sin imágenes
AutoScout24
AutoScout24 Revista

Fecha de publicación del artículo 14.05.2018

ww2.autoscout24.es?article=605700

Primer contacto: Suzuki Swift Sport

Ligero como una pluma

La versión 2018 del icónico Suzuki Swift Sport llega con cambios muy importantes, tanto a nivel mecánico como en el plano estético. Podríamos decir que estamos ante un coche totalmente nuevo. Sin embargo, desde la central de la marca japonesa tienen muy claro que, incluso a día de hoy – cuando lo que importa está más relacionado con la eficiencia- la prioridad debe seguir siendo ofrecer un buen compromiso dinámico. Según Masao Kobori, ingeniero jefe del coche, “el Swift Sport tiene una gran historia a sus espaldas. Con la tercera generación hemos pasado al siguiente nivel del juego con un genuino compacto deportivo. Teníamos una magnífica base sobre la que trabajar porque la nueva plataforma Swift HEARTECT es increíblemente ligera y rígida. Teníamos una magnífica base sobre la que trabajar porque la nueva plataforma Swift HEARTECT es increíblemente ligera y rígida.”

Increíblemente ligero

Y así es. Ligereza y rigidez son las dos características que mejor definen al nuevo Swift. Estamos ante un coche más ancho, más bajo y con más batalla que el anterior, que ha cambiado la filosofía de su motorización pasando de un bloque 1.6 atmosférico a un 1.4 turboalimentado con 140 cv, y que ha sido aligerado en numerosos puntos hasta conseguir un ahorro de 80 kilos y llegar a los 975 kg de peso en vacío. Esto deja una excelente relación peso-potencia (6,92 kilos por cada caballo) y una mejora notable del par motor, que gracias al turbo consigue estirarse hasta los 230 Nm.

En el apartado del diseño, lo que más destaca de este nuevo Swift es la parrilla delantera exclusiva, el paragolpes aerodinámico, las nuevas llantas específicas de 17” así como los faldones laterales, el spoiler trasero y la doble salida de escape. Como decíamos arriba, esto refuerza notablemente la presencia del Swift Sport y subraya la mayor anchura y distancia entre ejes del mismo. La longitud permanece inalterada y sigue siendo de 3,89 metros. Más adelante veremos cómo afecta este cambio de dimensiones en su estabilidad y confort de marcha general.

Diseño interior

El Swift Sport está ahora homologado para 5 ocupantes, no para 4 como en la generación anterior. Gracias a que esta generación tiene más batalla, se ha ganado un poquito de espacio en las plazas posteriores. También el maletero ha mejorado ligeramente, pasando a tener ahora una capacidad de 265 litros y 579 litros con los asientos traseros abatidos.

De puertas hacia dentro, los cambios más notables tienen que ver con los materiales, que ahora son de más calidad, hay más superficies blandas y se ha puesto un poco más de atención a los detalles (hay bordados en rojo y cromados en la palanca de cambios, volante y algunos puntos más). Ahora encontramos formas redondeadas que subrayan la deportividad y, en general, el diseño del habitáculo está más orientado al conductor. Nos han gustado especialmente los nuevos asientos, ahora deportivos de verdad, que son más envolventes pero sin perder un ápice de comodidad.

A nivel de equipamiento, lo más destacable es el panel de instrumentos con esferas en rojo y plata con display de 4,2 pulgadas que añade información de presión del turbo, indicador de potencia y par, fuerza G y temperatura de aceite. Además de esto, destaca la pantalla de 7 pulgadas en la consola central, cámara de visión trasera, conectividad a través de Carplay y Android Auto, el sistema MirrorLink o asientos calefectables. Hay que mencionar que hay un equipamiento incluido en el Swift Sport que no está disponible en el resto de la gama, y es el asistente de cambio involuntario de carril.

Nuevo motor, nueva filosofía

Como decíamos arriba, Suzuki ha decidido – principalmente por cuestiones relativas a la normativa de emisiones -  poner fin a la andadura de su motor atmosférico en el Swift Sport y ahora cuenta con un bloque 1.4 Turbo de 140 cv con inyección directa (no multipunto como en el anterior). Se trata de un motor capaz de generar 230 Nm de par y que, asociado siempre a una caja manual de seis relaciones, ha sido capaz de homologar un consumo combinado de 5,6 litros.

En nuestra toma de contacto, realizada por los alrededores de Madrid, sometimos a varias unidades a una circulación exigente por zonas de montaña y el resultado fue de 7,1 litros de media. La organización nos comentó que todas las unidades disponibles viajaron desde Barcelona hasta Madrid y reflejaron un consumo combinado medio de 6,5 litros.

Comparado con el Swift Sport anterior, el nuevo entrega, gracias a la incorporación del turbo, más potencia (140 frente a 136) y lo hace mucho antes (ahora consigue el límite de potencia a 5.500 rpm en lugar de a 6.900 rpm). El par motor es también superior (240 Nm frente a 160 Nm) y también lo entrega desde mucho más abajo (2.500-3.000 frente a 4.400).

Suspensión mejorada

A esta mejora en las prestaciones acompaña la mejora en otros detalles, como la suspensión, que ha sido revisada para obtener mayor rigidez. En el tren delantero se ha aumentado el grosor de las juntas de la barra y se ha añadido base de teflón al soporte del estabilizador (ver vídeo para más detalles). El cubo y los rodamientos de la rueda se han montado como una sola pieza y la anchura entre los rodamientos se ha incrementado, lo que supone un 15 por ciento más de rigidez en los giros. En el tren trasero, la rigidez de la convergencia del nuevo modelo ha sido mejorada 1.4 veces más en comparación con su predecesor, y la rigidez de la caída es casi tres veces mayor.

Cuanto más revirado, mejores sensaciones

En general, seguimos ante uno de los mejores coches del mercado si buscamos estabilidad y precisión en tramos muy ratoneros y revirados. Es ahí donde el Swift Sport saca a relucir su valor añadido y plantea una seria alternativa de compra a modelos como el Seat Ibiza 1.5 TSI o el Ford Fiesta ST.

En esta toma de contacto nos ha gustado mucho la respuesta del motor, muy entero desde abajo y con una patada bastante enérgica. Con él puedes acelerar de manera contundente sin estar necesariamente en el desarrollo óptimo, algo a lo que contribuye seguro el tema del aligeramiento de peso. Los recorridos de las marchas son muy cortos y el guiado es estupendo, lo cual invita a meterte a buscar curvas a la mínima oportunidad. También nos ha gustado especialmente la frenada, efectiva y con muy buen tacto, siempre hablando desde una utilización moderada y fuera de circuito. Lo que no nos ha convencido tanto es el sonido del motor, quizá porque esperábamos algo más espectacular ante tanta expectativa de dinamismo y viendo el escape trasero doble.

Antes de acabar, nos gustaría reflejar la notable mejora de la estabilidad en autovía, una mejora provocada casi por completo por la mayor anchura del coche y porque ahora es un poco más bajo. El centro de gravedad ha descendido y, por tanto, el aplomo es uno de los puntos donde más mejora. Bien por Suzuki.

Desde 19.370 euros

El nuevo Swift Sport llega al mercado este mismo mes y ésta es su carta de presentación. Comparado con sus rivales está bien equipado, al menos a nivel de seguridad, aprueba con nota, ya que incluye alerta de abandono de carril (recordemos que es el único Swift que lo puede llevar) sistema de detección de fatiga, frenada de emergencia, control de velocidad adaptativo, asistente de luces, asistente de cambio de carril -novedad en el Swift- y control de retención en pendientes.

El precio de salida del coche es de 21.370 euros, al cual hay que descontar la campaña de 2.000 euros, que deja un precio de 19.370 euros. Para el lanzamiento en España, Suzuki ha elegido el amarillo Champion Yellow, que es nuevo y se añade a los otros seis colores disponibles en el catálogo.