sin imágenes
AutoScout24
AutoScout24 Revista

Fecha de publicación del artículo 10.01.2018

ww2.autoscout24.es?article=586157

Reportaje: Mercedes-Benz SL300 Roadster

El primero tras el charco

El próximo 18 de enero se subastará en Phoenix, el primer Mercedes-Benz SL300 Cabrio exportado al mercado norteamericano. Este coche alemán fabricado entre 1957 y 1963, sigue en pie y algún ricachón podrá hacerse con él desde un precio no apto para cardiacos.

Ligeramente retocado, presenta numerosos detalles de producción originales y cuenta con el aliciente de ser el primer 300SL exportado al mercado de Estados Unidos en 1957. El precio de salida en la puja será de aproximadamente 1.2 millones de euros. La cuesta de enero va a hacer que nos quedemos sin opciones esta vez…

El Mercedes-Benz 300 SL Roadster fue presentado en el Salón de Ginebra de 1957, sucediendo al 300SL Gullwing (ala de gaviota). El Cabrio mantuvo la impactante forma de abrir sus puertas, además de mostrar de forma innovadora, las lentes de los faros dispuestas verticalmente y la altura mucho más baja para facilitar el acceso al vehículo.

Un éxito bastante bueno el que tuvo este SL300, dándole a la marca teutona una poderosa elegancia en automóviles deportivos. Entre 1957 y 1963 se construyeron 1858 unidades de este descapotable

La velocidad máxima de este Cabrio cayó de 260 Km/h a 250 Km/h a causa del mayor peso de su techo duro. Pese a eso, su motor de 6 cilindros en línea, generaba 250 CV a 6.200 rpm. Este modelo estuvo considerado por los aficionados como uno de los superdeportivos más cómodos y seguros que había sobre el asfalto. Fue el primer descapotable en competir en circuito, pero además lograba ser un coche civilizado para poder usarlo en el día a día.

Salió en Hollywood, lo llevaron todo tipo de famosos y se convirtió en el deportivo por excelencia. Hoy en día, este 300 SL Roadster es uno de los clásicos alemanes más buscados por los apasionados del motor. Quien tenga dinero, tiempo y la cabeza mal amueblada, puede viajar a Arizona a hacerse con esta preciosidad sobre ruedas por el módico precio de un millón y pico de euros.