Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Hyundai i30 Fastback N Performance

Primer contacto: Hyundai i30 Fastback N Performance

Hijo del viento

19.03.2019

Con una estética bellísima, una habitabilidad de otro nivel y, sobre todo, una dinámica de conducción al estilo de Nürburgring, la toma de contacto de este Hyundai i30 Fastback N nos ha sabido incluso a poco, sobre todo por lo mucho que nos puede dar el compacto cupé coreano. Deseosos estamos de poder probarlo en mayor profundidad.

Con la actual generación del i30, Hyundai demostró que mantiene una evolución ascendente en términos de calidad. Hecho que posteriormente corroboró con la versión más prestacional de la gama, el N, y con una inédita carrocería en el segmento (el Fastback). Pues bien, ahora, la coreana a fusionado estos dos últimos conceptos para crear el i30 Fastack N, o lo que es lo mismo, uno de los modelos más sorprendentes y emocionantes de conducir en la actualidad. Algo que nosotros hemos tenido la fortuna de experimentar en nuestras propias carnes.

Centro de atención

A nivel estético, poco vamos a añadir de esta carrocería que no dijéramos hace un año cuando lo probamos por primera vez, a excepción de los detalles exclusivos que incorpora, tales como: paragolpes renovados, entradas de aire frontales más grandes para refrigerar los frenos, detalles en color rojo para las zonas inferiores de los parachoques, difusor específico con doble salida de escape (una a cada lado) y con la luz antiniebla incrustado en el mismo, llantas de aleación de 19 pulgadas con neumáticos en medida 235/35 R19 tras los que se ven las pinzas de freno en rojo, faros LED, carcasas de los retrovisores en negro o un pequeño spoiler trasero colocado sobre el portón del maletero.

Galería: Primer contacto Hyundai i30 Fastback N Performance

En el habitáculo, los cambios son menores, pero sí van enfocados a enfatizar ese ‘look’ deportivo. De esta forma, encontramos asientos deportivos que, en opción pueden ser de piel y Alcántara, un volante redondo con selector de modos de conducción (Eco, Normal y Sport) a la izquierda, y modo N Custom a la derecha, pespuntes en rojo, o nuevos menús en la pantalla central de tipo flotante de 8 pulgadas como el del tiempo por vuelta, el gráfico de fuerza G, el funcionamiento del Turbo, la entrega de par motor y la potencia que eroga. El toque final es la inclusión del logo N repartido tanto por fuera como por dentro del vehículo.

Galería: Primer contacto Hyundai i30 Fastback N Performance

Todo ello sin perder un ápice de calidad (el interior es uno de los máximos exponentes del salto de calidad dado por Hyundai) ni de habitabilidad. Para corroborarlo está una segunda fila completamente accesible para un adulto de más de 1,80 m y un maletero que cubica 450 litros y asciende hasta los 1.351 si se abate la segunda fila (piso plano). Capacidad que se reducirá en 14 litros si decides montar una barra transversal colocada bajo el propio maletero que ayuda a incrementar la rigidez en esta zona del vehículo.

Volando desde Nürburgring

Más allá del sensacional aspecto que presenta este Hyundai i30 N Fastback, lo que realmente emociona es el poder sentarse en el asiento del conductor, tal y como nosotros hicimos durante la ruta preparada por la organización por la serpenteante sierra norte de la Comunidad de Madrid.

Galería: Primer contacto Hyundai i30 Fastback N Performance

Un tramo que no sirvió para comprobar que este modelo es especialmente apto para circular en el día a día. Incluso con los modo Eco o Normal activados, notamos cómo el empuje del motor 2.0 TGD-I de 275 CV (no está disponible en de 250 CV) empuja con una solvencia increíble, al tiempo que todo su set-up se enfoca hacia el confort total. Además, en tramos de autopista o carretera segundaria ‘suave’, el gasto de combustible no tiene picos abusivos.

Ahora bien, en cuanto enfilamos el puerto de montaña, tanto nuestro comportamiento como el del i30 N Fastback cambian por completo. Activamos el modo N con el comentado botón derecho para embarcarnos en una subida propia de El Infierno Verde, lugar en el que has sido desarrollado y puesto a punto. Desde el comienzo, notamos cómo la suspensión gana en firmeza, la dirección es más directa y el motor saca toda su ‘mala leche’. Cierto es que nos hubiera encantado dar rienda suelta a nuestros impulsos en un circuito, pero también es cierto que son pocos los que pueden rodar con total seguridad a puerta cerrada.

Galería: Primer contacto Hyundai i30 Fastback N Performance

Por eso el recorrido montañoso nos parece ideal para llegar hasta el límite que la propia carretera, ciclistas y demás usuarios de la vía nos brindan. Mecánicamente, poco más que decir de un bloque sencillamente excepcional que entrega los 353 Nm de par entre las 1.450 y 4.000 vueltas. Dato que puede aumentar hasta los 378 Nm durante un tiempo limitado (función overboost) para conseguir un mayor empuje. Tampoco hay que olvidar una transmisión manual de seis relaciones (la DCT de siete llegará en 2020) con unos desarrollos cortos y un tacto preciso que casi consiguen que nos traslademos al propio Nürburg.

No obstante, de todos los componentes que forman este i30 N Fastback, el más importante es lo bien que trabaja el chasis. El coche vira plano, siguiendo las indicaciones mentales que tenemos antes de realizar cualquier giro, hecho que se incrementa gracias al Corner Carving N (nombre escogido por Hyundai para referirse al diferencial mecánico  de deslizamiento limitado con control electrónico) el cual ayuda a mejorar el agarre en zonas como la que nos encontramos, optimizar la salida desde parado (gracias al Launch Control logra un 0 a 100 km/h de 6,1 segundos), o proporcionar un mayor agarre en condiciones adversas.

Galería: Primer contacto Hyundai i30 Fastback N Performance

Todo ello acompañado de un petardeo placentero cuando reducimos una marcha antes de enfrentarnos a una ‘paella’ pronunciada. Por último, decir que este i30 tan prestacional ofrece un reparto de pesos cuasi perfecto (51/49) así como diferentes sistemas para mejorar sus aptitudes deportivas, como pueden ser el Rev Matching que ajusta las revoluciones del motor con la velocidad del eje o el Power Sense N, donde la rigidez lateral se fortalece mediante cambios en la estructura y el agarre se incrementa gracias a varios ajustes en la suspensión y a la propia configuración del chasis, transfiriendo toda la potencia del motor a la carretera de manera efectiva.

En resumidas cuentas

Podríamos pronunciar todos los adjetivos positivos posibles para calificar a este i30 Fastback N que, aun así, se quedarían cortos. Porque tanto el cinco puertas como la berlina cupé de la marca coreana, consigue copar uno de los tres primeros puestos del podio de la categoría, luchado de manera directa con los SEAT León CUPRA R, Honda Civic Type R, Volkswagen Golf GTI Performance, Renault Mégane RS, Ford Focus ST o Peugeot 308 GTI. Rivales frente a los que quizá supere gracias a un precio de derribo propuesto por la marca, ya que con los 6.500 € de descuento que proporciona Hyundai, este i30 Fastback N se queda en unos accesibles 32.750 €.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.