Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Mazda CX-5

Primer contacto: Mazda CX-5

Así es la segunda generación

30.03.2017

El CX-5 es un coche importantísimo para Mazda. Desde la sede central europea, en Alemania, los directivos de la marca japonesa lo ven incluso como el más importante de todos debido a la creciente demanda del mercado hacia los SUV de tamaño medio. Como si se tratase de una auténtica estrella, este todocamino - cuyo debut se produjo en 2012 - da la bienvenida a su segunda generación.  

Después de vender nada menos que 1,5 millones de unidades en el mundo y tras solo dos años desde su primer facelift, la segunda generación del CX-5 comenzará a venderse en España en el mes de Junio con un precio de partida de 25.000 euros. Su plataforma seguirá siendo la misma que se utilizó en el modelo anterior, algo que ha sido criticado por algunos (principalmente durante su premiere en el Salón de Los Angeles) y que ya se han encargado de etiquetar como “un segundo facelift” en lugar de un nuevo modelo.

Aunque esto puede tener algo de sentido en un primer momento, lo cierto es que el SUV japonés representa el 25% de todas las matriculaciones de Mazda en todo el mundo y ya se ha convertido de alguna manera en el abanderado de la marca. Así que el éxito es innegable y, por tanto, Mazda está en todo su derecho de no someterlo a una transformación integral que pueda comprometer la buena acogida por parte del público. Su éxito en el pasado se resume en la buena dinámica que ofrece y en el espectacular diseño KODO que ha ayudado a impulsar las ventas de la japonesa. ¿Seguirá estando a la misma altura?

Ver todos los Mazda CX-5 de ocasión en AutoScout24.

Galería: Primer contacto Mazda CX-5

Galería: Primer contacto Mazda CX-5

Muy buen aspecto

Si colocamos el nuevo CX-5 al lado del anterior podemos entender rápidamente que no estamos ante un simple lavado de cara. Mazda ha rebajado la altura 35 mm y le ha dado hasta 10 centímetros más de longitud, alcanzando los 4,55 metros y consiguiendo mejorar sobre todo su oferta de espacio en el maletero (506 litros).

Para lograr esta apariencia totalmente nueva sin tocar la plataforma, los diseñadores han jugado bastante con las proporciones y los puntos clave de la carrocería, como el pilar A, que ha sido retrasado 3,5 centímetros dando más longitud al capó, lo cual va en sintonía con la prominente parrilla frontal. Las luces LED son más estrechas (se ofrecen de manera opcional un sistema de iluminación matricial) y le dan un toque mucho más dinámico a la vista frontal. Y a todo esto, hay que comentar el nuevo color de carrocería Soul Red Crystal, con un 20% más de brillo y un 50% más de profundidad.

Galería: Primer contacto Mazda CX-5

Galería: Primer contacto Mazda CX-5

Galería: Primer contacto Mazda CX-5

En el interior también se aprecia un salto de calidad notable. Hay más cromados, un acabado lacado en la consola central y materiales de mejor calidad más acorde con el segmento Premium. La instrumentación, que está totalmente orientada hacia el conductor, combina elementos analógicos y digitales, lo cual le da un “plus” de autenticidad y personalidad en su ambientación. La parte digital consiste en una pantalla de 4,6 pulgadas tras el volante que se complementa con la de 7 pulgadas, la cual va situada en la consola central y permite controlar las funciones de navegación e infoentretenimiento.

En esta generación aparece dentro de la lista de equipamientos el valiosísimo head-up display. Gracias a este sistema, incluido en el nivel top de equipamiento, se puede proyectar información útil en el parabrisas sin necesidad de apartar la vista de la carretera. También se ofrece como novedad un asistente de tráfico, que no solo frena completa y automáticamente gracias a un radar, sino que puede volver a recuperar la velocidad inicial por sí mismo.

Más espacio y mejor aprovechado

Los ocupantes pueden disfrutar de mucho espacio y comodidad en todas las plazas del CX-5. El maletero solo ha crecido 6 litros con respecto al anterior, pero lo más interesante está en que ahora los respaldos traseros de la segunda fila pueden reclinarse. Esto, junto con la división en tres partes de la banqueta posterior, hace que las posibilidades para organizar el espacio de carga sean muy generosas. Como guinda del pastel se ofrecen en el catálogo un portón trasero eléctrico.  

Galería: Primer contacto Mazda CX-5

Y, por último, el apartado de motores. En esta segunda generación se incluyen motores ya utilizados en el anterior modelo, como el 2.2 Skyactiv diésel con 150 y 175 cv, así como el 2.0 Skyactiv gasolina de 165 cv, que en su versión con tracción integral i-Activ, entrega cinco caballos menos. La tracción integral se puede acoplar también a los motores diésel con un incremento del precio de unos 2.000 euros. Como complemento a esta oferta de motores habrá un 2.5 de 200 cv que llegará en verano. Un motor con desconexión de cilindros cuyo objetivo principal será el de ofrecer un excelente rendimiento a cambio de un consumo muy bajo.

La experiencia de conducción, aunque no haya cambiado la plataforma ni tampoco los motores ofrecidos, es sensiblemente diferente. Para cumplir con la filosofía de Mazda en la que prima la conexión coche-conductor (Jinba Ittai, más o menos lo mismo que ocurre entre un jinete y su caballo), los ingenieros de Mazda han hecho un trabajo excelente en la puesta a punto del chasis.

Galería: Primer contacto Mazda CX-5

La dirección asistida, gracias al G-Vectoring Control, proporciona mayor dinamismo y, dependiendo del ángulo de giro, proporciona más o menos par a las ruedas para conseguir que el vehículo no pierda estabilidad en ningún momento. La suspensión, por su parte, es más cómoda que la anterior, y puede “tragarse” todo tipo de irregularidades del asfalto y devolver un tacto muy esponjoso sin perder efectividad.

Si nos ceñimos a las mejoras, lo que más nos ha llamado la atención es el mejor aislamiento acústico, sobre todo en la versión de 175 cv que pudimos conducir por los alrededores de Siena. Con este motor, el consumo prometido es de 5,4 litros, aunque en nuestra conducción obtuvimos valores más cercanos a los 8 litros.

  • Mazda CX-5: Longitud: 4,55 Metros, Ancho: 1,84 Metros, Altura: 1,68 Metros, Distancia entre ejes: 2,70 Metros, Volumen de maletero: 506 Litros (hasta 1620 Litros).

Mazda CX-5 Skyactiv-G 165: 2,0-Litros-Gasolina, Cambio manual 6-velocidades, 121kW/165 cv, Par máximo: 210 Nm a 4.000 rpm, 0-100 km/h: 10,4 seg, Vmax: 201 km/h, Consumo mixto: 6,4 Litros/100 Kilometros

Mazda CX-5 Skyactiv-G 160 AWD: 2,0-Litros-Gasolina, Tracción a las cuatro ruedas, Cambio manual 6 velocidades (Opcion Automático 6 velocidades), 118 kW/160 cv, Par máximo: 208 Nm a 4.000 rpm, 0-100 km/h: 10,9 seg (10,5 seg), Vmax: 198 km/h (188 km/h), Consumo mixto:  6,8 Litros/100 Kilometros (6,6 l/100 km).

Mazda CX-5 Skyactiv-D 150: 2,2-Litros-Turbodiesel, Cambio manual 6 velocidades, 110 kW/150 cv, Par máximo: 380 Nm entre 1.800 y 2.600 rpm, 0-100 km/h: 9,4 seg, Vmax: 204 km/h, Consumo mixto:  5,0 Litros/100 Km (Diesel),

Mazda CX-5 Skyactiv-D 150 AWD Automatico: 2,2-Litros-Turbodiesel, Tracción integral, Cambio manual de 6 marchas, 110 kW/150 cv, Par máximo: 380 Nm entre 1.800 y 2.600 rpm, 0-100 km/h: 10,3 seg, Vmax: 196 km/h, Consumo mixto:  5,8 Litros/100 Km (Diesel),

Mazda CX-5 Skyactiv-D 175 AWD: 2,2-Litros-Turbodiesel, Tracción a las cuatro ruedas, Cambio manual de 6 marchas, 129 kW/175 cv, Par máximo: 420 Nm a 2.000 rpm, 0-100 km/h: 9,0 seg (9,5 seg), Vmax: 208 km/h (206 km/h), Consumo mixto:  5,4 Litros/100 Km (5,8 l/100 km, Diesel).

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Garantía Sellada

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.