sin imágenes
AutoScout24
AutoScout24 Revista

Fecha de publicación del artículo 16.11.2018

ww2.autoscout24.es?article=632367

Primer contacto: Suzuki Vitara

Aspirante a todo

Suzuki renueva y perfila su Vitara introduciendo ligeras modificaciones estéticas, sumando una mayor calidad interior y abandonando por completo el diésel. Disponible con dos motores turbo de gasolina, con 111 y 140 CV, una de sus principales virtudes sigue siendo la apuesta por la tracción total. Está ya a la venta por un precio que puede partir, con todos los descuentos aplicados, de los 15.735 euros.

El Suzuki Vitara no solo es uno de los tres pilares de la firma asiática (junto con el Swift y el Jimny), sino que de siempre ha sido considerado como uno de los todocaminos más solventes del mercado. Sus 30 años de vida, y más de tres millones de unidades vendidas en el mundo así lo avalan. Su última generación, aparecida en 2015, sorprendió más que por su frescura estética (heredada del concept iV-4), por el cambio de filosofía efectuado, reorientándose como un modelo más asfáltico.

Ahora, tres años y medio después de aquella nueva entrega, Suzuki realiza el típico restyling de mitad de vida comercial. Actualización que, aunque acabamos de conocer en persona, lleva a la venta desde principios de septiembre. Manteniendo intactos sus 4,18 metros de largo, el SUV-B japonés ofrece una estética más moderna, con soluciones vistosas que le permitan estar vigente hasta que aparezca la nueva generación.

Retocado lo justo

En este sentido, los dibujantes japoneses han introducido pequeñas pinceladas con gran protagonismo para las superficies cromadas. Solución que está presente tanto en la parrilla, como en los embellecedores inferiores que rodean los antiniebla delanteros y que, según lo comprobado en algunos modelos de la presentación, también pueden contar con un marco en azul turquesa más vistoso.

Tarifa de precios (sin promociones)

En la zaga, lo más destacado son, sin duda, los inéditos grupos ópticos que además de cambiar su forma, incluyen la tecnología LED. Dos nuevos juegos de llantas de aleación de 17 pulgadas (una de ellas pulida) se unen a las amplias posibilidades de personalización que se mantiene intactas, con una completa paleta de colores, incluyendo combinaciones bitcolor, packs de accesorios y detalles interiores y exteriores.

Salto de calidad

En el habitáculo los cambios quizá son más acusados. La calidad general ha aumentado sustancialmente al incluir materiales más blandos en la parte inferior del salpicadero, mientras que el cuadro de relojes se convierte en el elemento más destacado del puesto de conducción. La nueva pantalla LCD de 4,2 pulgadas aumenta su resolución y número de informaciones tales como los modos de conducción, la entrega de par y potencia o las indicaciones de la navegación.

El renovado Vitara también ofrece detalles de calidad como la tapicería de cuero o el nuevo reloj analógico situado en la parte superior del salpicadero, justo por encima de la pantalla de 7 pulgadas, que únicamente será estándar en el acabado más alto de la gama, el GLX.

Por lo demás, la habitabilidad general se mantiene, con un habitáculo apto para cinco ocupantes, con un acceso cómodo a las plazas traseras o un maletero que cubica 372 litros  ampliables hasta 1.120 litros.

Gana en seguridad

El apartado de la seguridad ha sido uno de los más revisados por parte de los ingenieros de Suzuki a la hora de presentar este renovado Vitara. Al control de velocidad de crucero adaptativo y el control predictivo de la frenada que ya ofrecía, se unen ahora tres nuevos asistentes en el SUV, como el doble sensor de apoyo a la frenada, la alerta por cambio involuntario de carril con sistema preventivo de giro del volante y la alerta antifatiga.

Pero además, Suzuki incluye otras tres nuevas ayudas inéditas en la marca, como el reconocimiento de señales de tráfico, el detector de objetos en el ángulo muerto y la alerta por tráfico cruzado trasero. Un compendio tecnológico de elevadísima seguridad que, a buen seguro, le hará valedor de las cinco estrellas euroNCAP.  

Dupla de gasolina

Otra novedad importante llega de la mano de su oferta mecánica. Una vez que Suzuki ha desterrado por completo el diésel de su gama, el Vitara pasa a estar disponible con dos únicos motores de gasolina. Ambos turboalimentados y con tecnología BoosterJet, el de acceso parte de un bloque de 3 cilindros en línea y 1.0 litros de cilindrada y 111 CV, a estrenar en el modelo, mientras que el más potente, recurre al conocido 1.4 litros de cuatro cilindros de 140 CV

En ambos casos, la caja de inicio a la que se asocian es una manual, de cinco en el 1.0 y de seis en el 1.4, registrando un consumo medio de 5,3 y 5,8 l/100 km, respectivamente. No obstante, en opción podrán montar la automática con convertidor de par de seis relaciones, que incrementa ligeramente el gasto, al registrar respectivamente 5,7 y 6,3 l/100 km.

No hay cambios en el sistema de tracción, y el Vitara es uno de los pocos, por no decir casi el único de su segmento, que oferta un avanzado sistema 4x4 (bautizado como AllGrip) que aumenta su versatilidad. Gracias a sus cuatro modos de conducción, Auto, Snow, Sport y Lock, a los que suma un control de descensos, el conductor podrá no solo aumentar su seguridad, sino también aventurarse a abandonar el asfalto en busca de terrenos más camperos. A todo ello suma una altura libre al suelo de 18,5 cm, perfecta para afrontar caminos no asfaltados.

Por donde quieras

Como prueba de su efectividad, la marca nos organizó una divertida ruta off-road que nos sirvió para comprobar que Suzuki es sinónimo de tracción total. Pese al cambio de filosofía previamente mencionada, el Vitara mantiene latente su condición histórica de todoterreno al superar cualquier obstáculo que se le presentase.

Y no hablamos solo de un camino de tierra, sino de vadear ríos, bajar pendientes pronunciadas o realizar cruces de puentes y cambios de rasante embarrados. Conectando el modo Snow y el bloqueo del diferencial, el Vitara atravesó sin inmutarse zonas en las que las que muchos de sus rivales, por no decir casi todos, se quedarían atorados.

De vuelta al asfalto, sorprende por lo sencillo y confortable que resulta. Pudimos probar ambos motores y, lo cierto, es que la elección es complicada. Puede que para un uso más esporádico y más sosegado del Vitara, el 1.0 BoosterJet de 111 CV es más que suficiente para nuestras aspiraciones, aunque si queremos algo más de agilidad y prestaciones, el 140 CV debería ser la opción.

En carretera rápida, este último es más solvente, recupera con más facilidad que el tricilíndrico, gracias no solo al mayor par del que dispone, 220 Nm frente a 170, respectivamente, sino también al menor régimen de giro al que hace aparición, pues desde las 1.500 ya notaremos toda esta fuerza, mientras que el 1.0 BoosterJet la retrasa a 2.000 vueltas.

Si nos centramos en el confort de marcha, nada cambia. El Vitara mantiene el esquema McPherson para el eje delantero y la barra de torsión para el trasero, brindándonos un conjunto bien conseguido para devorar kilómetros sin acumular prácticamente fatiga.

Tres acabados

Ya a la venta, la gama comercial del renovado Vitara se distribuye en tres acabados, GL, GLE y GLX. Desde el más básico monta llantas de acero de 16 pulgadas, monitorización de la presión de los neumáticos, 7 airbags, asistente al arranque en pendientes, aire acondicionado… Para optar por las llantas de aluminio de 17 pulgadas, el climatizador, la pantalla táctil de 7 pulgadas con cámara trasera, los cristales tintados, las luces diurnas LED, el control de velocidad o los elevalunas traseros eléctricos, entre otros, habrá que dar el salto al nivel GLE, el cual, previsiblemente, será el más demandado.

Si ya queremos tener un Vitara con lo más de lo más, es decir, faros Full LED, sensores de lluvia y luces, navegador, tapicería mixta tela/cuero, control de velocidad de crucero adaptativo, acceso y arranque sin llave, sensores de aparcamiento o techo solar, habrá que dar el salto al GLX. Eso sí, este último acabado solo está disponible con el motor de 140 CV.

Adicionalmente, Suzuki volverá a ofrecer la edición especial Toro, realizada en colaboración con Bodegas Osborne, con un equipamiento o un diseño específicos en combinación con el motor 1.4 BoosterJet de 140 CV, la tracción total y la caja de cambios automática de seis relaciones.

Con todo, la factura parte desde los 23.890 €, a los que se les sumaría un descuento comercial de 1.300 €, más otros 1.505 € en caso añadir la financiación con la marca; por lo que con todos los descuentos aplicados, la tarifa arrancaría en los 15.735 € y siempre con cinco años de garantía (tres ofrecidos por la marca y dos con la aseguradora del RACE).

En definitiva, Suzuki ha cogido un producto ya de por sí atractivo y lo ha modificado levemente para convertirlo, ahora sí, en un superventas. Cierto es que la competencia es voraz, pero la firma nipona sabe cómo captar a una clientela que busca productos diferentes y, aunque solo sea por lo bien que va fuera del asfalto (sin llegar a ser un todoterreno puro y duro como lo era antes), el Vitara es un candidato serio a subir peldaños.