Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto KIA Sportage

Primer contacto: KIA Sportage

En la cresta de la ola

22.10.2018

Solo dos años después de presentar su cuarta generación, el KIA Sportage se renueva profundamente con el objetivo de seguir creciendo. A los ligeros retoque estéticos se une la llegada de la tecnología Mild-Hybrid que permite rebajar consumos ofreciendo una conducción más placentera y eficiente. Nosotros ya lo hemos podido conducir.

Puede sonar manido, pero no corremos riesgo al afirmar que el Sportage es el vehículo más importante de la historia de KIA. Con 25 años recién cumplidos, el SUV compacto surcoreano no solo se ha convertido en todo un símbolo para la firma, sino que se ha situado como una de las puntas de lanza de su comercial. No en vano, durante los años de crisis económica que azotaron a nuestro país, el Sportage fue el único que consiguió salvar la situación.

Galería: Primer contacto KIA Sportage

Una importancia que, igualmente, se refleja de cara al exterior, en donde el Sportage se sitúa como la quinta opción de su categoría, con 12.948 matriculaciones hasta octubre (a solo 40 unidades del cuarto), y el segundo en el canal privado. Números que cobran más valor si tenemos en cuenta que el segmento de los C-SUV es uno de los más disputados, con nada menos que 35 modelos contra los que competir.

Pues bien, con el objetivo de seguir sumando adeptos, KIA acaba de ofrecernos la típica actualización. Una renovación que, eso sí, llega antes de lo que suele corresponder, pues la cuarta generación apareció en el mercado hace poco más de dos años.  

Diseño más afilado

En el apartado estético, los cambios más representativos se observan en el frontal. Aquí, además montar un nuevo paragolpes, los dibujantes de la firma (capitaneados de nuevo por Peter Shreyer) han perfilado una parrilla más deportiva, con un nuevo tramado, perfectamente secundada por unos grupos ópticos más afilados. Luces que emplean la tecnología LED en su función principal y que ofrecen una inédita firma diurna, mejor integrada con el conjunto. Las antiniebla delanteras también varían su aspecto proporcionando mayor visibilidad.

Galería: Primer contacto KIA Sportage

En la zaga, el aspecto más destacado es el cambio de diseño de las luces pareciendo una extensión de la moldura central que cruza el portón y que se ha convertido en uno de los rasgos estéticos no solo del modelo, sino también de KIA (como vimos en el ProCeed). Por su parte, las luces de marcha atrás y los reflectores estarán integrados en el nuevo paragolpes. El conjunto externo, que no ha variado sus dimensiones, lo completan los nuevos juegos de llantas de aleación de 16 y 17 pulgadas, así como los cinco inéditos colores para la carrocería que suman a los cuatro ya existentes.

Cada una de estas pinceladas estéticas evoluciona en el acabado más deportivo de la gama, el GT Line. En este caso, el Sportage GT Line sí crece 1 cm en longitud como consecuencia del frontal exclusivo que monta y en el que destacan la parrilla o las luces antiniebla LED en forma de cubito de hielo. Es el único que puede equipar las llantas de 19 pulgadas, con un diseño más deportivo que antes, así como la doble salida de escape situada en la parte trasera.

Galería: Primer contacto KIA Sportage

Gana en calidad

De puertas para dentro, lo primero que nos llama la atención es el aumento de calidad general que se percibe. Los materiales empleados no solo están mejor logrados sino también mejor ensamblados. La parte superior del salpicadero está revestida de un material blando y no parecen existir fisuras de ningún tipo.

Aparece un nuevo volante más fino y agradable al tacto tras el cual se observa un cuadro de relojes más limpio con una pequeña pantalla a color que hace las veces de ordenador de a bordo. La consola central está presidida por una pantalla táctil de 7 pulgadas aunque las versiones más equipadas ofrecen una de 8 pulgadas más moderna al carecer de marco. Independientemente de cual se monte, los sistemas de sincronización móvil Apple CarPlay y Android Auto aparecen de serie.

Galería: Primer contacto KIA Sportage

Como ocurre con el exterior, las versiones GT Line cuentan con elementos exclusivos como un volante forrado en piel y con la zona inferior achatada, pedales en aluminio, techo tapizado en negro o asientos GT Line con dos tipos de tapizado en función del acabado escogido. Sí, porque otra de las novedades es que dicho acabado se desdobla ofreciendo un GT Line Essential y un GT Line Extreme.

Seguro, por supuesto

Si nos centramos en la seguridad, los responsables de KIA han querido mejorar sus cualidades añadiendo nuevos sistemas y ayudas, tales como la cámara de visión de 360º, el control de velocidad de crucero adaptativo con asistente de atascos Stop&Go o el detector de fatiga. Elementos que se suman a los que ya montaba: el asistente para evitar colisiones frontales, el asistente para el mantenimiento en el carril, el asistente para el cambio de luces largas, el aviso inteligente de límite de velocidad, el aviso de vehículos en el ángulo muerto y la alerta por tráfico cruzado trasero.

Galería: Primer contacto KIA Sportage

Por lo demás, el Sportage no varía un ápice sus excelentes capacidades internas, con espacio más que de sobra para albergar a cinco ocupantes y un maletero con un volumen que oscila entre los 467 litros de los diésel con rueda de repuesto y los 503 litros de los gasolina con kit antipinchazos. Por su parte, las versiones Mild-Hybrid reducen ligeramente el hueco hasta los 439 litros.

Aporte extra

En efecto, una de las novedades más representativas de esta actualización del Sportage es la llegada de la tecnología Mild-Hybrid. De momento solo se equipa en la motorización diésel más potente, la 2.0 CRDi de 184 CV pero la marca nos ha confirmado que en 2020 estará también disponible en los 1.6 CRDi.

Galería: Primer contacto KIA Sportage

Una tecnología que ya conocemos de otros modelos del grupo, como el Hyundai Tucson, y que aporta un extra de energía gracias al pequeño motor eléctrico de 12 kW, proporcionando simultáneamente par para acelerar el conjunto más rápidamente y, al mismo tiempo, reducir el consumo. Durante la toma de contacto pudimos rodar con él durante varios kilómetros y lo cierto es que hay que afinar muy bien todos los sentidos para notar ese pequeño aporte, pero lo cierto es que sí notamos una rebaja en el gasto medio de carburante.

Además, gracias a este motor generador, las arrancadas y las deceleraciones hasta llegar a parado son más suaves. En el segundo caso, porque el sistema Stop&Start se puede activar cuando bajamos de 30 km/h, permitiendo la marcha en modo inercia. Volviendo al tema de la capacidad del maletero, la reducción de estas versiones se debe a que en la zona inferior se ha colocado tanto la batería de 48 V adicional como el convertidor. Eso sí, al haber sido homologado como coche de gasolina y dado que la batería no puede mover por sí mismo al conjunto, a efectos de la nueva legalidad el Sportage portará la etiqueta medioambiental C en lugar de la ECO que sí ofrecen algunos modelos previos al cambio de protocolo WLTP.

Mucho donde elegir

Pero el sistema Mild-Hybrid no es la única novedad mecánica que ofrece el renovado KIA Sportage. La gama diésel cambia por completo al sustituir el anterior 1.7 CRDi por el eficiente y ligero 1.6 CRDi. Un bloque de cuatro cilindros fabricado en aluminio que puede escogerse con dos potencias: 115 y 136 CV. Tuvimos la oportunidad de probar el segundo de ellos brevemente y lo cierto es que nos convence por su escaso ruido en marcha, su excelente empuje (tiene un par de 320 Nm) y su consumo medio homologado: 4,9 l/100 km en las versiones 4x2 con cambio manual.

Galería: Primer contacto KIA Sportage

A ellos se suman los ya conocidos motores de gasolina, el 1.6 GDi atmosférico de 132 CV y el 1.6 T-GDi turboalimentado que aumenta su potencia hasta los 177 CV. Este último es, probablemente, la opción más pasional de toda la gama, dado que ofrece una sensaciones dinámicas sin parangón en la gama, con un empuje contundente y una calidad de rodadura en carretera excelente.

Tampoco es nuevo el reparto de transmisiones y tracciones que propone el Sportage… a excepción de la llegada de la caja de cambios automática con convertidor de par de ocho relaciones (la misma de los Sorento y Stinger) que equipa en exclusiva la versión Mild-Hybrid. Por lo demás, las cajas manuales de seis marchas pueden montarse en todos los Sportage, mientras que el gasolina de 177 CV y el diésel de 136 CV se pueden asociar a la automática de doble embrague y siete relaciones. Por su parte, la tracción integral aparece siempre en el Mild-Hybrid o en el 1.6 T-GDi y 1.6 CRDi de 136 CV, sea cual sea la transmisión.

Gama y precios

En definitiva, KIA ha sabido aportar un grado de modernidad a su querido y aclamado Sportage para convertirlo en un SUV algo más atractivo de lo que ya era. Pero si eso no fuera suficiente, la firma coreana propone una gama perfectamente segmentada, con cinco acabados para las motorizaciones de gasolina (Concept, Drive, Emotion, GT Line Essential y GT Line Extreme) y cuatro para los diésel (desaparece el Emotion), que parte de los 22.195 € y 24.195 €, respectivamente, una vez aplicamos los descuentos directos.

Galería: Primer contacto KIA Sportage

Precios a los que se puede sumar una rebaja de 1.895 € si se aplica la financiación ofrecida por la marca, partiendo así el Sportage de los 18.855 € en el caso de los gasolina y de los 21.090 € en los diésel. Por su parte, la versión Mild-Hybrid arranca en los 37.446 € con el descuento comercial, llegando hasta los 34.301 € sumando la financiación.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.