Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Jaguar XJ

Primer contacto: Jaguar XJ

Un gran salto hacia delante

25.03.2010

Eso es precisamente lo que ha conseguido Jaguar con el nuevo XJ. Los ingleses, dirigidos ahora por sus propietarios indios, han modificado radicalmente el diseño de su buque insignia. Adiós a las formas anticuadas y bienvenida a las nuevas líneas. Tras el XK y el XF, ahora ha llegado el momento de adaptar la limusina del segmento superior a los tiempos modernos.

El diseño es, por supuesto, susceptible de discusión y seguro que en el caso del XJ abre aún más la brecha que se abrió entre defensores y detractores cuando les tocó el turno al XK deportivo y al XF. Al fin y al cabo, la idea que tenemos del conductor “típico” de un XJ es un señor que goza de una buena situación económica, al que le gusta lo clásico y que se muestra reacio a aceptar nuevos cambios. Al menos, eso es lo que se piensa.

Automóviles dignos de un museo

Jaguar XJSin embargo, éste tipo de comprador tampoco adquiría ya el antiguo XJ, así que había llegado el momento de despedirse de un diseño de tiempos pasados. Mike O‘Driscoll lo resume de forma clara: «En los últimos años hemos construido automóviles para los museos.» Palabras muy duras las que le dedica el gerente a su propia marca, aunque con un cierto toque de reproche a la antigua matriz Ford. Ésta fue, al fin y al cabo, la casa que permitió que Jaguar se perdiera durante mucho tiempo en su propio ego.

Según O'Driscoll, la intención de Jaguar no ha sido en ningún momento la de apegarse a antiguas tradiciones. «Beautiful, fast cars», es decir automóviles de gran belleza y velocidad es lo que pretende volver a fabricar, como antiguamente. Como en el pasado, pero reinterpretándose, reinventándose y no autocopiándose. Y precisamente esto es lo que ha conseguido el diseñador Ian Cullum con el nuevo XJ. El nuevo buque insignia se presenta más joven, deportivo y dinámico y tiene el potencial necesario no sólo para conquistar de nuevo a los defensores más clásicos, sino para convencer a sus hijos de cambiar a una marca de culto que había quedado ciertamente fuera de juego.

Movimiento en estado de reposo

Jaguar XJIncluso detenido, este nuevo Jaguar rebosa fuerza y parece estar en movimiento aunque aún no se haya desplazado lo más mínimo. Sin apenas recorrer un metro, uno se da cuenta de lo que O'Driscoll quiere decir con «fast car». Incluso el calificativo «beautiful» - si se nos permite esta valoración subjetiva - da en el clavo. El frontal largo con unos grupos ópticos muy marcados, la gran parrilla horizontal, el techo arqueado, la sencilla y elegante zaga y los musculosos hombros, invitan a olvidarse de todo y a soñar. Un sueño que se hará realidad a partir de mayo, puesto que es entonces cuando llegará a los concesionarios el nuevo lanzamiento de Jaguar.

La octava generación del XJ mide unos majestuosos 5,12 metros (5,25 en su versión de batalla larga). Gracias a su carrocería de aluminio tan sólo pesa 1,9 toneladas. El conductor no llega a darse cuenta realmente de sus generosas dimensiones, dado que la conducción de este Jaguar resulta sencilla y ágil como una limusina del segmento medio superior. En cambio, los pasajeros podrán disfrutar de algo más de espacio que hasta ahora. Sin embargo, el XJ sigue sin poder competir con la oferta de espacio de un BMW Serie 7, sobre todo en lo que respecta a la altura, ya que el techo acristalado de serie reduce claramente el espacio.

En otro mundo

Jaguar XJQuien se suba al XJ, se acomode en sus grandes asientos multiregulables, deslice sus manos sobre un cuero suave y deje vagar la mirada por encima de su delicada madera noble se verá transportado a un remanso de paz, tranquilidad y bienestar y dejará fuera el ajetreado entorno. De esto se encargan también unas lunas perfectamente insonorizadas que no dejan pasar prácticamente ningún ruido al interior. Quizá por este motivo no molesta que la consola central ocupe tanto espacio.

Algo más irritante resulta el cuadro de instrumentos, que en este caso ha dejado de serlo. En lugar de eso, donde antes teníamos instrumentos redondos de alta calidad, ahora encontramos una gran pantalla TFT. El Jaguar visible en el momento de acceder al interior del vehículo desaparece al pulsar el botón de arranque y, como por arte de magia, aparece el tacómetro, el cuentarrevoluciones, el indicador de nivel de combustible y todos los demás instrumentos. Todo puramente virtual. Aunque de esta manera resulta posible visualizar diferentes tipos de información, por ejemplo, el plano del sistema de navegación, aquí un poco de tradición no hubiera estado mal.

Mando giratorio para seleccionar las marchas

Jaguar XJComo cabía de esperar, y como ya ocurriera con el XF, la clásica palanca del cambio automático con panel de cambio en forma de L ha dado paso a un pequeño mando giratorio de forma redondeada situado en el túnel central y a través del cual se maneja un perfecto cambio automático de seis velocidades desarrollado por la casa ZF. Si giramos el conmutador hasta la posición D y pisamos lentamente el pedal de aceleración, el XJ se pone en movimiento de forma suave y elegante. Y, en la mayoría de los casos, impulsado por un motor diésel biturbo de tres litros.

Esto se debe a que el responsable de Jaguar en Alemania, Peter Modelhart, prevé una cuota de ventas del 80% para este motor diésel de seis cilindros. Y estos compradores lo hacen todo bien. Este motor de 275 CV desarrolla su fuerza de forma armoniosa y prácticamente sin ruido, alcanzando los 600 Nm a 2.000 revoluciones. Esto permite al XJ D desarrollar una conducción deportiva con un consumo adaptado a nuestros días. Tan sólo 7,0 litros a los 100 necesita este Jaguar según ciclo UE.

Rígido y más

Jaguar XJUn chasis adaptativo con suspensión neumática montado de serie, que ya en su modo normal  presenta una regulación claramente más rígida de lo que cabría esperar si pensamos en su predecesor excesivamente suave, nos anima aún más si cabe a dar rienda suelta a una conducción deportiva. Sin embargo, el XJ no resulta incómodo y cuando más rápido mejor y de forma más suave se neutralizan las irregularidades del asfalto. Incluso con su reglaje estándar es posible tomar las curvas tan rápido que el copiloto tendrá que echar mano una y otra vez del inexistente asidero del techo.

Pulsando un botón (una bandera de cuadros adorna la parte inferior del conmutador giratorio del cambio automático) el reglaje se volverá aún más rígido, el pedal del acelerador reaccionará de forma más sensible a los comandos y la dirección, ya de por sí extraordinariamente precisa y fácil de manejar, se volverá un poco más exacta. De forma adicional, la pantalla de instrumentos se sumergirá en una luz roja. Una función con un sentido más que dudoso.

Potente y refinado

Galería: Primer contacto Jaguar XJAquellos que piensan que los motores diésel no son rápidos y no se dan por satisfechos con un sprint de 6,4 segundos, tienen a su disposición un motor de gasolina de ocho cilindros (en su versión de 385 CV o con turbocompresor en el XJ Supercharged) que alcanzará los 510 CV.  Quienes piensen que se trata simplemente de una fuerza bruta no pueden estar más equivocados. El V8 sobrealimentado se mueve igual de ágil y elegante que el diésel.

Por supuesto, siempre y cuando el conductor quiera. Si, por el contrario, éste tiene aspiraciones deportivas y pisa a fondo el pedal de aceleración, el Jaguar alcanzará los 100 km/h en tan sólo 4,9 segundos. Acompañado de un fuerte ronroneo procedente del interior del motor de cinco litros, el XJ S/C seguirá acelerando hasta los 250 km/h. Lamentablemente, a partir de este momento la regulación electrónica toma el mando. Sin embargo, la anulación del bloqueo o al menos el aumento de la velocidad hasta los 280 km/h es sólo cuestión de tiempo. Al igual que la llegada del pequeño motor de gasolina de seis cilindros.

Diésel o Supercharged

Galería: Primer contacto Jaguar XJSi bien con un precio de ronda los 151.950 euros el Supercharged es unos 70.000 euros más caro que el diésel, podría convertirse en el segundo XJ más vendido de toda la historia. El XJ con motor V8, por un precio de 107.950 euros, se verá más bien poco. La razón es simple. O bien el cliente mira por el dinero y se decanta por el motor de diésel o el vil metal no tiene nada que decir y entonces está claro que el modelo a elegir es el más potente. El consumo homologado de éste último alcanza los 12,1 litros, aunque resultará algo más que complicado mantenerse en esa cifra. Pero eso da lo mismo.

Datos técnicos
 
Marca y modelo   Jaguar XJ 3.0L V6 Diesel   Jaguar XJ 5.0L V8
Acabado   (Luxury/Premium Luxury/Portfolio)   (Premium Luxury/Portfolio)
Especificaciones        
Longitud/anchura/altura (mm)   5.122 / 1.894 / 1.448   5.122 / 1.894 / 1.448
Distancia entre ejes (mm)   3.032   3.032
Diámetro de giro (m)   12,3   12,3
Peso (kg)   1.796   1.755
Volumen del maletero (l)   520   520
Neumáticos    -- R18    -- R18
Motor        
Cilindrada (cc)   2.993 / V6   5.000 / V8
Potencia (cv)   275   385
Par máximo (Nm/rpm)   600 / 2.000   515 / 3.500
Tracción   Trasera   Trasera
Transmisión   Automática  6 velocidades   Automática  6 velocidades
Consumo        
Combustible   Diesel   Gasolina
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km)   (-)/(-)/7   (-)/(-)/11,4
Emisiones CO2 (gr/km)   184   264
Consumo durante test (l/100km)   N.D.   N.D.
Características        
Aceleración 0-100 km/h (s)   6,4   5,7
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª   N.D.   N.D.
Capacidad depósito (l)   82   82
Velocidad máxima   250   250
Precio (sin extras)        
Euros   81.200 / 86.500 / 95.200   107.950 / 117.050
Equipamiento extra        
 
Más datos
Menos datos
 

En comparación con sus competidores, el Jaguar es, por lo visto, un poco caro. El diésel supera en aproximadamente 3.150 euros el precio del BMW 730d y del Mercedes S 350 CDI. Sin embargo, el XJ aporta un mayor equipamiento entre el que encontramos llantas de 18", un chasis adaptativo, un sistema de navegación, el techo acristalado corredizo y un paquete multimedia. Si sumamos esta plusvalía, entonces la cosa cambia y el Jaguar resulta ser más barato. Por cierto que los sistemas de ayuda tecnológicos, tales como el limitador de velocidad con regulación de distancia, el sistema de detección de ángulos muertos o el asistente de control automático para las luces largas están naturalmente disponibles en el Jaguar.

Conclusión

Parece que la casa Jaguar ha conseguido un gran éxito. Aunque es posible que la óptica del nuevo XJ deje helado a algún que otro defensor de la carrocería clásica, seguro que será capaz de convencer a muchos otros clientes potenciales que ni siquiera se habían planteado conducir un Jaguar.

Galería: Primer contacto Jaguar XJCon su nuevo buque insignia, podemos decir que la marca no ha vuelto a caer en el error de autocopiarse una vez más, sino que esta vez se ha reinventado de pies a cabeza. Ian Cullum ha sentado nuevos precedentes y ha sido capaz de crear, eso sí que hay que aceptarlo dejando a un lado envida, un «beautiful, fast car». A esto cabe añadir una técnica perfecta, de la que destaca el ágil motor diésel, que combina un rendimiento superior con un consumo adaptado a los tiempos que corren.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.