Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Honda CR-Z

Primer contacto: Honda CR-Z

Un poco de diversión

20.05.2010

Los fabricantes de automóviles han de tomarse muy en serio el tema de la tecnología ecológica, la reducción del consumo y la sostenibilidad en cualquier ámbito. Y eso es precisamente lo que hacen. Sin embargo, para muchos clientes la compra de un automóvil continúa siendo algo emocional, independientemente del medio ambiente. Ya lo decía la canción: hay que divertirse un poco, aunque sólo sea a la hora de comprar y conducir un automóvil. Esto es seguramente lo que tenía en mente Honda a la hora de desarrollar el CR-Z. Un deportivo compacto híbrido que pretende aplacar la mala conciencia con unas cifras de consumo reducidas, a la vez que mantiene intacto el espíritu deportivo…

Sin embargo, el éxito de esta combinación sólo es relativo. Aunque los japoneses presenten su flamante CR-Z de casi 125 CV con un consumo homologado de tan sólo cinco litros a los 100 kilómetros, en la realidad alcanzar esta cifra resulta utópico.

Antes CRX, ahora CR-Z

Galería: Primer contacto Honda CR-Z El CR-Z debe y quiere ser el sucesor del legendario CRX, ese pequeño deportivo proletario que en los años 80 y 90 llamaba la atención principalmente por el escandaloso sonido procedente de su sistema de escape. Con el nuevo CR-Z, Honda espera ahora entusiasmar a una fracción joven, ávida de diversión y concienciada con el medio ambiente, así como a algunos de los antiguos propietarios del ya anticuado CRX. Y creemos que realmente podrían conseguirlo. El CR-Z podría resultar igual de interesante para la nueva generación de llamados LOHAS (“Estilo de vida sano y sostenible”) como para la de los que buscan simplemente un vehículo compacto deportivo a buen precio y que no tienen ganas de conducir un automóvil del tipo Scirocco y compañía.

Bajo el capo del CR-Z trabaja un motor de aspiración de cuatro cilindros derivado del Honda Jazz y aumentado a 1,5 litros de cilindrada. Honda prescinde de la sobrealimención, aunque no a la alta tecnología en forma de un módulo eléctrico de 38 kilos de peso situado entre el motor de combustión y la caja de cambios de seis velocidades.

124 CV acumulados

Honda CR-ZLa combinación de 114 CV de gasolina y 14 CV eléctricos pretende mejorar su aceleración y reducir el consumo de combustible. Su caja de cambios sorprendentemente precisa merece una mención especial. En el CR-Z las seis marchas se cambian de forma manual. Esto es una novedad para un vehículo híbrido.

De esta manera, la caja de cambios armoniza de forma tan perfecta que uno ni siquiera se plantea lo que sería un cambio de doble embrague. La combinación transmite una sensación de inmediatez que se echa de menos en el Toyota Prius, en el Honda Insight y también en los modelos híbridos de las marcas premium. Con este paso, los ingenieros de Honda eliminan el último toque ecológico, ya que el trabajo de cambio individual afecta en gran medida al consumo de combustible, aunque la diversión al volante se mantiene intacta. Además, también existe una recomendación en cuanto a los cambios de marcha.

Honda CR-ZAsí, el motor eléctrico del CR-Z también empuja en cada marcha de forma evidente desde la zona inferior de revoluciones. Este módulo desarrolla por sí solo un par motor de 78 Nm y, junto con el motor de combustible, se desarrollan 174 Nm entre las 1.000 y las 1.500 vueltas. Aunque un Scirocco 1.4 TSI de 122 CV genera 200 Nm a partir de las 1.500 revoluciones gracias a la turbocompresión, no presenta una aceleración mucho mejor.

Sonido rotundo

Honda CR-ZEl proceso de aceleración del CR-Z viene acompañado de un sonido rotundo. Tanto el sonido del motor como del sistema de escape era algo muy importante para los ingenieros. De esta manera, el sonido recuerda (no por casualidad) al motor VTEC del CRX y se adapta a la imagen extrovertida y, al mismo tiempo, poco convencional del CR-Z. Al llegar a la zona alta de revoluciones el interior se vuelve algo ruidoso. Sin embargo, esto se puede impedir en cualquier momento, ya que la sexta marcha tiene un reglaje sumamente largo y reduce en gran medida el volumen, las revoluciones y el temperamento del CR-Z.

Honda CR-ZQuien se atreva a manejar la caja de cambios manual de seis velocidades del CR-Z se verá recompensado con la increíble capacidad de aceleración del motor y una velocidad máxima de aproximadamente 200 km/h. Su aceleración de 0 a 100 km/h es de 9,9 segundos. Aquellos que se deleiten con un estilo de conducción rápido no deben sorprenderse si el consumo real aumenta rápidamente un 50% por encima del consumo homologado. Sin embargo, estamos convencidos de que el consumo no será el argumento definitivo para la compra.

Quizá funcione la combinación atracción/precio, ya que el CR-Z de 4,08 metros de longitud está disponible, con un equipamiento de serie sólido, a partir de los 21.900 euros. La versión GT es 1.500 euros más cara y para el GT plus hay que añadir otros 1.800 euros. Un extra recomendable para las tres versiones de del CR-Z son las llantas de 17" con gomas de 205/55, puesto que los neumáticos de serie de 16" parecen algo pequeños para un modelo de 1,74 metros de ancho y tan sólo 1,40 metros de altura.

Un chasis excelente

Honda CR-ZCon la ruedas disponibles como extra seguro que el ya de por sí excelente comportamiento en circulación mejoraría en lo que a la dinámica se refiere. El Honda entra con decisión en las curvas, tiende a subvirar bastante tarde e, incluso al levantar el pie del acelerador, se mantiene manso sobre la trazada. En caso de necesidad también dispondremos de un ESP para evitar males mayores. El CR-Z es duro, pero no es especialmente incómodo, ofrece un confort más que aceptable incluso en viajes de larga distancia.

El interior es bastante estrecho. El Honda CR-Z es un dos plazas con muy poca visibilidad, aunque en realidad dispone de cuatro asientos. No obstante, detrás no cabrían ni unos niños, por lo que, en principio, dichos asientos deberían abatirse para poder disfrutar de un maletero con 600 litros de capacidad. Uno también se puede alegrar de los buenos acabados de una cabina orientada al conductor. No deja nada al azar y fomenta el instinto de juego. El software nos ofrece tres modos de conducción con tan sólo pulsar un botón. El modo «Normal» se activa siempre al arrancar el motor; el modo «Sport» hace que la dirección y la aceleración muestren una mayor agilidad y en el modo «Eco» todos los parámetros se configuran para obtener el máximo ahorro en combustible.

Datos técnicos
 
Marca y modelo   Honda CR-Z
Acabado   Sport
Especificaciones    
Longitud/anchura/altura (mm)   4.080 / 1.740 / 1.395
Distancia entre ejes  (mm)   2.425
Diámetro de giro (m)   10,8
Peso (kg)   1.245
Volumen del maletero (l)   225 / 600
Neumáticos   195/55 R16
Motor    
Cilindrada (cc)   1.497
Potencia (cv)   124 (114 + 14 del motor eléctico)
Par máximo (Nm/rpm)   174/ 1.000 - 1.500
Tracción   Delantera
Transmisión   Manual 6 velocidades
Consumo    
Combustible   Gasolina
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km)   6,1 / 4,4 / 5
Emisiones CO2 (gr/km)   117
Consumo durante test (l/100km)   N.D.
Características    
Aceleración 0-100 km/h (s)   9,9
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª   N.D.
Capacidad depósito (l)   40
Velocidad máxima   200
Precio (sin extras)    
Euros   21.900
Equipamiento extra    
 
Más datos
Menos datos
 

Sin embargo, los materiales utilizados parecen no encajar bien en la categoría de precio. En este caso, encontramos plástico duro allá donde dirijamos la vista y las manos. Esto es algo en lo que sí destaca la competencia.

Conclusión

Honda CR-ZEl Honda CR-Z es, en primer lugar, un automóvil deportivo con un excelente chasis y una exquisita caja de cambios. El hecho de que además sea un híbrido es un aliciente más. Al menos según los valores homologados es el que menos consume de su segmento y, aun así, desarrolla suficiente fuerza, sobre todo desde la zona baja de revoluciones. El motor eléctrico de 14 CV ya empuja de forma apreciable desde el ralentí y, en cualquier caso, se complementa de manera excelente con el motor de cuatro cilindros y 1,5 litros incluso a 6.500 vueltas.

El día a día demuestra lo que consume realmente el Honda CR-Z. Aquellos que quieran ahorran deberían decantarse por un verdadero automóvil económico del tipo Insight, Civic Hybrid o, a partir de 2011, el Jazz Hybrid. Sin duda, el CR-Z es un vehículo divertido con capacidad de ahorro y no un vehículo económico con capacidad de diversión.

Honda CR-Z

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.