Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Presentación BMW Serie 8

Presentación: BMW Serie 8

Vuelta a las andadas

19.06.2018

20 años después de jubilarle, BMW resucita la Serie 8 con un cupé de diseño escultural, avanzado tecnológicamente y con una gama de motores equilibrada en el que destaca la versión M850i xDrive con 530 CV. Llegará al mercado en noviembre.

Casi dos décadas después de que desapareciera, la Serie 8 vuelve a formar parte de la gama BMW. En efecto, el cupé que estuvo vigente entre los años 1989 y 1999 se reinventa y, de paso, rellena el hueco dejado tras la salida del Serie 6 Coupé.

Galería: Presentación BMW Serie 8

Desde su aterrizaje, previsto parar el mes de noviembre, el Serie 8 Coupé se posicionará en lo más alto de la gama de cupés de la firma. Para ello cuenta con una carrocería grandiosa y, sobre todo, muy llamativa. Con 4,85 metros de largo, 1,90 de ancho y 1,34 de alto mantiene ligeramente el aspecto del concept que se desveló en el Concorso d’Eleganza Villa d’Este del año pasado.

En este sentido, los dibujantes alemanes han querido imprimir deportividad y elegancia a partes iguales. Características que se observan en una silueta bien trabajada y siempre a favor del viento, con un alargado capó y un voladizo trasero más deportivo. Si bien su Cx no es el mejor del sector, 0,33, sí cuenta con varios elementos que intentan mejorar el flujo de aire. Desde una parrilla activa (su diseño además está realizado en una pieza) hasta el alerón trasero, pasando por los ya característicos Air Breathers, sin olvidar el pequeño spolier frontal o el techo realizado en plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP). Para completar su exterior, el nuevo BMW Serie 8 monta unos faros con tecnología LED incorporada, los delanteros además pueden ser láser, mientras que la llantas partirán de las 18 pulgadas y podrán llegar hasta las 20”.

Galería: Presentación BMW Serie 8

Nuevo ambiente

De puertas para dentro los cambios los centran la nueva pantalla central del 10,25 pulgadas completamente táctil y, sobre todo, el nuevo cuadro de instrumentos digital. Ambos se complementan con un Head-up Display mejorado, más grande, con más contraste y con un mayor número de información. La zona de la palanca de cambios y del mando iDrvive también se ha rediseñado ganando en vistosidad y orden.

Puede tener inserciones en cristal, lo que permite que aumente la calidad de un conjunto ya de por sí excepcionalmente rematado en el cual se emplean materiales de primera, tales como el cuero, la piel o el magnesio. Todo ello sin perder el toque deportivo. Este se observa en los asientos delanteros, con reposacabezas integrado o en una zona trasera apta para dos personas menudas (la batalla está además cifrada en 2,82 metros). En lo que respecta al maletero, los 420 litros no parecen excesivos, pero sí pueden ampliarse al abatir los respaldos en una proporción 50/50.

Galería: Presentación BMW Serie 8

Como es habitual en BMW, existirán varios paquetes de diseño, cada uno con sus propias especificaciones y materiales; mientras que en lo que respecta al equipamiento no faltarán elementos como el sistema de sonido Bowers&Wilkins Diamond, a la llave Display Key o a las funciones de conectividad que permitirán abrir y cerrar el coche directamente desde el smartphone.

Dos motores… de momento

Si nos centramos en el apartado mecánico, BMW ha querido contentar a todos sus clientes. Lo decimos porque aunque el Serie 8 parece estar enfocado a la deportividad, también estará disponible con un bloque diésel. Se trata del 840d xDrive, que emplea el conocido 3.0 litros biturbo, de seis cilindros en línea y 320 CV. En combinación con la caja de cambios automática Steptronic de ocho relaciones, consigue un 0 a 100 km/h de 4,2 segundos y una media de consumo de 6,2 l/100 km.

Galería: Presentación BMW Serie 8

En el otro lado de la balanza, decantándolo incluso hacia él, aparece la versión M850i xDrive, que se alimenta del descomunal motor de gasolina 4.4 V8 biturbo que, en este modelo, cifra una potencia de 530 CV y 750 Nm de par máximo, disponibles entre las 1.800 y las 4.600 rpm. Se combina con la misma transmisión y, al igual que en el diésel, tendrá tracción total de serie. Más adelante se espera la llegada de la versión pata negra de la gama, el M8 del que BMW solo nos ha mostrado algunas imágenes rodando en circuito y con traje de camuflaje.

Dos mecánicas a la altura de un chasis que, según dicen en la propia marca, permitirá rodar a diario con él o disfrutar de un tramo sinuoso con total garantía. Para ello, el Serie 8 equipa un equipo de suspensión compuesto por paralelogramo deformable delante y cinco brazos detrás. A ella le suma la función activa de los amortiguadores variables (que varía la dureza en función del modo de conducción escogido), las barras estabilizadoras activa que evitan el balanceo o un eje trasero direccional capaz de girar las ruedas hasta en 2,5º.

Galería: Presentación BMW Serie 8

Todo ello rematado por unos frenos que pueden ser M Sport específicos, escape deportivo, bloqueo del diferencial trasero o una carrocería realizada en aluminio (que le ha permitido rebajar el peso por debajo de las 2 toneladas) que, adicionalmente y como te hemos comentado, puede añadir elementos en carbono: techo, espejos retrovisores, entradas de aire, paneles de las puertas, molduras…

En definitiva, BMW ha resucitado al Serie 8 proponiendo un modelo de garantías. Todavía no sabemos precios pero sí que las primeras unidades se empezarán a ensamblar en la fábrica de Dingolfing (la misma en la que se monta el Serie 7) durante el mes de julio para llegar al mercado antes de que acabe el año.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.