sin imágenes
AutoScout24
AutoScout24 Revista

Fecha de publicación del artículo 11.04.2018

ww2.autoscout24.es?article=600874

Presentación: Ford Focus

Madera de líder

Divide y vencerás. La cuarta generación del Focus no solo cambia en todos los aspectos relativos al diseño, la conectividad, el comportamiento o los motores, sino que además propone una gama ampliada que recibe la llegada de una versión con tintes camperos. Las primeras unidades aterrizarán en el mercado pasado el verano.

Tras mucho tiempo de elucubraciones y fotos espía, por fin podemos traerte todo lo relacionado con el nuevo Ford Focus. La firma del óvalo acaba de presentar la cuarta generación de su compacto superventas. Un modelo que llegará tras el verano no solo para hacer frente a sus rivales más directos, véase SEAT León, Volkswagen Golf, Opel Astra, Renault Mégane…, sino también para intentar frenar el azote de los SUV. Para ello, propone argumentos muy, pero que muy, atractivos.

El primero de ellos es su herencia. Ya que de las tres generaciones anteriores se han vendido nada menos que 16 millones de unidades en todo el mundo, de las cuales, un cuarto pertenecen al continente europeo. El segundo, y quizá el más destacado, es la ampliación de gama a la que ha sido sometido y que se asemeja a lo que ya ocurrió con el Fiesta. Sí, porque el nuevo Focus no solo estará disponible con carrocerías de cinco puertas, familiar (Sportbreak) y sedán (esta no llegará  España), sino que la de cinco puertas, a su vez, podrá elegirse en cinco versiones diferentes: Trend y Titanium, como acabados tradicionales, ST-Line, con un tinte más deportivo, Vignale, tirando al lujo y Active.

Esta última propone un Focus más aventurero, más ‘todocaminizado’ gracias a los 30 mm más de altura libre al suelo que ofrece, a las barras del techo y a las protecciones inferiores a lo largo de la carrocería.

Estilizado

Cada una de ellas ofrece, como vemos en las imágenes, elementos propios. Pero el punto en común al que han querido llegar los dibujantes de Ford, ha sido el de ofrecer un Focus más estilizado. Presenta un morro más afilado, una parrilla más ancha y baja, o unas ópticas (con una nueva firma lumínica diurna LED) más grandes y representativas. El conjunto desprende músculo, tal y como se observa en una zaga prominente, con paragolpes abultados o un portón bajo y ancho que permite ofrecer una luneta trasera más amplia. Un detalle llamativo es la inclusión del nombre Focus en mayúsculas justo debajo del logo.

Un conjunto que se sostiene sobre la nueva plataforma modular C2 de la marca que no solo ha mejorado un 20% su rigidez torsional, sino que también le hace crecer ligeramente. Es poco, pero los 18 mm de más que tiene de longitud, hasta los 4,37 metros, y los 15 mm que reduce en altura, 1,47 metros, le estilizan más. Cota que se acompaña de una anchura se mantiene prácticamente igual, 1,82 metros (2 mm mayor). Por su parte, la carrocería familiar, Sportbreak, sí aumenta considerablemente su longitud ya que ahora llega a los 4,64 metros (108 mm más que antes).

El trabajo aerodinámico también es amplio ya que el nuevo Focus no solo reduce su coeficiente aerodinámico (Cx) hasta los 0,27, sino que cuenta con diferentes elementos que reducen la resistencia del viento, como la parrilla delantera activa, una tecnología de cortinas de aire que elimina las turbulencias en la parte delantera o bajos carenados.

Tecnológicamente avanzado

De puertas para dentro, más influencia del Fiesta. El salpicadero se rediseña por completo y adopta la pantalla central táctil de tipo flotante y la consola central de su hermano pequeño. El cuadro de instrumentos también es nuevo y combina las esferas analógicas con una pantalla central ligeramente más grande que la anterior. Por encima se encuentra una de las grandes novedades de esta cuarta generación, el Head-up display a color cuya información se visualiza a través de una membrana retráctil y no proyectada directamente en el parabrisas.

La conectividad también ha evolucionado, y más allá de ofrecer el afamado sistema multimedia SYNC3 con sincronización Apple CarPlay y Android Auto, o el sistema MyKey que permite a los padres configurar diferentes parámetros del vehículo para que la conducción de los hijos sea más segura, aparece la nueva aplicación FordPass Connect que permite activar una red WiFi o, mediante el smartphone, localizar el coche, conocer su estado, abrirlo, cerrarlo e incluso arrancarlo.

En cuanto a la habitabilidad, el empleo de la nueva plataforma C2 le ha permitido estirar en 53 mm su batalla. De esta forma, los 2,70 metros que ofrece le sitúan como uno de los más amplios de su segmento, hecho que notarán sobre todo los ocupantes traseros. Del maletero, el único dato que tenemos es el del Sportbreak, y en concreto de su capacidad máxima con la segunda fila, 1.650 litros.

En el puesto de conducción se han ampliado los huecos portabojetos, sobre todo en las versiones con caja automática. Y es que Ford ha sustituido la palanca tradicional por un selector circular (al estilo de los Jaguar) que no solo genera amplitud visual sino que permite ofrecer un hueco mucho mayor.

Prima la seguridad

En materia de asistencia a la conducción, Ford ha echado el resto con el cuarto Focus. Así, el compacto americano ofrece ayudas y sistemas inéditos en el modelo como el control de velocidad de crucero adaptativo con asistente de atascos, reconocimiento de señales de tráfico con adecuación de la velocidad a las mismas, faros delanteros Full LED adaptativos, sistema de mantenimiento activo en el carril, asistente de aparcamiento automático; asistente de frenada de emergencia en ciudad con detector de peatones y ciclistas; alerta por tráfico cruzado trasero, cámara trasera con visión de 180º; aviso de acceso por carril contrario a vías rápidas y frenado automático post colisión.

Motores para todos

Bajo el capó, aparecen varias opciones de gasolina y diésel, aunque no se descarta la llega de posibles variantes eléctricas en un futuro próximo. Cinco serán las opciones de gasolina, todas ellas EcoBoost, de tres cilindros y con sistema de desconexión de cilindros (en algunos momentos funcionarán como un bicilíndrico), de las que tres se erigen a partir del afamado bloque 1.0, generando 85, 100 y 125 CV, y dos del nuevo 1.5 EcoBoost, con 150 y 175 CV. La familia diésel, bautizada como EcoBlue, está compuesta por tres versiones, dos 1.5, con 95 y 120 CV y una con el 2.0 litros, que genera 150 CV.

Todas ellas se combinará con la caja de cambios manual de seis relaciones, aunque tanto los EcoBoost de 125 y 150 CV, como el EcoBlue de 150, podrán hacerlo a la nueva automática con convertidor de par, de 8 relaciones. De momento, la marca no ha hecho oficial los datos de consumo ni de prestaciones, pero sí es espera una rebaja en el gasto y las emisiones cercana al 12%, cumpliendo además el nuevo protocolo de medición WLTP.

Por último, en el apartado dinámico, la novedad aparece en el montaje de un esquema de suspensiones que puede montar amortiguadores de dureza variable (DCC), en el nuevo selector de modos con tres programas disponibles, Normal, Sport y Eco (sumando el Comfort y el Eco-Comfort en el caso de las unidades con DCC), en la nueva dirección electrónica variable o un control vectorial del par asociado al revisado control de estabilidad.