Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Jaguar XKR-S Cabrio

Primer contacto: Jaguar XKR-S Cabrio

Para quitarse el sombrero

15.03.2012

El XKR-S Coupé fue la tarjeta de presentación de Jaguar en el club de los 300, esa élite de automóviles cuya velocidad máxima comienza con un tres. Que los británicos están orgullosos de ello es evidente y que al coupé lo único que han hecho ha sido quitarle la parte superior tan solo es cuestión de lógica. Nosotros hemos recorrido las carreteras del Rally de Monte Carlo con el XKR-S Cabrio para comprobar sus cualidades.

El XKR-S Cabrio se presenta majestuoso sobre unas llantas de 20 pulgadas y ya su aspecto exterior se percibe como una completa declaración de intenciones. Las llantas negras y las entradas de aire del capó causan una excelente impresión y su prominente spoiler trasero de carbono hace que la inigualable elegancia de los Jaguar roce casi lo vulgar, aunque desde el punto de vista aerodinámico resulta completamente imprescindible. Nuestra primera toma de contacto con XKR-S nos ofrecería la oportunidad de comprobar lo importante que es cada gramo de peso sobre el eje trasero.

Galería: Primer contacto Jaguar XKR-S CabrioSiguiéndoles la pista a Walter Röhrl y a Christian Geistdörfer partimos de Niza rumbo a Col de Turini, sin duda uno de los tramos más emblemáticos. Nuestra intención es que el nuevo XKR-S Cabrio nos demuestre todo lo que lleva dentro hasta llegar a la misma cima situada a 1.600 metros sobre el nivel del mar. Bajo un sol brillante y con temperaturas que rondaban los diez grados, ya en el aparcamiento decidimos esconder la capota en el maletero. Al pulsar un botón –que por desgracia aún recuerda demasiado a la poco gloriosa era Ford– el techo de lona se pliega en 18 segundos para esconderse en el maletero y reducir así su volumen de 313 a 200 litros. Una capacidad suficiente para un fin de semana en pareja.

Todo muy bonito, pero...

Una vez replegado el techo queda al descubierto un salpicadero plagado de inserciones en piel, pero que produce una impresión contradictoria que deja escapar algún suspiro. El diseño de los instrumentos es bonito, pero el ordenador de a bordo no es demasiado actual. La pantalla táctil de la consola central es grande, pero su manejo bastante complicado. Los botones y mandos presentan una organización lógica, pero tienen un aspecto algo tosco.

Galería: Primer contacto Jaguar XKR-S CabrioA su favor se puede decir que los pequeños interruptores pertenecientes al sistema de regulación eléctrica de los asientos deportivos no están situados en una posición poco accesible en el lateral del asiento, sino muy a mano por encima del tirador de la puerta, de forma que incluso los conductores de mayor envergadura podrán encontrar rápidamente la posición correcta. En cambio, la calefacción de los asientos y el volante, que resultó tan útil a cuatro grados bajo cero en la cima de la montaña, se conecta de forma poco práctica a través de la pantalla táctil.

Un simple botón es el encargado de poner en marcha el potente propulsor del XKR-S Cabrio, mientras, de forma simultánea, aparece el mando giratorio de selección de marchas con el que se controla el cambio automático de seis velocidades, en ocasiones algo torpe. El vano motor aloja un ocho cilindros de cinco litros que incluso en el XK desempeña un excelente papel. Sin embargo, en el caso del XKR-S, al igual que en el XKR de 510 CV, éste cuenta con un compresor. El resultado son 550 CV y un impresionante par motor de 680 newtons/metro.

Viajar sin turbulencias

Galería: Primer contacto Jaguar XKR-S CabrioBasta con rozar suavemente el acelerador para desatar un corto pero potente gruñido en el interior del ocho cilindros con el único fin de hacer avanzar a este pesado cabrio de 1,8 toneladas de peso. Es entonces cuando tanto conductor –que en nuestra unidad de prueba estaba sentado a la derecha– como acompañante se quedan pegados a unos asientos bien acolchados y revestidos de piel y la aguja del velocímetro comienza a subir de forma imparable hacia su nivel máximo.

La aceleración tiene lugar de forma tan rápida que no resulta fácil acatar las normas de tráfico establecidas. Tras 4,4 segundos ya se ha superado la marca de los 100 km/h, pero a partir de ahí el XKR-S continúa desplegando toda su potencia hasta que el regulador electrónico detiene esta espiral de poderío en los 300 km/h. Por desgracia no pudimos probar si a esa velocidad se mantendría intacto nuestro peinado, pero hasta los 120 km/h se puede viajar magníficamente y casi sin turbulencias con las ventanillas cerradas y el deflector de aire en posición.

Gracias a las alfombrillas

Pese a lo increíble del desarrollo de potencia del XKR-S, en ocasiones el Jaguar reacciona casi con demasiada aspereza. Sobre todo en su modo dinámico la máxima es mover el pie derecho con sumo cuidado para no tener ningún desagradable encontronazo con el paragolpes del coche de delante. Sin embargo, no es difícil desarrollar ese tacto especial para manejarlo y, una vez que uno se ha acostumbrado a que el XKR-S pierda de vez en cuando los modales, su conducción resulta sumamente entretenida. Tanto más cuando en modo normal se muestra perfectamente audible, pero no llega a llamar la atención de forma molesta. En cambio, en modo deportivo la acústica procedente de los cuatro tubos de escape es mucho más profunda, mientras que la presencia de las explosiones fallidas provocadas artificialmente encajan a la perfección con ese encanto contradictorio del alerón trasero.

Galería: Primer contacto Jaguar XKR-S CabrioIncluso cuando esto último tiene por objetivo reducir el empuje vertical sobre el eje trasero impulsado, y pese a que el XKR-S viene equipado con gomas de 295 mm, el Jaguar presenta algún que otro problemilla para trasladar la fuerza a la calzada. A los más profanos la trasera les jugará de vez en cuando alguna mala pasada antes de que el ESP vuelva a poner todo en su sitio. En cambio, los conductores más experimentados podrán aprovechar su dirección sensible y precisa, así como el propio pedal del acelerador para maniobrar el XKR-S en la dirección correcta. En modo dinámico, el programa de estabilidad entra en funcionamiento con más retardo.

Además, las innumerables curvas del trayecto que nos conducía hasta la cima del Col de Turini casi nos invitaban a ello. Sin embargo, cuando las dos ruedas traseras entran en contacto con una superficie helada, entonces se aconseja máximo cuidado. En este caso, ni el modo de invierno, ni el diferencial autoblocante ni el copiloto sentado sobre el maletero nos ayudaron a mantener el rumbo. Menos mal que en el XKR-S las alfombrillas vienen de serie...

Un chasis convincente

El XKR-S nos convenció en las curvas de los Alpes marítimos no sólo por su impresionante desarrollo de potencia y su indomable empuje hacia adelante, sino también por su carrocería de aluminio a resistente a la torsión y su excelente chasis revisado. Con una configuración lo suficientemente rígida como para satisfacer las más elevadas pretensiones deportivas y poder trazar curvas a gran velocidad, a pesar a sus llantas de 20 pulgadas el Jaguar ofrece suficiente confort en carretera y los amortiguadores se encargan de absorber la mayor parte de las irregularidades de la calzada sin rechistar. Una vez activado el botón del modo dinámico, la suspensión adaptativa se endurece de forma perceptible, pero aún así el XKR-S no llega nunca a resultar demasiado duro. De esta forma, el nuevo deportivo descapotable de la marca británica permite rodar relajadamente a lo largo de la costa.

Toda esta relajación se pierde, al menos momentáneamente, al echar un vistazo al indicador de nivel de combustible que disminuye considerablemente a medida que aumenta el placer de conducción. El consumo calculado en ciclo EU de 12,3 litros solo se puede alcanzar si se prescinde a cualquier tipo de diversión al volante. Sin embargo, los conductores que tengan estas pretensiones no deberían pensar siquiera en comprarse un XKR-S Cabrio, disponible en los concesionarios por 155.000 euros.

Galería: Primer contacto Jaguar XKR-S CabrioConclusión

El Jaguar XKR-S Cabrio demuestra, una vez más, lo divertido que puede llegar a ser todo aquello que en realidad es innecesario. Sus 550 CV escapan al sentido común, tanto más cuando al Jaguar XKR de 510 CV o incluso a su versión básica de 385 CV no les falta potencia que digamos. Sin embargo, la S del modelo descapotable se podría considerar la guinda del pastel, ya que le aporta ese toque extra que no marca necesariamente una diferencia determinante en carretera, pero sí en el aparcamiento de cualquier club de golf.  

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.