Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Infiniti FX30d S

Primer contacto: Infiniti FX30d S

Un diésel muy vivo

15.07.2010

Parece mentira, pero en realidad, aún hay gente que no es consciente de que en 2009 aterrizó en el mercado una marca de lujo tremendamente interesante. Hasta ahora, los seis modelos de la filial de lujo de Nissan (a los modelos EX, FX y a las tres variantes del G se les une en otoño la serie M) contaban exclusivamente con dos mecánicas de gasolina con 320 CV (V6) y 390 CV (V8). Ahora presentan un nuevo motor diésel, tan importante en Europa,  y el FX es el primero en equiparlo. De esta manera, muchos más conductores podrán infectarse del maravilloso "virus Infiniti", tal y como pudimos observar en nuestra toma de contacto con el FX30d…

Aunque no se haya presentado hace poco, el FX sigue gozando de un aire de SUV que todavía resulta muy exótico y es capaz de llamar mucho la atención. Al menos eso fue lo que pudimos observar durante nuestro trayecto de prueba en torno a la ciudad de Barcelona. El Infiniti, que resulta bastante habitual en los EE.UU., se reveló como un verdadero “roba-miradas”. Si tenemos en cuenta sus amplias curvas, su aspecto tipo coupé, y las impresionantes llantas de 21" de la versión deportiva S, nos damos cuenta en seguida de que el FX no se conforma con ser uno más.

Además, su marcada apariencia dinámica no es pura pose, ya que en términos técnicos el FX se encuentra entre los representantes más manejables y dinámicos de los gigantes de tracción integral. Al lado de los potentes motores de gasolina, esta configuración deportiva resulta más que convincente. No obstante, el nuevo motor diésel supone un pequeño obstáculo para sus pretensiones dinámicas en comparación.

Potente, aunque no sobresaliente

Galería: Primer contacto Infiniti FX30d SEl motor de tres litros V6 proviene de su socio aliado Renault y se complementa con un cambio automático de siete velocidades procedente de la casa Nissan. Dicho cambio también lo podemos ver en el 370Z. Esta combinación desarrolla 238 CV y, a partir de las 1.750 revoluciones por minuto, distribuye un par motor de 550 Nm entre las cuatro ruedas. Aparte de un breve segundo de reflexión, este propulsor nos regala un potente empuje sin pérdidas de tracción. Su tiempo de aceleración está fijado en 8,3 segundos y su velocidad máxima en 212 km/h. Se trata sin duda de cifras respetables, aunque resultan algo desilusionantes si las comparamos con las de la versión de gasolina en su acabado básico, disponible por un precio similar. Con la mecánica de gasolina el FX acelera de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos, mientras que su velocidad punta alcanza los 230 km/h.

Además, el motor de gasolina resulta más suave y ofrece un sonido más envolvente. Aunque el propulsor diésel está bien desarrollado, lo que escuchamos a la hora de pisar el acelerador es algo similar a un gruñido y definitivamente nada parecido a un deportivo. Su marcha algo áspera no está a la altura de las lujosas y refinadas pretensiones de la casa Infiniti. La comparación surge enseguida con el nuevo Porsche Cayenne Diesel, cuyo motor es sumamente silencioso y, además, hace posible un rendimiento aún mejor. Y pese a una agilidad superior evidente, según la casa Porsche el Cayenne presenta un consumo 1,6 litros inferior al del FX30d para el que Infiniti homologa nueve litros. Al conducir de forma sosegada el ordenador de a bordo marca exactamente dicha cifra. Si, por el contrario, pisamos un poco el acelerador, el consumo se eleva al menos dos litros.

Ágil como una gacela

Galería: Primer contacto Infiniti FX30d SSin embargo, el FX no tiene nada que objetar a una conducción más exigente. Este gigante se muestra más que dispuesto a una conducción rápida en curva, especialmente en el acabado S – objeto de todas nuestras pruebas –, con chasis deportivo y dirección integral. Evidentemente, con unas llantas de 21 pulgadas bastante sensibles a las irregularidades del asfalto el aspecto del confort se ve algo mermado. Lo mejor que se puede hacer es pasar por encima de los guardias tumbados de forma suave y evitar los baches profundos de la calzada. En cambio, las curvas se pueden tomar de forma mucho más desinhibida. Una dirección dosificable y algo endurecida en su versión deportiva y el diámetro relativamente pequeño del volante transmiten una sensación de inmediatez y un manejo similares al de un deportivo. Si se trata de curvas estrechas contamos además con una dirección activa en el eje trasero (RAS), de serie en la versión S, que permite entrar aún con más fuerza en ellas. Un escaso balanceo, unos frenos de grandes dimensiones y el sistema de amortiguación adaptativo contribuyen a entusiasmar a los fans de la dinámica transversal.

Sin embargo, dentro del FX el conductor perderá un poco el sentido de la elevada velocidad en curva, aunque el parpadeo del indicador del ESP le recordará enseguida que el sistema antideslizamiento ya se encuentra en funcionamiento. Si uno se pasa de velocidad a la hora de trazar un radio estrecho, entonces el vehículo se deslizará con cierta vehemencia sobre sus cuatro ruedas y, pese a todas las ayudas a la conducción, no podrá ocultar que se trata de un automóvil de más de dos toneladas de peso y una gran altura.

Mucho coche a un precio razonable

Galería: Primer contacto Infiniti FX30d SSin embargo, el FX también se puede conducir de forma mucho más tranquila. Para ello, la mejor opción es la versión básica GT, ya que con su chasis estándar y unas llantas de 20" ofrece una configuración algo más cómoda que la versión S. No obstante, ambos modelos son excelentes planeadores de largas distancias. El FX ofrece mucho espacio tanto delante como detrás, los asientos de cuero son muy cómodos y el ruido del viento es bastante reducido. Además, el equipamiento de serie nos ofrece una gran variedad de componentes, como el sistema de luces automático, sensor de lluvia, espejo interior antideslumbramiento automático, programador de velocidad, climatizador, techo de cristal deslizante, faros bixénon con luz de curva, ajuste electrónico del asiento o el sistema de manos libres Bluetooth, por mencionar sólo algunos de ellos.

En las versiones GT y S también se ofrece un acabado más sofisticado que los complementa denominado “Premium”. Éste incluye, entre otros muchos elementos, programador de velocidad con regulación de distancia, sistema de alarma de salida del carril, un súper navegador y un sistema de sonido firmado por Bose. La versión de acceso del FX30d GT cuesta 61.610 euros, mientras que el FX30d S alcanza los 64.440 euros.

Datos técnicos
 
Marca y modelo   Infiniti FX 30d
Acabado   S
Especificaciones    
Longitud/anchura/altura (mm)   4.870 / 1.930 / 1.680
Distancia entre ejes  (mm)   2.890
Diámetro de giro (m)   N.D.
Peso (kg)   N.D.
Volumen del maletero (l)   410
Neumáticos   265/45 R21
Motor    
Cilindrada (cc)   2.993
Potencia (cv)   238
Par máximo (Nm/rpm)   550 / 1.750-2.500
Tracción   Total
Transmisión   Automática 7 velocidades
Consumo    
Combustible   Gasóleo
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km)   (--) / (--) / 9
Emisiones CO2 (gr/km)   238
Consumo durante test (l/100km)   11
Características    
Aceleración 0-100 km/h (s)   8,3
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª   N.D.
Capacidad depósito (l)   90
Velocidad máxima   212
Precio (sin extras)    
Euros   64.440
Equipamiento extra    
 
Más datos
Menos datos
 

Lo que resulta interesante es la comparativa de precios con el nuevo Porsche Cayenne Diesel, que ofrece una mecánica muy parecida, y que también se encuentra entre los SUV más dinámicos. En el caso del Cayenne, la versión básica (65.659 €) cuesta “sólo” unos 2.000 euros menos que el FX30d GT Premium (67.470 €). Sin embargo, si la intención es equiparar el equipamiento del Porsche al del GT Premium, entonces uno pierde todo el interés, ya que el configurador online de Porsche terminará echando humo y la broma finalizará al alcanzar un importe unos 25.000 euros por encima del precio del FX con motor diésel.

Conclusión

El Infiniti FX se encuentra entre los representantes más expresivos y especialmente atractivos del segmento de los SUV.  Ahora además ofrece una mecánica diésel que debería satisfacer incluso las expectativas más elevadas de un vehículo de lujo de gran potencia. En comparación con el nuevo Porsche Cayenne Diesel, este motor diésel V6 resulta algo lento y ruidoso y presenta un consumo elevado. A cambio, el Infiniti FX ofrece  – incluso en su versión diésel – un precio más que atractivo en comparación con la competencia del segmento de premium, a pesar a su elevado nivel de lujo, técnica y agilidad.

Galería: Primer contacto Infiniti FX30d S

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.