sin imágenes
AutoScout24
AutoScout24 Revista

Fecha de publicación del artículo 06.08.2018

ww2.autoscout24.es?article=618533

Primer contacto: Hyundai Kona Elétrico

Probamos el SUV eléctrico de Hyundai

Hyundai se está convirtiendo poco a poco en una marca eléctrica. El Ioniq, disponible como coche híbrido, híbrido enchufable y eléctrico puro, fue pionero en este aspecto, y este año se añadirá a esta gama tanto el Nexo (propulsado por hidrógeno) como el Kona eléctrico. Este último quiere marcar la diferencia con su encantador aspecto SUV y con dos accionamientos eléctricos diferentes.

Aquellos que estén interesados en el Kona Eléctrico (4,18 metros de longitud), que se diferencia de sus hermanos convencionales sobre todo por la parrilla cerrada del radiador y los paragolpes ligeramente modificados, tiene una opción: elegir el modelo estándar con una batería de 39,2 kWh y 100 kW/136 CV, o bien la versión Maxi, que no sólo cuenta con más potencia (150 kW/204 CV), sino sobre todo con un aumento de potencia de 64 kWh. Con la batería más grande, la autonomía sube desde 312 hasta 482 kilómetros según la nueva medición de la WLTP.

Incluso si el valor de la plataforma WLTP está mucho más cerca de la realidad que las cifras de NEDC, el Kona de largo alcance probablemente cubre alrededor de 400 kilómetros en la vida diaria. Esto significa que en las excursiones de fin de semana se puede llegar un poco más lejos de lo que estábamos acostumbrados, sin tener que buscar una toma de corriente en medio de la nada.

Sin embargo, aquellos que saben desde el principio que el E-Kona será un coche de ciudad puro pueden ahorrar con seguridad el sobrecoste de pasar de 39 a 64 kWh y prefieren conducir a la estación de carga de vez en cuando con más frecuencia. ¿Por qué? Realmente, nadie recorre más de 250 kilómetros en un día dentro de la ciudad.

En cualquier caso, habrá clientes a los que les compense dar el salto a la versión más alta, porque ésta incluye equipamientos que no están disponibles en la versión básica, como pantalla frontal, asientos de cuero ventilados, asistente de atascos, sistema de aviso de tráfico transversal y reconocimiento de señales de tráfico.

80% en sólo una hora

Si encontramos una estación de carga adecuada, es posible recargar el Kona con hasta 100 kW, entonces la batería del modelo ‘grande’ debería llenarse al 80 por ciento en sólo una hora. Con el wallbox tarda nueve horas y media (tres horas más que la batería ‘pequeña’). Pero ¡ay de aquellos que tienen que cargar en el enchufe de la casa durante la visita de su abuela! En este caso Kona XL necesitará estar más de un día aparcado hasta  llenarse a tope.

La energía en sí misma se almacena en las baterías ubicadas en la parte inferior de la carrocería. Para hacer espacio, el asiento trasero tuvo que ser levantado un poco, lo que a su vez significa dejar menos espacio libre. El maletero también se ha tenido que sacrificar un poco, y ahora se traga 332 litros (en Kona normal entran 361). No obstante, el asiento trasero todavía puede abatirse, en cuyo caso el modelo E también tendrá una capacidad respetable de 1.114 litros.

Gran capacidad de aceleración

Como todos los coches eléctricos, el Kona tiene una salida desde parado muy rápida. En términos de recuperación, ambas versiones son más o menos iguales porque, después de todo, el par es el mismo. Con 395 Newton metros, la sensación es cualquier cosa menos pobre.

Eso sí, la mayor potencia permite al Kona de 150 kW romper la marca de los 100 km/h en sólo 7,6 segundos; mientras, la versión básica de 50 kW tarda 9,7 segundos en realizar el mismo sprint.

Como era de esperar, el Kona más potente también está por delante en velocidad máxima y puede llegar a ponerse a 167 km/h, pero sinceramente, es poco probable que nadie conduzca a estas velocidades, ya que hacen que el consumo aumente enormemente, y los 13,9 y 14,3 kWh por cada 100 kilómetros anunciados se conviertan en un auténtico espejismo.

Un solo pedal

Algo especialmente novedoso es, por otro lado, el modo de conducción con un solo pedal (el cual conocemos de otros modelos eléctricos como el nuevo Nissan Leaf). El pedal de freno se utiliza muy rara vez en la vida cotidiana de un eléctrico, ya que el modo de recuperación de energía consigue retener el coche mientras recarga las baterías. Sólo necesitaremos utilizar realmente los frenos en caso de emergencia.

Este estilo de conducción tiene dos ventajas: por un lado, devuelve una cantidad máxima de energía a las baterías y, por el otro, es divertido y requiere cierta práctica y costumbre por parte del conductor.

 
Conclusion
hier
Si usted está interesado en un Hyundai Kona, probablemente continuará comprando un coche de gasolina, pero si usted está buscando un coche eléctrico, esta alternativa coreana ofrece una propuesta fresca a los protagonistas habituales del segmento como el Renault Zoe, VW E-Golf o Kia Soul EV. El Kona eléctrico tiene muy buena visibilidad, se conduce perfectamente y de manera fácil y, gracias a las dos opciones disponibles, es apto como coche único (en numerosos casos, obviamente) y también como segundo coche. Lo malo, como siempre, es que hay que rascar profundamente el bolsillo. El modelo grande está disponible desde algo más de 41.000 euros, mientras que la versión de acceso de 37kW puede 35.700 euros.