Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Fiat 500 Abarth

Primer contacto: Fiat 500 Abarth

Inusualmente veloz

19.08.2008

La versión potente del Fiat 500 ya no se llama Fiat sino Abarth. O mejor dicho, 500 Abarth. En el consorcio Fiat, después del Grande Punto, éste es el segundo modelo que se ennoblece con el nombre Abarth rico en tradición. Incluido el rollizo escorpión.

Carlo Abarth se llamaba en realidad Karl y era de Viena. Hace precisamente 100 años, Karl nació en la ciudad probablemente más bella de Europa y, sin embargo, emigró a finales de los años 30 a Turín. La razón de ello fueron los nazis, que marchaban en dirección a Viena. En Italia fundió bajo su nombre la fábrica de automóviles Abarth.

El escorpión ataca de nuevo

Galería: Primer contacto Fiat 500 AbarthInnumerables victorias en el deporte del motor y plusmarcas en recorridos de alta velocidad convierten al Abarth en inmortal. En 1971, el consorcio Fiat se hizo cargo de la empresa en apuros dejando que la flor se marchitara. Hasta el año 2007, cuando en septiembre el muerto aparente resucitó y con él la marca registrada, el escorpión. El Grande Punto Abarth es el modelo Abarth de la época moderna.

Ahora se encuentra disponible la segunda versión. El preferido de la mujeres, el 500, se convierte en 500 Abarth y pasa a ser el preferido de los hombres. Su aspecto exterior es más masculino y, sin embargo, derrocha encanto por doquier. En la parte delantera, el pequeño lleva un labio hinchado con anchas mejillas, los faldones laterales le confieren un aire deportivo y atrás dos tubos de escape de la anchura de un brazo sobresalen de la parte trasera del deportivo de tres metros con sesenta. Un imponente alerón en el techo tiene como función mantener al pequeño pegado al suelo. A ello contribuyen asimismo las ruedas de serie 195/45-R16. Por un sobreprecio de 300 euros están disponibles las de 17 pulgadas, que no sólo tienen mejor aspecto, sino que además mantienen muy bien al Abarth en ruta. El área de contacto del neumático aumenta en el ancho de un dedo meñique.

Logrado ajuste del chasis

Galería: Primer contacto Fiat 500 AbarthEl chasis en el 500 Abarth cumple también con las exigencias elevadas. En comparación con el chasis deportivo del Fiat 500, presenta un ajuste magistral. Incluso con neumáticos de 17 pulgadas pueden completarse etapas más largas sin padecer lesiones de espalda. La ligera tendencia de subviraje se convierte en una suave conducción trasera cuando se realizan maniobras de giro bruscas. Los movimientos rápidos en callejuelas irregulares lo inducen a contonearse. En ocasiones incluso tan fuertemente que el ESP, que no se puede desconectar, ya frena al enano antes de que ni siquiera haya algo que estabilizar.

Lo que verdaderamente resulta molesto son las luces intermitentes de aviso, que con un retardo de al menos 7,5 m/s2 comienzan a trabajar agitadamente y logran que otros usuarios de la carretera sonrían inseguros acerca de las aptitudes del piloto del Abarth. Incluso el sistema de frenos se encuentra a la altura de las circunstancias de este pequeño coche de aproximadamente 1,1 toneladas de peso. Los discos delanteros de 284 milímetros cumplen con su misión.

Enano potente

Galería: Primer contacto Fiat 500 AbarthHoy en día, 135 CV ya no causan ningún revuelo. Con ello, un 500 se encuentra “suficientemente" motorizado. El motorcito turbo de 1,4 litros emite su potencia de forma muy homogénea. No hay ni rastro de interrupciones en la potencia - lo cual no resulta poco habitual en motores turbo. Quien apriete la tecla deportiva en el tablero de instrumentos despertará, junto a una dirección más directa, también a los duendecillos de la unidad de control del motor. Éstos son los encargados de una admisión de gas más espontánea y de 206 Nm en lugar de los 180 en modo normal. Sorprendentemente, el eje delantero lo soporta relajadamente. Éste recibe la ayuda del TTC. Torque Transfer Control se denomina el sistema que frena ligeramente la rueda del interior de la curva y permite que la rueda del exterior continúe girando potentemente. De este modo se fortalece “la avidez en las curvas” y el 500 se conduce veloz por las esquinas.

De conformidad con Abarth, los aceleradores espabilados ponen al enano a 100 km/h en menos de ocho segundos. Y al alcanzar los 205 se acabó lo que se daba. En total, el 500 turbo debería conformarse con 6,5 litros. Pero quien le dé marcha difícilmente quedará por debajo de los diez.

Galería: Primer contacto Fiat 500 AbarthAl que aún así no le baste con la potencia, puede recurrir a partir de octubre al kit esseesse. Esseesse no significa otra cosa que Supersport. Nombrar la abreviatura “SS” no es muy apropiado por circunstancias del pasado. Esseesse, además de un plus de 25 CV y 25 Nm de par, presenta unos discos de freno con mayor perforación y guarniciones más adaptadas así como una nueva amortiguación del chasis. Aún se desconoce el precio por el kit de tuning.

Cinco marchas bastan

Al contrario que en el caso del potente Fiat de 100 CV, en el 500 Abarth hay que conformarse con cinco en lugar de seis marchas. Los accionamientos de seis niveles disponibles en el consorcio, capaces de transmitir el par, requieren demasiado espacio. Pero por ello apenas pasa nada, pues las cinco marchas se encuentran perfectamente ajustadas y son convenientes – a excepción de las largas distancias de cambio.

Asiento deportivo e indicador GSI

Galería: Primer contacto Fiat 500 AbarthLas características más destacadas del espacio interior son los asientos deportivos de cuero (1.100 euros) con una buena línea lateral y el instrumento adicional con indicador de la presión de carga y un indicador Gear Shift para el cambio de marchas. A pesar del mobiliario nuevo, al menos los pilotos más altos no encuentran una posición ideal. La situación mejoraría enormemente con un volante extraíble axialmente. Además de la limitada libertad de movimiento para la cabeza, los adultos altos se sientan muy incómodamente. El acabado es, sin embargo, bueno.

Precio humano

El Abarth 500 cuesta 18.100 euros, y este precio está justificado. ¿Dónde puede obtenerse un turbo de 135 CV, un nombre rico en tradición y un aire deportivo a un precio tan apetecible? Aunque también hay que añadir otros 350 euros por la pintura Grigio Compovolo (gris) impresionantemente elegante y los ya mencionados 300 euros para las ruedas de 17 pulgadas.

Galería: Primer contacto Fiat 500 AbarthUn problema para las ventas podría ser la escasa red de distribuidores. En la actualidad existen unos ochenta concesionarios en toda Eurpa, puesto que los Abarth no se encuentran disponibles en todos los talleres de Fiat. De hecho, un distribuidor de la firma italiana debe invertir aproximadamente 70.000 euros para ennoblecerse con el escorpión. Esta es una de las razones por las que en España aún no hay puntos de venta de Abarth, aunque está previsto que se abran antes de final de año.

Resumen

El 500 Abarth es explosivo. Su conducción es enormemente divertida y sobre todo es asequible. Es el 500 para hombres y para mujeres duras. El motor tiene presión, el coche tira muy bien. Los compradores impulsados por la adrenalina deben más bien dudar de que en la conducción cotidiana se alcancen los 6,5 litros.

El chasis presenta un ajuste fino y ofrece una buena respuesta acerca del estado actual de la conducción. Resultan molestas la mala posición de asiento, la prontitud en la actuación del ESP y la agitada actuación de las luces intermitentes de aviso cuando se produce un retardo más fuerte. Un paquete muy logrado que, después de años de abstinencia, vuelve a poner a Abarth por el buen camino.

Galería: Primer contacto Fiat 500 Abarth

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.