Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Primer contacto: Kia Stonic

Primer contacto: Kia Stonic

El nuevo 'superventas' de Kia

25.09.2017

Los que piensen que la fiebre de los SUV es pasajera y que poco a poco va llegando a su fin están bastante equivocados. La demanda de estos todocaminos sigue siendo muy grande y las cifras de ventas están haciendo que muchas marcas se froten las manos pensando lo que está por venir. Sin embargo, lo que está cambiando dentro de este tipo de coches son las preferencias de los compradores. La tendencia actual se dirige hacia los B-SUV, un nicho que saca pecho frente a los grandes ofreciendo cada vez más calidad y mejores acabados. El Kia Stonic es el último en aparecer…

De entre todas las razones que KIA ha tenido para fabricar un coche como el Stonic, las tres de más peso se llaman Renault Captura, Peugeot 2008 y Opel Crossland X. Estos tres son los rivales directos a batir, y entre todos, se disputarán la nada despreciable cifra de 200.000 unidades solo en un país como Alemania, que por cierto, es donde hemos venido a probarlo por primera vez.

KIA también atacará con el Stonic al Hyundai Kona, ambos 'hermanos de sangre' pero que tendrán posicionamientos ligeramente diferentes. El Stonic, por ejemplo, solo contará con versiones de tracción delantera, mientras que Hyundai dará opción de equipar tracción a las cuatro ruedas.  

Un KIA Rio más elevado

Primer contacto Kia StonicPero, solo con una tracción delantera, ¿qué es lo que convierte en SUV a este coche? Sin duda es su aspecto poderoso, alto, robusto y reforzado lo que da vida y hace especial a esta carrocería de 4,14 metros de longitud, algunos centímetros más con respecto al Kia Rio del que deriva. Los pasos de rueda son muy pronunciados, hay refuerzos de plástico tanto en los dos paragolpes como en los laterales y también cuenta con barras en el techo que le dan ese toque campero que tanto valoran los clientes y que, con mayor o menor razón, les hace conducir un poco más seguros.

Aunque el Stonic mide 7 centímetros más que el RIO, el conductor y los pasajeros viajan cuatro centímetros más elevados, lo cual da ese plus de confianza pero hace que llegue menos información de la carretera a las manos del conductor. En cuanto al espacio, la posición del conductor es idéntica a la del RIO y la parte trasera es también es algo justa para cinco personas. Eso sí, hay algunos centímetros más de altura libre y la entrada y salida del habitáculo es bastante más cómoda.

En lo que respecta al maletero, el Stonic tiene 352 litros de capacidad. Cuando los asientos traseros van abatidos, se crea un hueco con capacidad para 1.155 litros.

Muchas posibilidades de individualización

Primer contacto Kia StonicEl Stonic es el modelo de KIA con más opciones de personalización. Además de una gran variedad de colores para la carrocería, lo bueno es que se puede elegir una combinación de dos tonos y varios elementos decorativos para el interior. Gracias a esto puedes configurar tu coche de manera ‘muy personal’, pero en el mismo plano también tenemos que decir que hay bastantes plásticos duros en el interior que, de haberse mejorado, habrían puesto todo un sobresaliente en el habitáculo, que cuenta incluyo con detalles de nivel como los asientos y volante con calefacción.

En la parte de motorizaciones no hay tanto donde elegir, pero sí es una oferta bastante completa. Por un lado, hay un motor diésel 1.6 de 110 cv que, debido a la situación actual y a la caída de la demanda de motores de gasoil no será determinante, pero ‘tiene que estar’ y cumple su papel con un consumo de combustible de 4,2 litros sobre el papel.

Por otro lado, hay tres motores Otto de tres cilindros, cuya versión más potente desarrolla 120 cv y proporciona 172 Nm para dar el mayor placer de conducción posible dentro de la gama. Sus cifras son 10,3 segundos en aceleración 0 a 100 y una velocidad máxima de 185 km/h.

No siempre con turbo

Primer contacto Kia StonicAl contrario que la mayoría de fabricantes, KIA sigue apostando en muchos casos por los motores de aspiración natural en lugar de utilizar turbo. Los dos motores de gasolina menos potentes, con 84 y 99 cv, prescinden de esta tecnología dando un comportamiento mucho más progresivo y acorde con el tipo de conductor que va a ponerse tras el volante. En el caso del motor de 99 cv, a 4.000 revoluciones entrega los 133 Nm disponibles y puede acelerar en 12,6 segundos, consumiendo una media de 5.5 litros de combustible.

Al compartir la plataforma con el Rio, no hay demasiadas diferencias entre la conducción de este SUV y el utilitario. La dirección es precisa, el cambio es muy suave y permite exprimir bien los motores de gasolina (lo que hemos probado) y la suspensión ofrece un compromiso bastante bueno entre comodidad y precisión. Si se desea jugar un poco, se pueden buscar los límites del agarre en el Stonic sin hacer que la luz del ESP se encienda a la mínima. Buena señal, sin duda.

Desde 12.919 euros.

Sumando promociones y descuentos (unos 2.000 euros más otra campaña de financiación), el motor 1.2 de 84 cv está disponible desde 12.919 euros con acabado Concept, que incluye control de crucero y limitador, sensor de luces y bluetooth. En la terminación Drive (14.369 euros) se añade el climatizador, navegador y retrovisores plegables. El motor diésel de 110 cv está disponible desde 15.869 euros y el de gasolina de 120 cv (el que tiene turbo y sin duda el más recomendable de todos) desde 14.669 euros. Estos dos últimos motores son los únicos a los que puede asociarse un acabado Tech en el que ya se puede disfrutar de cámara de visión trasera, asistencia de mantenimiento de carril, llave inteligente, etc.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.