Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Prototipo Volkswagen T-Cross

Prototipo: Volkswagen T-Cross

Así será el 'mini-Touareg'

02.08.2018

La ofensiva SUV continúa: después del Touareg y del Tiguan, VW se sube finalmente al carro de los SUVs pequeños. Como siempre, los Wolfsburgo se han tomado su tiempo, pero llegan a con una oferta bastante madura. A partir de la primavera de 2019, el Hyundai Kona, Opel Crossland X o Mini Countryman se sentirán intimidados por el T-Cross, que probablemente atraerá a muchos compradores.

El más pequeño de los SUV en la gama VW mide sólo 4,11 metros, lo cual puede parecer muy poco, pero en realidad el T-Cross resulta ser un verdadero milagro de espacio. En la parte delantera el espacio es más que aceptable, pero lo mejor es que pueden viajar pasajeros de casi cualquier tamaño porque hay muy buen espacio en la parte trasera. Esto se consigue empujando el asiento trasero completamente hacia atrás, dejando el maletero con 385 litros de capacidad. Si desplaza las sillas 15 centímetros hacia adelante, sólo hay espacio en la segunda fila para una sillita de bebé, pero de esta manera el espacio de almacenamiento detrás crece hasta los 455 litros.

Cualquiera que tenga que transportar más equipaje puede abatir el respaldo y conseguirá una zona de carga prácticamente lisa, donde sólo la división entre el asiento trasero y el maletero molesta un poco. De esta manera caben un máximo de 1.281 litros en el T-Cross, y con el asiento del acompañante plegable opcional, incluso se podrían transportar objetos muy largos como unos esquís. ¡Pero cuidado! Si cargamos hasta la parte delantera, correremos el riesgo de rayar el plástico duro del salpicadero.

Aspecto muy SUV y colores brillantes

Este plástico duro se mantiene en los cinco niveles de acabado disponibles; las conocidas versiones Trend, High, Comfort y R-Line se unen por primera vez a la Design-Line en el T-Cross. No obstante, el interior se puede adornar con colores brillantes y, por supuesto, con los equipamientos tecnológicos habituales del grupo VW: cuadro de instrumentos digitales, un sistema de información y entretenimiento con pantalla táctil de hasta ocho pulgadas, etc.

Galería: Prototipo Volkswagen T-Cross

El hecho de que este VW se vea ‘mucho más SUV’ que el de su marca familiar Seat (el Arona) se debe en parte a la posición de los asientos. Mientras que en el español es casi tan baja como en el Ibiza, en el T-Cross la altura es diez centímetros más alta que la del VW Polo. ¡Y esto también se nota por fuera!

En cuanto al diseño, la parrilla es muy grande, y eso nos gusta. Los faros LED opcionales miran hacia adelante con confianza y el capó alto tiene una apariencia bastante poderosa. En la parte trasera, Volkswagen presenta el T-Cross con una nueva iluminación en forma de C, y por primera vez hay una tira reflectora que cubre todo el ancho del maletero.

Pocos motores confirmados

Aunque VW mantiene todavía a este pequeño guardado bajo llave, en AutoScout24 tuvimos la oportunidad de dar una breve vuelta de prueba con un T-Cross camuflado. Bajo el capó contábamos con el potente motor turbo de gasolina de 115 CV de un litro y tres cilindros, que también conocemos por el Seat Arona. Suministra sus aproximadamente 200 Newton metros de par a una transmisión manual de seis velocidades o a un embrague doble con siete velocidades y no tiene grandes dificultades para mover este coche, el cual se espera que pase de los 1.100 kilos de peso. Para aquellos que necesitan menos potencia habrá disponible una versión de 95 CV, mientras que por arriba se podrá elegir el motor de 150 CV de 1,5 litros y cuatro cilindros. El modelo básico es siempre manual, el motor superior está permanentemente asociado al DSG.

Galería: Prototipo Volkswagen T-Cross

Volkswagen también ofrece como alternativa un motor diésel de 1,6 litros y 95 CV, los motores más débiles disponibles para el Polo no están previstos y actualmente no se habla de versiones híbridas, enchufables o eléctricas o de gas natural. Sin embargo, la electrificación (parcial) también sería una buena manera de conducir el eje trasero: a pesar de su aspecto todoterreno, Volkswagen todavía no ha previsto una solución de tracción a las cuatro ruedas en esta clase de vehículos (recordemos que, con una distancia al suelo de más de 18 centímetros, el T-Cross puede conducirse por muchos caminos de tierra sin riesgo alguno).

Previsto para 2019

En nuestra breve prueba, también percibimos que la suspensión tiene una configuración orientada hacia la conducción fuera del asfalto. Esto no significa que el T-Cross no tolere la conducción en curva con cierta deportividad, pero en general la tendencia es más hacia la comodidad. Sin embargo, los ingenieros todavía están trabajando en los toques finales, ya que después de todo, todavía queda casi un año antes de que el T-Cross esté realmente en el concesionario.

Galería: Prototipo Volkswagen T-Cross

Los precios del Volkswagen T-Cross todavía no han sido desvelados. Volkswagen quiere mostrar el T-Cross sin este camuflaje en otoño, así que las tarifas probablemente permanecerán bajo llave hasta poco antes del lanzamiento al mercado, previsto para mayo de 2019. Pero, si miramos a Seat, te darás cuenta de que el Arona cuesta más de 2000 euros más que el Ibiza. La prima en VW debería ser igualmente alta, es decir, que el precio de partida del T-Cross debería ser de alrededor de 17.000 euros con el motor de  95 cv.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.