Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Ford GT

Primer contacto: Ford GT

Solo para incondicionales

23.05.2017

Hay un zumbido constante en la atmósfera que se respira alrededor del Campus Motorsport de Utah, situado una hora al oeste de la ciudad de Salt Lake City, en Estados Unidos. Allí están acostumbrados al incesante sonido de los motores y están felices y orgullosos por ello, ya que al fin y al cabo, Ford tiene allí la primera y única escuela de pilotos en USA.

Hoy, este escenario tiene un cometido diferente, ya que por unas horas ha dejado de rugir el ronco motor V8 de los Mustangs llevados al límite para dar paso al enfadado, seductor y furioso rugido del seis cilindros que hace latir al nuevo Ford GT, un motor discretamente colocado bajo un cristal en la parte trasera y que da vida a este nuevo “supercar” resurgido cual Ave Fénix tras 50 años de historia en el mundo automovilístico.

Ver todos los Ford GT de ocasión en AutoScout24

Por y para el circuito

El hecho de que Ford presente un coche como el GT en un circuito responde a varios motivos, pero especialmente a dos. Lo primero es que este coche hace un 0 a 100 km/h en tan solo 2.8 segundos (algo al alcance de muy pocos vehículos) y alcanza sin despeinarse puntas de velocidad de hasta 350 km/h. Segundo, que el GT no tiene nada que ver con un deportivo “de calle”, ni por la manera en la que se ha concebido ni por la forma en la que ha sido producido.

Galería: Primer contacto Ford GT

La compañía del óvalo presenta este coche 50 años después de que el primer Ford GT lograra un triplete en las 24h de Le Mans en el año 1966. Y Ford quiere presentarlo volviendo a participar en la misma prueba medio siglo después, eso sí, con cuatro unidades del Ford GT que poco tienen que ver con los que compitieron hace cinco décadas.

Galería: Primer contacto Ford GT

Este modelo no solo es el más resistente y el más rápido, sino que además es el más caro de todos los Ford que se han producido (600.000 euros aproximadamente con una producción limitada de 1.000 unidades). El motivo principal de su exclusividad es que su desarrollo es muy complicado y que la tecnología que ha sido preciso emplear (por ejemplo la fibra de carbono en la célula del habitáculo y el chasis o la maravillosa canalización de la aerodinámica a través de numerosos conductos en el fondo plano) no tienen nada que ver con la de un coche de producción al uso. De hecho, el jefe de desarrollo Raj Nair ya ha bautizado al GT como “todo un laboratorio de ideas”.

Galería: Primer contacto Ford GT

Algo descomunal

Todos tus problemas y preocupaciones se esfuman de repente cuando arrancas el motor del GT y la transmisión de doble embrague de siete relaciones engrana la primera marcha. Por muy cautos que seamos con el acelerador, las sensaciones que transmite una carrocería tan sumamente baja y ancha hace que el piloto adquiera un grado de concentración máximo que funciona como una máquina de evasión de la realidad.

Para ponernos un poco en contexto, este Ford GT tiene un motor V6 Ecoboost de 3.5 litros que genera un par motor de 750 Nm, algo sencillamente brutal con lo que se puede acelerar hasta los cien literalmente en un abrir y cerrar de ojos y que proporciona al piloto una sensación de catapulta parecida a la que siente un astronauta en la fase de lanzamiento de un transbordador.  

Galería: Primer contacto Ford GT

Para acceder al habitáculo hay que agacharse casi por completo y arrastrarse a lo largo de lo que Ford llama eufemísticamente “el asiento”, hasta lograr quedar encajados frente al volante dentro de la estructura monocasco de fibra de carbono. Detrás del volante todo el ambiente recuerda a la Fórmula 1, desde los interruptores y botones a la instrumentación digital (casi propia de un videojuego) o el ajuste con bloqueo de los pedales hasta los 5 modos de conducción (entre los que destaca el Track que rebaja la altura de la carrocería 50 mm para aprovechar su aerodinámica al máximo). El asiento en el que vamos encajados va fijo y no dispone de regulación en altura, solamente se puede regular la inclinación del respaldo.

Galería: Primer contacto Ford GT

Uno de los muchos “juguetes” que encontrará el propietario del GT es una app a través de la cual se puede acceder a toda la telemetría del coche, desde gráficas de aceleración, tiempos por vuelta, revoluciones del propulsor, fuerzas G en la frenada, etc. Lo bueno de esto es que no sólo puedes retarte a ti mismo y comparar tiempos por vuelta o evolución, sino que puedes compartirlo en tus redes sociales e invitar a tus amistades a mejorar tus marcas.

Tan pronto como el GT se pone en marcha, nada es lo que era: con el empuje de un jet Starfighter las unidades que nos acompañan en el circuito empiezan a volar a baja altura sobre la primera recta, en la que notamos cómo los frenos y el spoiler trasero actual con una vehemencia salvaje sobre la carrocería para pegar al GT totalmente al asfalto y lograr superar la primera curva con relativa tranquilidad y seguridad al volante, justo antes de que la tormenta se desencadene al volver a pisar el acelerador y sentir que se puede correr como si no fuera a haber un mañana.

Galería: Primer contacto Ford GT

Cada vez más y más rápido. A cada vuelta subimos el ritmo, aumentamos la velocidad máxima en recta y retrasamos la intervención de los frenos debido a la confianza que vamos cogiendo con el coche. A pesar de nuestra mejora, sentimos que los límites los estamos poniendo nosotros con nuestra conducción y no el coche, ya que éste podría hacer todavía mucho más de lo que nosotros somos capaces de exprimir si estuviera en manos de un piloto profesional.

Solo para los clientes más selectos clientes

A pesar de que Ford ha desarrollado el GT para Le Mans y que el modelo de calle difiere por las adaptaciones que hay que hacer para competición, el coche es perfectamente válido para conducir por carretera abierta. Dispone de un modo confort con el que la suspensión se vuelve apta para la espalda de cualquier mortal e incluso se puede disponer de un acogedor sistema de navegación que te guía desde el circuito a la vida real.  

Galería: Primer contacto Ford GT

Con el debido autocontrol por parte del conductor, el GT puede fluir lentamente y con aplomo por la carretera con una presencia todavía más impactante que la del Mustang. En ese mano a mano constante que supone su conducción, es verdad que uno descubre que falta un poco de comodidad en el uso cotidiano y que apenas hay espacios donde guardar nada, ni equipaje ni siquiera lo que llevas en los bolsillos. Nadie se ha percatado en eso porque no es importante. Solo la velocidad, la adrenalina y el asfalto. El resto sobra.

  • Datos técnicos– Ford GT

Longitud: 4,78 Metros, Anchura: 2,00 Metros (con espejos:2,24 Metros), Altura: 1,11 Metros, Batalla: 2,71 Metros, Volumen de maletero: no disponible.

Motor 3,5-Litros-BV6-Gasolina, 482 kW/656 cv, par máximo: 756 Nm. 0-100 km/h: 2,8 segundos, Vmax: 347 km/h, Precio (en Alemania): 530.000 euros

El Ford GT es uno de los más fascinantes que el dinero puede comprar. Pero no solo necesitarás 600.000 euros. También debes estar en la lista VIP de Ford y demostrar que eres un fanático de la marca. Ellos elegirán – como si se tratase de un casting - uno a uno a los compradores para evitar en la medida de lo posible las ventas a especuladores.

Galería: Primer contacto Ford GT

En Alemania solo se entregarán 9 unidades este año. El año que viene hay 13 previstas y el siguiente otras 12. De momento en España el número de interesados apenas llega a diez y solo habrá dos unidades entregadas.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.