadro de instrumentacion y soltaremos el pie del freno rápidamente. Es un sistema muy divertido para el cual solo necesitamos una recta con buena visibilidad y poco tráfico alrededor.

Resumen

El Stinger no pretende ni mucho menos sacar a KIA de su condición de marca generalista. Todo lo contrario. KIA quiere seguir fabricando modelos de volumen como el Picanto, el Rio o el Stonic, pero apoyándolas con modelos que den notoriedad a su marca. La previsión de ventas en España no es de más de 250 unidades y para su lanzamiento, la marca coreana no se apoyará en campañas promocionales ni de financiación. Eso sí, dará 3 años de mantenimientos gratis a sus compradores además del programa habitual de KIA de 7 años o 150.000 kilómetros.