sin imágenes
AutoScout24
AutoScout24 Revista

Fecha de publicación del artículo 18.04.2018

ww2.autoscout24.es?article=601827

Presentación: BMW M2 Competition

El nuevo rey de los M

La gama M de BMW está copada de modelos espectaculares, pero quizá ninguno lo sea tanto como este nuevo M2 Competition que la firma alemana se ha sacado de la chistera. Porque bajo el capó del más pequeño de los M se monta el mismo bloque de seis cilindros y 3.0 litros que el de los M3 y M4, generando nada menos que 410 CV de potencia.

Si hay quien pensaba que el M2 era una máquina perfecta e insuperable, ahí está BMW para dejarnos, otra vez, con la boca abierta. Sí, porque los chicos del departamento M Motorsport de la firma bávara se han vuelto a superar a sí mismos con esta nueva versión del M2. Bautizada como Competition (no es la primera vez que utilizan dicho apellido en un ‘M’), hereda la mecánica de sus hermanos mayores, M3 y M4.

Bestia parda

De esta forma, bajo el capó se esconde un bloque de seis cilindros en línea con tecnología TwinPower Turbo y 3.0 litros de cilindrada que genera, atención, ¡410 CV! Una potencia descomunal (recordemos que estamos ante un coche de 4,32 metros de largo) que alcanza cuando la aguja gira entre las 5.250 y las 7.000 vueltas y que acompaña de un par máximo de 550 Nm disponible entre las 2.350 y las 5.200 rpm. En comparación con el M2 ‘a secas’, este Competition es 40 CV más potente y ofrece 85 Nm más de par, mientras que si lo ponemos al lado de los M3 y M4, solo se queda a 21 CV de ellos, igualando el par.

Para gestionar todo ese potencial, se puede optar bien por la caja de cambios automática DCT M de doble embrague y siete relaciones o, si eres de los tradicionales, por la manual de seis velocidades. No obstante, será con la primera con la que logre el dato de aceleración menor, ya que este M2 Competition únicamente necesita 4,2 segundos para pasar de 0 a 100 km/h (4,4 con la manual), alcanzando una velocidad punta, autolimitada, de 250 km/h

Conducción más fina

Pero no todo es motor en este M2 Competition, sino que los chicos de BMW M también han trabajado duro en mejorar la ya de por sí excelente dinámica que atesoraba. Para ello monta la barra de torretas de CFPR que equipan los M3 y M4, equipo de frenos deportivos M con discos de 400 mm, delante, y 380 mm, detrás, así como pinzas (en gris) de seis y cuatro pistones, respectivamente, una dirección más precisa o un diferencial autoblocante M activo.

Más atractivo

El apartado estético también ha sido ligeramente modificado, ya que el BMW M2 Competition presenta detalles exclusivos como las llantas de 19 pulgadas, los nuevos colores para la carrocería, Sunset Orange y el Hockenheim Silver de las fotos, retrovisores al estilo de los M3 clásicos, paragolpes de nuevo diseño en la que se incrusta una toma de aire más grande para refrigerar mejor el motor o unos riñones delanteros ligeramente más anchos y pintados en negro. Detrás, aparece un nuevo sistema de escape que, además, promete un sonido mucho más espectacular que el M2 normal.

Por su parte, en el habitáculo, los cambios son menores, pero igual de llamativos. Así, aparecen los mismos asientos de tipo bacquet que montan sus hermanos mayores, con el detalle de la letra M de los respaldos iluminada, umbrales de las puertas exclusivos con el nombre del coche inscrito, botón de encendido en rojo y aparecen nuevos tapizados en Alcantara con costuras en contraste.

De momento, BMW no ha desvelado ni el precio ni la fecha exacta de comercialización. Esperemos que no se demoren mucho para poder disfrutar de esta nueva joya de la corona.