sin imágenes
AutoScout24
AutoScout24 Revista

Fecha de publicación del artículo 14.05.2018

ww2.autoscout24.es?article=605776

Presentación: Opel Grandland X 1.5 CDTi

Expansión diésel

El Grandland X sigue mejorando su gama de motorizaciones. Así, tras la llegada del bloque diésel más potente, se añade el nuevo 1.5 CDTI de 130 CV con una eficiencia mucho mayor que el 1.6 CDTI de 120 CV al que sustituye.

Cierto es que el sector del automóvil ha cambiado radicalmente en lo que a motorizaciones se refiere. En el último año y medio, los bloques diésel han visto reducida su popularidad en detrimento no solo de la gasolina, sino también de otros tipos de propulsión como la hibridación, el GLP o el GNC.

No obstante, hay segmentos y marcas que aún siguen confiando en dicho combustible. Opel es uno de ellos, tal y como ha demostrado no solo con la llegada de la versión Ultimate del Grandland X, animada por el motor 2.0 CDTi de 177 CV, sino por el nuevo bloque que protagoniza estas líneas. Montado igualmente sobre su nuevo SUV compacto, se trata de un cuatro cilindros, turboalimentado con 1.5 litros de cilindrada y que genera 130 CV de potencia y un par máximo de 350 Nm disponibles a 1.750 rpm.

Se encarga de sustituir al actual 1.6 CDTI de 120 CV, pero con la ventaja de ofrecer una mayor eficiencia. Así, asociado a la caja de cambios manual de seis relaciones, homologa  un consumo medio de 4,2 l/100 km lo que implica unas emisiones de CO2 de 110 g/km. No obstante, también está disponible con la nueva transmisión automática de ocho relaciones, con la que reduce, aún más, lo registros obtenidos. Así, cifra un gasto medio de 4,1 l/100 km, redundando en unas emisiones de CO2 de solo 108 g/km.

De esta forma, el nuevo 1.5 CDTI ofrece un ahorro de combustible de hasta un 4%. Para lograrlo se han reducido el cubicaje y la fricción, se ha optimizado el sistema de combustión con la geometría de pistón patentada y se ha aumentado la recirculación de gases de escape (utilizando un intercambiador de calor de alta eficiencia). Para lograr un óptimo pos tratamiento de los gases de escape, el sistema de reducción de emisiones (compuesto por un catalizador de oxidación pasivo/filtro de reducción de NOX, un inyector AdBlue, el catalizador de SCR y el filtro de partículas diésel (DPF)) forma una única unidad compacta, situada lo más cerca posible del motor.

El filtro de reducción de NOx actúa como un catalizador de arranque en frío, reduciendo las emisiones de NOx a temperaturas inferiores a la de activación del SCR. Con esta innovadora tecnología el nuevo diésel de 1.5 litros se ajusta a la exigente normativa Euro 6d-TEMP sobre NOx. De momento, Opel no ha comunicado precios.