Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Citroën C-Zéro

Primer contacto: Citroën C-Zéro

La conducción eléctrica

13.10.2010

Automóviles eléctricos por aquí, automóviles eléctricos por allá... A los que trabajan en el sector de los automóviles ya les resulta imposible evitar el tema de la movilidad eléctrica. Sin embargo, todo lo que suena tan prometedor, a menudo suele ser aún una utopía. Uno de los primeros automóviles eléctricos listo para ser fabricado en serie es el proyecto conjunto de Mitsubishi, Peugeot y Citroën.

Independientemente de si se trata del Mitsubishi i-MiEV, del Peugeot Ion o del Citroën C-Zéro, detrás de los tres nombres se esconde siempre el mismo coche. Al igual que en el caso de los SUV Outlander, 4007 y C-Crosser, el grupo PSA francés ha llegado a un acuerdo de colaboración con Mitsubishi para poder ofrecer un automóvil eléctrico actual. Este automóvil eléctrico ha sido desarrollado en Japón y en París sólo se ha montado un logotipo nuevo.

Bastante espacio para cuatro ocupantes

Galería: Primer contacto Citroën C-ZéroHay que decir que Citroën sí ha retocado de alguna manera la carrocería, aunque tan sólo han sido retoques estéticos. La técnica de este cuatro puertas de 3,48 metros de longitud se ha mantenido intacta. Pese a que por sus dimensiones exteriores se encuadra claramente en la categoría de los utilitarios más pequeños, el C-Zéro se presenta con una batalla de 2,55 metros, lo que lo sitúa al nivel de un Golf.  En consecuencia, su interior también resulta bastante amplio. En la parte delantera se puede respirar sin agobios y en el banco trasero pueden viajar dos personas cómodamente. Al igual que su hermano, el C-Zéro ha sido concebido como un cuatro puertas.

Lo que le convierte en un verdadero automóvil de ciudad –para lo que están diseñados los automóviles eléctricos–, es su cómodo radio de giro de tan sólo 9 metros, así como su maletero de 166 litros de capacidad. En él podremos meter tanto la compra del supermercado como las grandes bolsa de Prada y, en caso de emergencia, los asientos traseros también se pueden utilizar como superficie de almacenamiento. Y hablando de asientos debemos decir que las baterías de iones de litio, con una capacidad de 16 kW/h, están situadas debajo de los pasajeros. Esto rebaja el centro de gravedad y logra un buen comportamiento en carretera.

Cargado en 6 horas

Galería: Primer contacto Citroën C-ZéroEl C-Zéro se puede cargar en cualquier enchufe como los que tenemos en casa. En la red de electricidad alemana, con una corriente de 16 amperios y una tensión de 230 voltios, el proceso de carga de las baterías tiene una duración de aproximadamente seis horas. En los surtidores de carga rápida de 400 voltios y hasta 125 amperios, se necesitan unos 30 minutos para que la batería llegue al 80% de su capacidad.

Según Citroën las baterías están diseñadas para soportar 1.500 ciclos de carga. Esto quiere decir que quien utilice su coche todos los días para trabajar y, por lo tanto, lo cargue cinco veces a la semana, podrá disfrutar de su movilidad ecológica durante al menos seis años. Sin embargo, lo que ocurre después, cuánto supondrá la sustitución de las baterías y qué habrá que hacer con ellas es algo que aún no está claro y seguro que traerá consigo un interesante debate.

Poco espectacular

Galería: Primer contacto Citroën C-ZéroMucho menos interesante y casi aburrida se plantea la conducción con el C-Zéro. Introducir la llave en el contacto, girar y esperar hasta que la señal nos indique que podemos salir. Con la palanca del cambio automático tan sólo tendremos que seleccionar la única marcha adelante y ya estamos listos para comenzar el viaje. El C-Zéro es tan silencioso que durante nuestra prueba algunos viandantes llegaron a sorprenderse al vernos llegar.

El motor síncrono con imán permanente está situado en la parte trasera y desarrolla 47 kilovatios (64 CV). Sin embargo, el arranque alegre de este tracción trasera corre a cargo no de la potencia, sino principalmente de la fuerza, es decir del par motor. Entre 0 y 2.000 revoluciones su motor genera 180 Nm que permiten al C-Zéro avanzar a buen ritmo y perderse entre el tráfico de la ciudad. Tras 16 segundos alcanza la barrera de los 100 km/h, aunque por norma general se conducirá a velocidad de ciudad.

Eficacia o potencia

Según la fuerza con la que el conductor pise el pedal, así desarrollará el Citroën su potencia. Si se pisa el pedal de aceleración levemente, entonces primará un consumo energético mínimo frente a una sensación dinámica tras el volante. Si por el contrario uno pisa a fondo indicando que desea un mayor rendimiento, entonces el automóvil pondrá toda su potencia a disposición del conductor.

Galería: Primer contacto Citroën C-ZéroEl C-Zéro alcanza una velocidad máxima de 130 km/h, siendo igual de rápido que un Smart Fortwo con motor de gasolina de 54 CV. De esta forma también se pueden recorrer trayectos cortos fuera de la ciudad, siempre y cuando dispongamos de corriente. Y lo decimos porque si conducimos deprisa, entonces los 150 km de autonomía que indica el fabricante podrían resultar poco realistas. Lo mismo ocurre en el tráfico por ciudad si utilizamos al mismo tiempo la radio y el aire acondicionado. Sin embargo, para la mayoría de los propósitos deberían resultar suficientes sus 100 km de autonomía, una cifra mucho más realista. Al fin y al cabo, el 95% de los trayectos en Europa  son de 80 kilómetros; dos tercios de ellos incluso más cortos de 30 kilómetros.

Indicador de carga en lugar de indicador de nivel de depósito

En lugar de un indicador de nivel de depósito normal, el conductor recibe la información sobre la capacidad de la batería a través de un indicador de carga. Además, también se indica cuál es la utilización actual de la batería. Si la aguja se encuentra en la zona azul significa que las baterías se están cargando, por ejemplo durante la frenada. El verde claro indica un uso económico de la reserva de energía, mientras que la zona blanca señala que en ese momento la batería está muy desgastada.

Galería: Primer contacto Citroën C-ZéroEn Francia, el C-Zéro llegará a los concesionarios en diciembre de 2010 y, en un principio, sólo se comercializará con un contrato de leasing de 4 años de duración. Los costes mensuales alcanzarán los 459 euros. Algo más caro cuesta el Peugeot Ion, concretamente 499 euros. Sin embargo, los clientes del Peugeot sólo se vinculan durante tres años. Su lanzamiento al resto de mercados está previsto para principios de 2011, aunque aún no se ha fijado una fecha concreta.

Bien equipado

El C-Zéro también se comercializará con un buen equipamiento de serie: ESP, seis airbags, elevalunas eléctricos y aire acondicionado no vienen de serie en todos los utilitarios pequeños, aunque por supuesto no pueden amortizar el elevado coste del vehículo. E incluso los costes de mantenimiento de aproximadamente 1,50 euros a los 100 km tampoco permitirán recuperar el gasto incurrido.

Conclusión

Sí, el automóvil eléctrico ya está por fin listo para ser fabricado en serie, tal y como demuestran Citroën, Peugeot y Mitsubishi. Al menos técnicamente, ya que el C-Zéro se conduce como cualquier utilitario normal y su autonomía de 100 kilómetros resulta suficiente para un uso cotidiano. Sólo el precio todavía está un poco lejos de ser apto para las masas. Esto se debe sobre los elevados costes de las baterías. Sin embargo, cuanto mayor sea el número de unidades fabricadas quizá en un futuro cercano su precio vaya disminuyendo.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.