Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Primer contacto: Infiniti M

Primer contacto: Infiniti M

Puro entretenimiento

19.11.2010

Aquí va una experiencia personal. Cuando estaba en 3º de EGB, visitamos un centro de entretenimiento dedicado al bosque. Nos hablaron de corzos y zorros, de alondras, fresnos y carpes. También pudimos tocar el bosque, las hojas, los árboles y sus frutos. Y también tuvimos la oportunidad de oler el aroma del bosque, el aire limpio y puro tras un chaparrón que huele a una mezcla de resina y pino. Cuento todo esto porque Infiniti, aunque parezca sorprendente, ha logrado incorporar esta experiencia al automóvil.

Uno de los botones, no precisamente escasos en número, situados a lo largo de la consola central de la nueva y llamativa berlina Infiniti M está rotulado con unos cuantos arbolitos. Muy similar a los carteles que anuncian las áreas de descanso en las autopistas alemanas. Sin embargo, el hecho de pulsar el botón no nos conduce directamente a la siguiente área de descanso. Al pulsarlo activamos el «ForestAir System», una función adicional de la instalación de aire acondicionado que regula de forma precisa la temperatura, la humedad y la pureza del aire y, de vez en cuando, pulveriza algún que otro aroma del bosque, entro otros del árbol de donde procede el borneol.

La intención de Infiniti es crear una mayor sensación de bienestar y aumentar la concentración del conductor. Para que el aire se mantenga lo más puro posible, éste se filtra de forma permanente. No sólo se limpia el aire procedente de la parte exterior, sino también el aire interior, para que el olor del último bocadillo de calamares desaparezca rápidamente. Además, el sistema modifica automáticamente el flujo de aire, unas veces más hacia la izquierda, otras más hacia la derecha, a veces incorpora aire fuera y otras hace que circule en el interior. Al fin y al cambo, en el bosque no siempre sopla desde delante.

La magia del bosque

La punta de la lanza de este juego con la naturaleza es una indicación en la gran pantalla informativa que nos permite saber de dónde procede en cada momento el aire y hacia dónde se dirige. A quien todo esto le huela demasiado a naturaleza sintética, puede volver a desconectar el sistema pulsando de nuevo el mismo botón. En general, y tal y como ya hemos anunciado antes, no se puede decir que el Infiniti tenga pocos botones, aunque esto se debe a que son necesarios para manejar la multitud de sistemas de entretenimiento, información y ayudas a la conducción de los que dispone.

Pese a esta profusión de botones, el salpicadero no parece saturado y, con algo de práctica, uno se familiariza enseguida con su disposición. En realidad, el Infiniti M resulta bastante acogedor. Su delicada piel y su madera noble invitan a sentirse a gusto y, gracias a unos acabados casi perfectos, la filial de lujo de la casa Nissan establece nuevos referentes para futuros modelos de este segmento. La oferta de espacio es capaz de plantarle cara a la competencia más cercana, compuesta por la Clase E de Mercedes, la Serie 5 de BMW, el Audi A6 y el Jaguar XF.

Respaldos demasiado bajos

Primer contacto Infiniti MNo obstante, existe un punto en el que uno se da cuenta de que la competencia procede de Europa y el Infiniti de Japón: la altura del asiento. Los enormes asientos del M son, sin lugar a dudas, sumamente cómodos y, gracias a los altavoces Bose integrados, incluso un milagro de la tecnología. Sin embargo, el respaldo resulta simplemente demasiado corto para cualquier conductor un poco más alto que la media, ya que en ocasiones queda por debajo del hombro. En este caso, el reposacabezas (que tampoco se puede extraer lo suficiente) debe hacer las veces de respaldo, algo que merma las prestaciones de seguridad del vehículo en caso de accidente. Sin embargo, el área de ajuste y la posición del volante son impecables.

En la parte posterior nos encontramos una imagen similar. Aquí también está todo recubierto de materiales muy agradables al tacto y, gracias a su batalla de 2,90 metros y a sus 4,95 metros de longitud, la oferta de espacio es suficiente, aunque no excesiva. No obstante, en esta zona también encontramos un inconveniente: los pasajeros más altos tendrán ciertos problemas con el techo.

Primer contacto Infiniti MMaletero pequeño

En el apartado del volumen del maletero, al Infiniti no le queda más remedio que guardar cola detrás de sus competidores. Este compartimento, con una apertura de carga relativamente pequeña, tiene la misma capacidad que el Jaguar XF, es decir, 500 litros. En el caso del diésel tan sólo alcanza los 450 litros debido a que, por motivos de espacio y de distribución de pesos, es aquí donde se encuentra situada la batería. El BMW le supera con creces (520 litros), por no hablar del Mercedes y del Audi que llegan incluso hasta los 540 litros de capacidad. Además, en el Infiniti no se puede abatir el respaldo del banco trasero y tan sólo presenta una especie de hueco portaobjetos, para esquís por ejemplo. Sus competidores traen esta opción de serie o al menos es posible incorporarla como extra.

Junto con las tres alternativas de equipamiento, los clientes de Infiniti tienen la posibilidad de elegir entre dos motores, un gasolina de 320 cv y un diesel de 238. Aunque en los EE.UU. los motores diésel no desempeñan un papel muy importante para la casa Infiniti, en Europa la casa japonesa necesitaba este motor urgentemente para poder siquiera empezar a competir con el resto de los modelos de su segmento. Se prevé que el 60% de los posibles compradores se decante por el diésel. Sin embargo, el resto no tendrá que conformarse con un gasolina. En la primavera de 2011, los japoneses presentarán un modelo híbrido para convencer al 20% de los compradores, por lo que para el motor de gasolina tan sólo queda el otro 20%.

Un diésel para el mercado europeo

El gran motor diésel V6 se desarrolló expresamente para Europa y ya se monta en otros modelos Infiniti. Sus 238 CV son algo normal en el segmento medio superior, y sus 550 Nm empujan con fuerza el eje trasero a partir de 1.750 vueltas. El hecho de que este motor de funcionamiento suave sea capaz de ofrecer un buen impulso y una enorme diversión al volante no sorprende en absoluto a la vista de las siguientes cifras: tiempo de aceleración de 6,9 segundos y velocidad máxima de 250 km/h.  Pero que sea sumamente silencioso mientras trabaja, eso sí nos ha sorprendido.

En el apartado de la insonorización, los desarrolladores han hecho un gran trabajo. Tan sólo a plena carga se escucha un fuerte zumbido, ya que mientras rueda el ruido del viento y sobre todo de la rodadura ahogan el sonido del motor. Incluso a gran velocidad el interior del Infiniti se mantiene en un silencio agradable.

Primer contacto Infiniti MSiempre siete velocidades

Al igual que en el caso del motor de aspiración de gasolina de 3,7 litros de cilindrada y 320 CV de potencia del M37, la gestión de la fuerza corre a cargo de un cambio automático con convertidor de par de siete velocidades. Éste realiza los cambios a la marcha correcta de forma rápida y segura, aunque en ocasiones un poco ruda. Tan sólo en la línea de equipamiento superior S el conductor tiene la posibilidad de elegir un cambio manual, seleccionado las marchas a través de las levas situadas en el volante.

Para que el instinto lúdico del conductor no se agote del todo, todos los M están equipados con el interruptor de selección del modo de conducción. En comparación con la configuración «Standard», el modo «Sport» cambia los diagramas característicos del motor y del cambio hacia una mayor dinámica de conducción, mientras que el modo «Eco» está más orientado al ahorro de combustible. En este caso, un indicador luminoso (verde-naranja) indica al conductor si en ese momento está conduciendo de forma económica o no. Además, para arrancar de forma segura sobre un piso cubierto de nieve, el Infiniti M también cuenta con un modo «Invierno».

Pedal «Eco» en lugar de función Stop/Start

En el chasis no se puede modificar nada, al menos no pulsando un botón. Las versiones básica y GT vienen equipadas con llantas de 18" y presentan un reglaje bastante cómodo. El Infiniti de 1,8 toneladas de peso se mantiene bien asentado sobre el asfalto y absorbe casi cualquier irregularidad. Tan sólo las pequeñas ondulaciones y juntas transversales le hacen ser un poco inquieto. Se mantiene durante mucho tiempo neutral en las curvas antes de que su zaga comience a deslizarse de forma lenta y parsimoniosa. No obstante, o bien el conductor o bien el ESP pueden corregir sin problemas esta situación.

Sin embargo, en el equipamiento S nos encontramos un chasis deportivo claramente más rígido que, debido a sus llantas de 20" de serie, no rueda de forma tan cómoda sobre el asfalto. En este caso también disfrutaremos de serie la dirección integral que a una velocidad más elevada colabora en el gobierno de las ruedas traseras, lo que permite al Infiniti ser bastante más ágil.

Algo que no resulta nada deportivo, y que lamentablemente está reservado al gasolina, es el pedal «Eco». En lugar de la función Stop/Start, Infiniti se descuelga con una novedad. Una vez activado el sistema pulsando un botón, el conductor notará una ligera presión en contra sobre el pedal de aceleración cuando el vehículo considera que el conductor está acelerando demasiado. La idea es, sobre todo, evitar aceleraciones exageradas en la conducción por ciudad y, por consiguiente, reducir el consumo. En el caso del diésel estaríamos hablando de 7,5 litros, mientras que en el gasolina de 10,5 litros.

Primer contacto Infiniti MCapacidad de intervención

Todavía podemos seguir hablando de la tecnología. De forma similar a la Clase S o al CLS de Mercedes, Infiniti permite al sistema de control de ángulos muertos del M realizar pequeñas y precisas intervenciones sobre determinadas ruedas con el objetivo devolver el vehículo a su carril en caso de que el conductor haya hecho caso omiso de todas las advertencias y, pese a todo, haya decidido cambiar de carril.  No obstante, los japoneses no se atreven a realizar verdaderas intervenciones en la dirección, como hace BMW, ya que en este caso la electrónica asumiría demasiado el control. Sin embargo, cabe destacar que esto sí sería posible, ya que el M dispone de una dirección asistida eléctrica que, por lo demás, funciona de forma muy suave y precisa y se endurece en curva, aunque en su posición intermedia se muestra algo insensible.

La cuestión decisiva que le permitiría superar a la competencia, procedente sobre todo de Alemania, es el precio. En el caso del motor de gasolina, éste se encuentra en un punto intermedio frente a sus rivales. ElM37 tiene un precio de salida de 51.600 euros. Por su parte, y con un precio de 6.450 euros, Infiniti coloca su M30d S Premium a la cabeza de la lista.

Amplio equipamiento

En cambio, donde sí destacan los Infinitis es en su amplio equipamiento de serie. Junto con los componentes estándar habituales en este segmento como el climatizador o los sensores de luz y lluvia, el M dispone de cámara de visión trasera, sistema de audio con disco duro incorporado, interfaz Bluetooth, asientos de conductor y copiloto eléctricos con función de memoria, ajuste y calefacción del volante de regulación eléctrica, techo corredizo acristalado, luces bixénon e interruptor de selección del modo de conducción. Extras que tienen un precio adicional en otras marcas.

Por aproximadamente 4.000 euros más nos haremos con la versión GT que incorpora equipamiento de cuero, asientos con calefacción y ventilación y luz de curva. Por otros 2.000 euros más tendremos a nuestra disposición el modelo S, con llantas de 20" y chasis y asientos deportivos. Y los que, además de la línea GT o S, encarguen el paquete tecnológico (6.000 euros) estarán completamente equipados: programador de velocidad con regulación de distancia, sistema de control de ángulos muertos, pedal «Eco», sistema de navegación con pantalla táctil, sistema «ForestAir», persiana trasera y sistema de sonido Bose.

Conclusión

Gracias al M ahora los centros Infiniti podrán ofrecer a sus (posibles) clientes un cuarto producto con el que no tendrán que esconderse detrás de la competencia. Incluso la oferta de motorizaciones, limitada pero bastante potente, no debería suponer ningún inconveniente. Además, los que busquen un propulsor económico no se comprarán en ningún caso un Infiniti. Sin embargo, es posible que en las calles veamos pocos Infiniti. De esta forma, en el futuro todavía tendremos que acercarnos al bosque para poder respirar aire puro.

Primer contacto Infiniti M

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.