Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto BMW Z4

Primer contacto: BMW Z4

Cuando manda la emoción

24.04.2019

Hay adquisiciones que son puramente racionales y otras que, simplemente, se eligen por la emoción que suscita al observarlas. Este último sentimiento es el que nos ha provocado la tercera generación del BMW Z4 que hemos conocido por las reviradas carreteras de la Castilla más portuguesa.

No cabe duda de que este BMW Z4 frente al que me encuentro ha sido uno de los modelos que más expectación han generado de los últimos tiempos. Puede que haya sido por el anuncio de su retorno al techo de lona practicable o quizá porque gracias a su desarrollo también ha surgido el Toyota Supra, pero lo cierto es que el Roadster bávaro ha conseguido lo que todo director de marketing pretende: que se hable de él antes incluso de su comercialización.

Galería: Primer contacto BMW Z4

Desde que se presentó como concept hasta sus primeras pruebas con camuflaje, pasando por su puesta de largo definitiva, hemos estado esperando con ansia el momento en el que pudiéramos ponernos al volante. Y por fin ha llegado. Para ello nos hemos desplazado hasta Salamanca, donde la firma bávara nos propuso un recorrido muy acorde a las características del vehículo.

Atractivo nato

Como siempre ocurre, la primera impresión es una de las más importantes. Si bien he de reconocer que cuando se desvelaron las imágenes finales este Z4 me dejó algo frío, ahora con él a escasos centímetros de mí he de retractarme y aplaudir el riesgo tomado por los diseñadores germanos. Frontal y zaga se llevan todos mis elogios, aunque quizá es la parte delantera la que más consigue que me deleite, sobre todo gracias a un capó que mantiene su infinita línea pero que resulta más corto que el anterior.

Galería: Primer contacto BMW Z4

Con todo, hay que decir que esta tercera generación del Z4 crece respecto a su antecesor. En concreto hablamos de una longitud 85 mm superior, de una anchura 74 mm mayor y de una altura de +13 mm. En total, este nuevo Z4 plasma en su ficha técnica los 4,32 metrosde largo, 1,86 de ancho y 1,30 de alto.  

En esta ocasión he querido ser más humilde y evitar subirme al patanegra de la gama, el M40i (protagonista de las imágenes), con un look específico más agresivo, calandra cromada con tramado exclusivo, tomas de aire más grandes, llantas de 18 pulgadas, escapes trapezoidales… Por contra, he optado por la versión intermedia sDrive 30i ataviada, eso sí, con el paquete estético M que, como en todo BMW que se precie, le sienta como anillo al dedo.

Visto y no visto

No hay fisuras en el diseño y todas sus líneas parecen haber sido creadas para favorecer el viento. Ahora bien, si tenemos que destacar algo es, sin lugar a dudas, ese acertado regreso a la capota de lona. La segunda entrega del Z4 decidió sustituir este techo por uno duro retráctil que si bien le permitía tener un “2 en 1” (roadster y coupé), dejaba de lado esa esencia pura de los Roadster.

Galería: Primer contacto BMW Z4

Ahora, la firma solo lo ofertará con una capota de proporciones compactas, seleccionable en color negro (de serie) o antracita con efecto plateado, que ofrece el accionamiento más rápido del mercado: 10 segundos para completar la operación, tanto de plegado como de desplegado. Acción que se puede realizar, además, en marcha hasta 50 km/h o de manera remota mediante la llave. Otra ventaja, que al plegarla no se reduce ni un ápice la capacidad del maletero, manteniendo así los 281 litros iniciales (más del 50% frente a su predecesor) que nos permiten guardar sin problema alguno dos maletas de mano y dos mochilas dejándonos incluso más espacio para depositar algún que otro bulto.

Ambiente típico BMW

Una vez acomodados en su habitáculo, no solo destaca la sensación de amplitud, sino también la de calidad. BMW ha querido ampliar su nueva línea de producto a este Roadster biplaza y nos propone un ambiente cuidado, con detalles llamativos como el nuevo túnel central, cuadro de instrumentos digital de 10 pulgadas configurable o un inédito Head-up display con un amplio rango de informaciones.

Galería: Primer contacto BMW Z4

Igualmente, aparecen asientos específicos para la versión M40i, volante más fino, tapizados en cuero de alta calidad con costuras exclusivas para cada versión o la posibilidad de escoger la luz ambiente más acorde a nuestro estado de ánimo. Tampoco falta el climatizador de dos zonas o el exquisito sistema de sonido firmado por Harman Kardon con sonido envolvente, 12 altavoces y 464 watios de potencia.

Sobre raíles

Pero lo que más nos ha llamado la atención es lo cómodo que uno se encuentra en sus asientos. La postura es baja, perfecto, pero ahora los ingenieros han querido que el conductor no se sitúe tan atrás como antes y para eso han centrado ligeramente su posición. Parece una nimiedad, pero eso se traduce en una mayor sensación de control sin por ello haber perdido ni una micra de deportividad.

Galería: Primer contacto BMW Z4

De hecho, durante el excelente tramo preparado por la organización con cientos de enlazadas, la única conclusión que podemos sacar es que nunca hay suficientes curvas. Un centro de gravedad bajo, un reparto de pesos perfecto (50:50), la nueva puesta a punto de las suspensiones (en opción puede montar una adaptativa), la mejora en la puesta a punto del chasis, un peso que no supera los 1.500 kilos en el ‘peor de los casos’ o una reducción de 26 mm en su batalla (2,47 m) han conseguido que sea infinitamente más eficaz y ágil en cualquier vértice.

Para los más exigentes, además de la suspensión pilotada se puede montar un diferencial deportivo M y unos frenos también deportivos M (todos de serie en el M40i), mientras que como guinda, bajo el capó se esconde un contrastadísimo y divertidísimo motor que hará las delicias de sus conductores. Se trata del 2.0 litros de cuatro cilindros con 258 CV y 400 nm de par, que resultan más que suficientes para disfrutar de una jornada de conducción sin límites.

El sonido embriaga casi tanto como el empuje desde bajas vueltas. Pero lo que más nos ha sorprendido es la facilidad para estirarse, llegando a las 6.800 rpm sin desfallecer en ningún momento. La gestión del cambio, el automático Steptronic de 8 relaciones, resulta excelente aunque los más puristas siempre podrán ‘tirar’ de las levas tras el volante (no se prevé la llegada de una versión manual) para tomar el control y llevar a este Z4 un poquito más allá del límite.

Galería: Primer contacto BMW Z4

La gama se completa con el accesible sDrive20i de 197 CV y con el ya comentado patanegra M40i con su bloque de seis cilindros en línea y 340 CV cuya carta de presentación no es otra que los tres segundos que consiguió rebajar el crono a una vuelta en el trazado de Nürburgring frente al M2.

Gana en seguridad

Otro de los aspectos más destacados de este Z4 es la mejora en todo lo relativo a las ayudas a la conducción. De esta manera, el roadster biplaza no solo es emocionante de conducir… sino también seguro. Entre algunos de sus sistemas más destacados están el asistente de frenada de emergencia en ciudad con detección de peatones, la alerta por cambio de carril (ambos de serie), el control de velocidad de crucero adaptativo con función Stop&Go, el lector de señales de tráfico, la alerta ante colisión trasera con aviso por tráfico cruzado, asistente de aparcamiento automático o cámara de visión trasera.

En cuanto a los precios, para todos los gustos. Como decíamos, quizá la versión sDrive30i de nuestra toma de contacto sea la más equilibrada, no solo por potencia u opciones dinámicas a añadir, sino porque los 56.300 € le vienen que ni pintados. Por debajo se encuentran los 48.900 € del sDrive20i y para los más exigentes, el M40i con sus 340 CV y sus 5,4 segundos para pasar de 0 a 100 km/h parte de los 70.750 €.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.