sin imágenes
AutoScout24
AutoScout24 Revista

Fecha de publicación del artículo 24.07.2018

ww2.autoscout24.es?article=616905

Presentación: Mercedes-AMG 53

Fuerza bruta desde 100.000 €

Hace unos meses trajimos un artículo donde os dábamos a conocer la preparación más potente de los Clase E Cabrio y Coupé y del CLS. Ahora tenemos que añadir que también tendrán una versión AMG el Clase E Berlina y Estate. Ya se admiten pedidos y los precios para España parten desde los 100.300 euros.

Bajo el capó de estos modelos alemanes encontramos un nuevo motor electrificado con 3.0 litros y doble sobrealimentación. El motor se dispone en línea con 6 cilindros y desarrolla 435 CV y un par máximo de 520 Nm. Una gran prestación de estos modelos de Mercedes-AMG es la caja AMG SPEEDSHIFT TCT de 9 marchas que optimizará (dentro de lo posible) un consumo moderado. Y digo moderado porque, según la casa, el consumo no sube de nueve litros. Difícilmente creemos que así sea porque tenemos ante nosotros un coche de 435 caballos de potencia y lo último en lo que vamos a pensar es en reducir el consumo. Además todos traen la tracción integral variable AMG Performance 4MATIC+.

Hay que tener valor y dinero para hacerse con uno de estos deportivos que AMG prepara para los más pudientes. Coches que, limitados electrónicamente, alcanzan los 250 Km/h. Con el paquete opcional AMG Driver podremos topar los 270 Km/h. Casi nada.

Como decíamos, ya están disponibles los pedidos de estos modelos. El más barato, por decir algo, es el E 53 4MATIC+ Berlina que cifra su precio en 100.300 euros. El Coupé cuesta 104.500 € y el Estate 105.800 €. La versión descapotable como es habitual se va hasta los 112.200 euros. Pero el salto importante lo vemos en el CLS 53 4MATIC+ que podemos pedirlo por 127.000 euros.

Prestaciones sin apenas rival por un precio que quizás, sí tenga rival. Veremos cuántas unidades reserva Mercedes-AMG a sus clientes que, por pocas que sean, ya serán rentables. Un coche estratosférico que empuja sin parar hasta los 100 Km/h en 4.5 segundos. Como decía, valor y dinero hacen falta para domar a esta bestia teutona.