sin imágenes
AutoScout24
AutoScout24 Revista

Fecha de publicación del artículo 03.07.2018

ww2.autoscout24.es?article=613947

Primer contacto: Audi Q8

Llega tarde, pero muy reforzado

Audi se ha tomado su tiempo durante mucho tiempo, pero ahora la empresa con sede en Ingolstadt está atacando con más fuerza: Estamos hablando del segmento de los SUV coupé, un terreno que hasta ahora había sido explorado sólo por BMW y Mercedes. Con el Q8, Audi también se apunta ahora a un trozo del pastel, y este gran barco - basado en el Q7 - hace una cosa muy diferente de sus competidores: es mucho más agradable. ¿Es esto algo que tiente a los clientes? ¿O un SUV de estas características debe ser radical en su planteamiento?

Si lo pensamos bien, es cierto que el BMW X6 no es para todo el mundo y que el GLE Coupé de Mercedes resulta quizá demasiado agresivo a la gran mayoría del público. Puede que sea precisamente por esto, pero los dos SUV coupé alemanes atraen a un gran número de clientes a los concesionarios. En el caso de Audi, el nuevo Q8 será uno de los ejes centrales de la gama y estará en exhibición en sus concesionarios a partir del tercer trimestre. "No queríamos copiar a los otros SUV coupés", explica el diseñador jefe de Audi, Marc Lichte. “Eso habría sido un poco imaginativo diez años después del lanzamiento del X6”. Así que la gente de Ingolstadt decidió no provocar con el Q8 y en lugar de un diseño arriesgado confió plenamente en apostar por el dinamismo.

Como decimos, este SUV coupé está basado en el Q7, pero difiere claramente desde el punto de vista óptico: mientras que uno es pesado y engorroso, el otro, a pesar de una longitud de poco menos de cinco metros y más de dos toneladas, parece rápido y ágil. Pero, sobre todo, la parte trasera es mucho más deportiva y agradable que la de BMW y compañía. Ya nos dimos cuenta de esto en el estreno del Q8 hace unas semanas: en lugar de dejar que el techo se desplome plano desde el montante B, Marc Lichte ofrece a los pasajeros traseros una gran libertad de movimiento y sólo una vez superada la línea de las cabezas cae la luneta trasera en ángulo hacia el maletero.

Numerosos puntos de atracción

En la práctica, esto significa que la habitabilidad en la parte posterior es excelente (el asiento trasero es además deslizable) mientras que la capacidad del maletero, que oscila entre 605 y 1.755 litros, no alcanza el nivel Q7, sino que es lo suficientemente grande para viajes de vacaciones y ocasionalmente para compras voluminosas. El único inconveniente que observamos durante la primera prueba es que los respaldos del asiento trasero no pueden abatirse desde el maletero (el Q7 tampoco puede hacerlo). Los ingenieros parece que han estado ocupados en otros detalles diferenciadores, como, por ejemplo, en las puertas sin marco, que se diseñaron especialmente para el Q8.

Por cierto, este Q8 tiene las mismas desventajas que todos los coupés y es que el aislamiento acústico no es tan perfecto como con una puerta convencional. Así, en la autopista uno piensa que el ruido del viento penetra un poco más fuerte en el Q8 que en el Q7. En términos de diseño y elegancia, sin embargo, las líneas coupé son sin duda un punto de atracción, al igual que los faros LED extremadamente planos, la nueva parrilla octogonal del radiador del SUV o la tira de luz continua en la parte trasera, copiada de los A7 y A8. Por último, el puesto de conducción es de última generación (al menos en el equipamiento más alto) con dos grandes pantallas táctiles en la consola central, la pantalla Head-up display y el panel de instrumentación completamente digital.

Vulnerabilidad: Automático

Ya hemos admirado, tocado y examinado todo esto extensamente, pero ahora queremos saberlo: ¿cómo va el Q8 en carretera? Lo primero es que no hay demasiados quebraderos de cabeza para elegir el motor, ya que este Audi sólo arranca con una versión Q8 50 TDI con motor diésel V6 de tres litros, que desarrolla 286 CV y desarrolla 600 Newton metros de par. Parece mucho, pero en realidad hace falta mover mucha masa. Y como la potencia sólo se aplica completamente a un régimen relativamente alto (2.250 rpm) la transmisión automática estándar de ocho velocidades tiene mucho trabajo que hacer.

Es una lástima que - dependiendo de su configuración dinámica – la transmisión a veces actúa un poco lenta y a veces un poco agitada. A menudo pasa un tiempo antes de que se haga efectivo el cambio y otras veces el convertidor cambia a través de los engranajes casi abruptamente. Sea como fuere, lo que no falla es la potencia en sí misma, ya que siempre hay suficiente margen disponible para seguir acelerando. Este SUV de 2.2 toneladas acelera de 0 a 100 km/h en 6.3 segundos y puede conseguir una máxima de 240 km/h.   

Dinámica lateral impresionante

La dinámica lateral del Audi Q8 es más impresionante que las cualidades de velocidad y resistencia: el chasis, sintonizado con mucha destreza y que puede equiparse si se desea con suspensión neumática, trabaja junto la dirección en las cuatro ruedas y el sistema de tracción permanente que garantizan una agilidad hasta ahora conocida solamente en el Porsche Cayenne (dentro de esta categoría de peso). El Q8 se mueve inquebrantablemente a lo largo de sinuosas carreteras rurales, y donde los conductores del Q7 ya tienen gotas de sudor en la frente, el SUV coupé sigue dando afrontando curvas tranquilamente.

El conductor puede disfrutar también del placer de conducir en carretera, donde el Q8 hace tantas tareas automáticas como sea posible: mantener el carril, la dirección, el frenado, la aceleración, evitar colisiones traseras, advertir de tráfico lateral y de peatones… todo lo que es actualmente posible (y permitido) lo sabe hacer el Q8. Incluso en el aparcamiento se preocupa de que no haya toques antiestéticos con columnas u otros coches y también vigila las llantas de al menos 19 pulgadas cuando aparca, prefiriendo quedarse alejado del bordillo antes que arriesgarse a hacerle algún arañazo.

Con alimentación de red de 48 voltios

Lo que aún no sabemos es cuánto consume el Q8 50 TDI. Hasta el inicio de los pedidos en julio, las nuevas mediciones de consumo de la WLTP están todavía en pleno desarrollo; sin embargo, hay que tener en cuenta que no será inferior a unos diez litros. Si queremos ahorrar un poco más, tendremos que esperar al Q8 45 TDI, que no deja de ser una versión con solo 231 CV del mismo motor V6 diésel. Aunque es poco probable que consuma mucho menos que el motor que hemos probado, al menos sí bajará el precio de entrada unos ocho o diez mil euros.

Además, Audi tiene previsto lanzar una versión de gasolina de 340 CV (Q8 55 TFSI) y un híbrido enchufable. Por otro lado, habrá un modelo S que contará con el motor diésel V8 de 435 CV del SQ7, y esperamos que también llegue el RS con un motor de gasolina de 600 CV.

Resumen

El Q8 (precios aún sin desvelar para el mercado español) llega más tarde que sus rivales, pero ha conseguido llegar más fuerte. Técnicamente es un coche basado en el Q7, pero sin embargo es un coche completamente diferente. No sólo porque a Marc Lichte se le permitió jugar con cosas como la parrilla, los faros LED o las puertas sin marco, sino también porque se ha convertido el puesto de conducción en un cockpit de gran lujo.

Y, por último, el Q8 es también mucho más dinámico que el Q7. Los ingenieros encargados de la suspensión han dado lo mejor de sí mismos en el Q8 y han conseguido hacer un coloso de cinco metros increíblemente ágil sobre sus enormes ruedas.