Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto BMW i8

Primer contacto: BMW i8

El deportivo del mañana

28.04.2014

Esta ha sido nuestra primera aproximación a un híbrido de cuatro ruedas motrices realmente deportivo. Aunque el BMW i8 es un vehículo que todavía se encuentra en fase de pre-producción nosotros ya hemos podido subirnos a él. En el estado norteamericano de California ha podido demostrarnos todo lo que se puede hacer con un motor de tres cilindros y un verdadero arsenal de tecnología híbrida.

Galería: Primer contacto BMW i8El objetivo de BMW con el i8 no es ni mucho menos pequeño, y es que los bávaros quieren inventar y poner en el mercado el nuevo concepto de coche deportivo. Este tipo de vehículos, siempre más preocupados por las prestaciones que por las emisiones, no disponen de la misma reputación que los SUV actuales, ya que el compromiso que cumplen con el medioambiente es mucho mayor en estos últimos. BMW quiere posicionarse aquí como auténtico pionero con este híbrido-eléctrico-enchufable, un coche tan respetuoso con el medioambiente como radical en sus sensaciones.

El objetivo

Desde el punto de vista estructural, es evidente que BMW ha querido dar prioridad al aspecto deportivo e icónico. El i8 cuenta con una configuración de asientos 2+2, pesa casi 1,5 toneladas y puede firmar un cero a cien en 4 segundos, el mismo tiempo que necesita un Porsche Carrera. Sin embargo, la diferencia con el deportivo de Stuttgart es que el i8 homologa un consumo de combustible medio de 2,5 litros. Este es realmente su valor añadido y por lo que BMW considera al i8 como “el verdadero coche deportivo del siglo XXI”.

Galería: Primer contacto BMW i8Según el responsable de diseño de este coche, Adrian van Hooydonk, el i8 “no es sólo un coche moderno, sino futurista”. Es un coche en el que la aerodinámica quiere ser la protagonista y en el que, a pesar del salto gigantesco con respecto a otros modelos de BMW, la esencia de la marca sigue estando presente en todos los rincones de la carrocería.

La base

Galería: Primer contacto BMW i8Tanto el motor de gasolina como el eléctrico se han configurado para lograr la máxima eficiencia posible en el i8. El eléctrico se encuentra en el eje delantero y está destinado a lograr una conducción libre de emisiones en ciudad y en cualquier circunstancia en la que podamos circular con suaves movimientos en el acelerador. El motor de combustión, por su parte, se encuentra en la parte posterior y está destinado a estirar la autonomía máxima y a conseguir altas velocidades.  Este está apoyado además por otra unidad de 15 kW que actúa como motor de arranque y generador (a través del motor de gasolina puede cargar la batería) mientras añade 125 Nm de fuerza al cigüeñal para reducir el retraso en la entrada del turbo.

La colocación de los motores en el eje delantero y trasero no es casualidad, ya que durante la frenada, por ejemplo, el motor eléctrico puede recibir mayor energía procedente de la frenada, mientras que el motor de combustión se encarga de dar la típica sensación de “tracción trasera” de cualquier BMW. De paso se consigue una mayor estabilidad en el reparto de pesos.

En modo eléctrico

Galería: Primer contacto BMW i8El i8 puede moverse de forma totalmente eléctrica durante 30 km y hasta una velocidad de 120 km/h. En nuestra primera salida por las calles de Santa Mónica, el silencio y la suavidad en los primeros metros de movimiento fueron los absolutos protagonistas. El modo Driving Experience Control está disponible en el i8 igual que en otros muchos modelos de BMW, pero el verdadero protagonista es el ECO-PRO, que permite una conducción puramente eléctrica regulando además el gasto procedente de algunos componentes como el aire acondicionado. Durante nuestra toma de contacto por ciudad conseguimos estirar esta autonomía hasta los 27 kilómetros, lo cual está cerca de lo prometido por BMW pero bastante por debajo de las expectativas.

Y es que, al final, el coste de un i8 será de 130.000 euros, un precio desorbitado para considerarlo únicamente un coche eléctrico. BMW justifica este elevado precio en la otra parte, la de su faceta deportiva, aunque ayudado por cargas parciales (en el trabajo, en plazas de aparcamiento, en casa, etc) puede circular en un porcentaje bastante alto de kilómetros totalmente libre de emisiones. Para distancias largas, no obstante, se recomienda el funcionamiento mixto de ambos motores, el cual se consigue eligiendo el modo Comfort.

Modo comfort

Galería: Primer contacto BMW i8Salir de la ciudad y pasar a carreteras secundarias bastante cargadas de tráfico nos permitió probar otros modos de conducción. Por encima de 65 km/h, por ejemplo, el motor de combustión entra en modo híbrido de forma muy suave y permite incrementar tanto el ritmo como la forma de pisar el acelerador. Al volver a entrar en ciudad o reducir el ritmo, el sistema volverá al modo eléctrico, sin ruido y sin consumo alguno de combustible. En el modo Comfort, la batería siempre está disponible hasta un 25% de su capacidad.

Modo Sport

Galería: Primer contacto BMW i8En el trayecto que une Santa Mónica y Malibú las carreteras son estrechas y las curvas bastante cerradas y próximas unas de otra. En este escenario, el i8 se muestra bastante a gusto, sobre todo al activar el modo de conducción deportivo, lo cual permite exprimir al máximo el sonido procedente del motor de tres cilindros. La espectacularidad en este aspecto está conseguida por una amplificador de sonido (hacia fuera y también hacia dentro del habitáculo) que aporta el carácter ronco y agresivo al pisar el acelerador.

En este modo el i8 se muestra bastante auténtico durante los primeros metros. La posición de conducción es perfecta y la precisión de la dirección invita a animarse bastante. Hay que tener en cuenta que tenemos un chasis de carbono bajo nuestro cuerpo, con una rigidez sensacional y una puesta a punto de los amortiguadores que en este modo de conducción permite reacciones más directas aunque con mayor dureza.  

El motor de tres cilindros y 1.5 litros es capaz de producir 231 cv gracias a un gran turbocompresor, lo cual tiene el mencionado inconveniente del retraso en su actuación. Como hemos dicho, este “turbo lag” se corrige con la entrada en funcionamiento del E-booster, un pequeño motor de actuación temporal. Por su parte, el propulsor eléctrico aporta otros 96 kW, lo que deja un rendimiento total del sistema de 362 cv y un par máximo de 570 Nm.

Galería: Primer contacto BMW i8Toda esta fuerza es la encargada de mover los 1.500 kilos de peso en vacío, y teóricamente, pueden poner el i8 a cien kilómetros por hora en tan sólo 4,2 segundos. En circuito, el coche se muestra totalmente neutro, muy manejable y controlable aunque vayamos a tope. La única pega que presentaba tenía que ver con los neumáticos (215/45 delante y 245/40 detrás), demasiado estrechos para poder exprimir al máximo sus cualidades dinámicas. No obstante, la llanta presentaba un diámetro de 20 pulgadas, así que el i8, incluso con estos neumáticos, proporciona una cantidad de agarre enorme.

Una vez aumentamos el timo en curva y crece nuestra confianza a la hora de pisar el acelerador, podemos desconectar el ESP por completo y comenzar a jugar con la distribución de fuerzas entre ejes. Gracias a la neutralidad provocada por su bajo centro de gravedad, los sobrevirajes ocurren sólo cuando los buscamos y las probabilidades de salir rectos en una curva se reducen a casos en los que realmente hayamos negociado mal la trazada. Como suele decirse, es un coche que puede tapar los defectos del piloto y hacerlo mejor de lo que realmente es.

Conclusión

El hecho de meter al i8 en el mismo saco que los deportivos tradicionales es un reto casi heroico por parte de BMW. La marca bávara ha gestionado muy bien las prioridades a la hora de fabricar este modelo y no ha dejado de lado absolutamente nada: una aceleración rápida, un chasis excepcionalmente rígido y neutro así como un sonido aceptablemente deportivo.

Sin embargo, el i8 ofrece una cara totalmente opuesta, en la que se puede reducir el consumo de combustible hasta unos increíbles 2 litros o bien disfrutar de una conducción “cero emisiones y cero consumo” durante un máximo de 30 kilómetros si las condiciones lo permiten.  

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.