Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Kia Sportage

Primer contacto: Kia Sportage

Directo al liderato

04.02.2016

Poco a poco, KIA ha sabido hacerse un hueco en el siempre complicado mercado europeo gracias a una gama de productos de calidad, con precios competitivos y con un diseño muy atractivo. Un éxito en el que tiene gran parte de culpa el Sportage ya que, de hecho, es su modelo más vendido y que desde la marca esperan que siga creciendo con la cuarta generación que se pondrá a la venta el 1 de marzo y que en AutoScout24 ya hemos tenido la oportunidad de conducir.

Resulta curioso, pero durante la ruta realizada en la presentación del nuevo KIA Sportage en Barcelona, tuvimos la suerte de cruzarnos con las dos generaciones anteriores del SUV, en un claro síntoma de que el todocamino coreano siempre ha estado en la mente de los compradores de nuestro país. De hecho, es el modelo que más vende dentro de KIA, pero no sólo en España sino también a nivel mundial. (Ver todos los KIA Sportage de ocasión en AutoScout24)

Unas ventas que han ido incrementando a medida que el fabricante asiático ponía en el mercado una nueva generación. De hecho, durante nuestro breve  y fortuito ‘encuentro’, pudimos comprobar la evolución y el salto de calidad que ha dado el Sportage en particular, y KIA, en general.

Diseño rompedor

Galería: Primer contacto Kia SportageNo os vamos a mentir. El sentimiento antes de acudir a la ciudad condal rozaba el escepticismo, y en ocasiones el pavor, ante lo que nos podíamos encontrar de frente, principalmente a nivel estético. Y es que pasar de un Sportage con una línea sobria pero deportiva, sin grandes excentricidades ni extravagancias al protagonista de estas líneas podía resultar chocante.

Sin embargo, una vez más, la realidad pone en su sitio a todos, incluido a un servidor y tras mirar, observar y remirar la silueta de esta cuarta generación, sólo podemos decir una cosa: enhorabuena. Sí, porque el Sportage podrá gustar más o menos pero ha sabido dar el paso y arriesgar en un segmento en el que los nuevos modelos empiezan a pecar de demasiado ‘aburridos’. Para que os hagáis una idea, el modelo comparte plataforma con el actual Hyundai Tucson pero parece un vehículo completamente distinto,  

Además de haber crecido ligeramente con respecto a su predecesor, concretamente 4 centímetros hasta llegar a los 4,48 metros, el aspecto que de verdad destaca es su frontal. Se ha recurrido a una parrilla mucho más grande y baja, heredada directamente del nuevo Sorento, que ha obligado a desplazar los faros hacia la parte superior del capó, dejando así un mayor protagonismo a las luces antiniebla, divididas en cuatro módulos LED (sólo para el acabado GT Line ya que en el resto son convencionales), que se sitúan en la parte baja del parachoques.

Pero si el frontal sorprende, la zaga no se queda corta. En ella, el SUV podrá incluir doble salida de escape además de contar con un nuevo diseño de los faros, que nos recuerdan a los que emplea BMW en sus berlinas, el parachoques y el portón, el cual ahora puede ser eléctrico. Bien es cierto que la luneta trasera ha perdido algo de superficie pero no notamos una pérdida excesiva de visibilidad.

Espacio… y de calidad

Galería: Primer contacto Kia SportagePuede que también fuera porque nuestros sentidos estaban centrados en analizar cada centímetro del nuevo habitáculo del Sportage. Es realmente al sentarnos en sus asientos cuando percibimos ese salto de calidad que comentábamos con anterioridad. El salpicadero no sólo ha mejorado en diseño sino que además ha ganado en presencia, gracias al empleo de materiales más blandos en la zona superior del salpicadero y a contar con unos ajustes muy sobresalientes. El único pero sea, quizá, el intento de falsear los plásticos duros, que siguen estando presentes sobre todo en la consola central, con una textura que imita un material más mullido.

Aparte de ello, todo parece correcto. Las unidades que tuvimos la oportunidad de probar durante la toma de contacto contaban con una pantalla central de 8 pulgadas (hay una disponible de 7), orientada hacia el conductor y con un funcionamiento rápido e intuitivo. Otro aspecto que quizá hubiera sido mejorable es el reducir ligeramente la gran cantidad de botones que se sitúan en la zona central y que corresponden, principalmente, a los mandos de la climatización. Eso sí, por suerte son fácilmente reconocibles y cuentan con un tacto muy agradable.

Galería: Primer contacto Kia SportageAdemás los pasajeros delanteros gozarán de unos asientos mullidos y muy confortables al tiempo que el conductor tendrá un amplio campo visual casi sin puntos muertos. Por su parte, aquel que decida viajar en su zona trasera se encontrará con un espacio raramente visto en un modelo de este segmento. Con un tamaño de 1,80 metros, un servidor se colocó justo detrás del asiento del conductor (tras haberlo dejado previamente) y el hueco restante para las piernas todavía ofrecía cerca de 30 centímetros más hasta tocar con el asiento. Algo similar ocurre con la altura en donde nuestra cabeza todavía se encontraba a varios centímetros del techo (que además era solar).

En este sentido, para mejorar la habitabilidad en dicha cota, KIA ha optado por montar una segunda fila de asientos que puede regularse verticalmente, pudiendo variar además la capacidad del maletero. Capacidad que puede variar  en función de si el coche equipa o no el kit antipinchazos pasando entonces de los 491 a los 503 litros.

Silencio, se rueda

Galería: Primer contacto Kia SportageEn cuanto a la gama mecánica, el nuevo Sportage está disponible con dos bloques de gasolina y tres diésel. Los primeros recurren al mismo bloque de cuatro cilindros y 1,6 litros siendo capaz de entregar 132 o 177 CV, aunque las diferencias llegan a la hora de gestionar la alimentación ya que el menos potente es un atmosférico GDi mientras que el segundo, que es totalmente nuevo, opta por la sobrealimentación mediante turbo, T-GDi, para alcanzar una potencia mayor. La terna diésel, por su parte, la conforma un motor de acceso de 1,7 litros, cuatro cilindros y 116 CV y un 2,0 litros con dos niveles de potencia: 136 y 186 CV.  

En cuanto a las transmisiones, la novedad se encuentra en la llegada de la caja de cambios automática de doble embrague DCT de siete velocidades que sólo estará disponible con el motor 1.6 T-GDi. El resto recurre a una manual de seis velocidades a excepción del 2.0 CRDi de 186 CV que también puede asociarse a una automática con convertidor de par y el mismo número de relaciones. Del mismo modo, el Sportage está disponible con dos tipos de tracción, delantera FWD y a las cuatro ruedas, AWD. Aquí, salvo el 1.6 T-GDI, todos transmiten la fuerza a las ruedas delanteras aunque los dos 2.0 CRDi pueden hacerlo a las cuatro ruedas.  

Durante la toma de contacto pudimos probar tanto el diesel de 136 CV como el gasolina de 177 CV. Sin ser dos motores que destaquen por su rapidez, lo cierto es que sí ofrecen una respuesta muy contundente desde bajas vueltas, a partir de 1.500 rpm en el diésel y de 1.300 en el gasolina. Además, otro punto en común es el escaso ruido y vibraciones que transmiten que, quizá, sea algo más acusado en el gasóleo pero sin llegar a ser incómodo y/o molesto.

Galería: Primer contacto Kia SportageEn ambos casos, la caja de cambios escogida fue la manual de seis relaciones, enviando su fuerza a las ruedas delanteras. Una transmisión que ofrece un tacto rápido y suave con unos desarrollos bien escogidos que, en teoría, ayudan a rebajar los consumos, aunque en ambos casos los dos están lejos de los datos oficiales homologados: 4,8 y 7,3 l/100 km, respectivamente, ya que durante nuestra toma de contacto no bajaron de 6,6 y 8 litros, respectivamente. Bien es cierto que nuestras unidades equipaban unas llantas de aleación de 19 pulgadas  y que, en nuestro caso, tenía que cargar con tres personas  con sus respectivos equipajes en una ruta protagonizada por las carreteras secundarias, pero son circunstancias con las que el Sportage podría tener que lidiar a diario.

El KIA más seguro y completo

Galería: Primer contacto Kia SportageAdemás correspondían con las unidades más equipadas. Porque otra de las características del nuevo KIA Sportage es que se desmarca del resto de modelos coreanos como uno de los más equipados, tanto a nivel de entretenimiento y confort como de seguridad. La gama se estructura en cinco acabados: Basic, Concept, Drive, Emotion y GT-Line, contando, desde el más básico con llantas de aleación de 16 pulgadas, retrovisores exteriores eléctricos, volante multifunción, Bluetooth, aire acondicionado, faros antiniebla delanteros… Desde la marca están convencidos que el que más ventas les reportará será el Drive que añade llantas de aleación de 17 pulgadas, faros traseros con tecnología de tipo LED, navegador, toma USB para las plazas traseras, climatizador, sensores de lluvia y luces…

Por si eso no fuera suficiente, el todocamino asiático, se pone al día en lo que a seguridad se refiere ya que ahora puede equipar, entre otros, un sistema de frenada de emergencia en ciudad con detector de peatones (AEB), avisador activo de cambio involuntario de carril (LDWS con LKAS), sensor de luces de carretera (HBA), lector de señales de tráfico (SLIF), detector de objetos en el ángulo muerto (BSD) o detector de objetos en la zona posterior (RCTA), la mayoría disponibles desde el acabado Drive.

Con todo ello, las primeras unidades del Sportage se pondrán a la venta a partir del 1 de marzo, aunque la red de concesionarios ya admite pedidos, por un precio que parte de los 18.002 euros en gasolina y de los 21.035 en diésel. Valores que ya incluyen un descuento de la marca superior a los 4.600 euros.  

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.