Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Land Rover Freelander Facelift

Primer contacto: Land Rover Freelander Facelift

Un Evoque, pero práctico

26.12.2012

Las aptitudes todoterreno merecen la pena, incluso en el plano económico. No hace mucho que Land Rover se encontraba en números rojos, pero ahora la empresa asociada de Jaguar –perteneciente en estos momentos al Grupo Tata– vuelve a pisar fuerte. Entre otras muchas medidas adoptadas, el nuevo modelo de acceso –el Evoque– ha logrado volver a situar a la empresa allí donde se merece. Además, hace poco que los británicos reeditaron por fin su buque insignia, el Range Rover y ahora es el pequeño Freelander el que se presenta con nueva imagen que incluye un nuevo motor.

A pesar de sus innegables cualidades todoterreno, el Evoque es por encima de todo un vehículo para dejarse ver y al que seguramente encontremos más a menudo en la Milla de Oro de Madrid que en cualquier pista forestal. Su compañero de filas algo menos estiloso es el Freelander, un vehículo cuyo aspecto exterior ya denota unos genes más rurales. Y, además, no parece que estos dos hermanos tan distintos vayan a hacerse la competencia, sino más bien todo lo contrario. El Freelander, que durante mucho tiempo ha estado relegado a un segundo plano, se beneficia ahora de la histeria desatada por el Evoque que atrae a numerosos curiosos a concesionaros y salones del automóvil. Allí es donde se encuentran cara a cara por primera vez con el Freelander y allí es también donde finalmente se decantan por el modelo más práctico y espacioso.

Más plano

Galería: Primer contacto Land Rover Freelander FaceliftA partir de 2013 esta decisión resultará todavía más fácil de tomar gracias a algunas intervenciones específicas practicadas en una carrocería ciertamente anticuada, un sistema multimedia perfeccionado y un nuevo gasolina turbo que aporta algo de aire fresco a su consolidada gama de motorizaciones. A pesar de que los diseñadores han tenido mucho cuidado a la hora de realizar los retoques, el nuevo Freelander hace que la versión anterior del modelo resulte bastante anticuada. Los nuevos faros traseros tienen un aspecto más noble y la nueva luz de conducción diurna tipo LED le hace parecer más moderno. En general, el nuevo Freelander no se presenta tan campechano como su antecesor, sino que se asemeja peligrosamente a su hermano mayor, el Range Rover.

El habitáculo no ha sufrido apenas cambios, si bien dispone ahora de una pantalla multifunción de cinco pulgadas situada en el cuadro de instrumentos. En cambio, el hecho de que el sistema de navegación y entretenimiento sea nuevo es un aspecto que pasa casi desapercibido. El sistema multimedia es el talón de Aquiles del Grupo Jaguar-Land Rover y estamos seguros de que es una de las principales pegas de los conductores de los distintos modelos. En todas las gamas, desde el Jaguar XF hasta el Land Rover Range Rover, se instala un sistema que en su lógica de manejo y funcionalidad simplemente se encuentra una o dos generaciones por detrás de la competencia. Mapas en 3D de Google Maps, avisos de atascos online, acceso a Internet, conexión a Twitter o Facebook o control a través de aplicaciones inteligentes son opciones tan ajenas a este sistema como un manejo intuitivo.

Cómodo sobre cualquier superficie

Galería: Primer contacto Land Rover Freelander FaceliftUna lástima que la única pega sea precisamente este extra de equipamiento de 1.850 euros que conductor y acompañante tendrán que manejar todos los días, ya que por lo demás no hay nada que criticar en su habitáculo y uno se siente a gusto desde el momento en el que accede a él. La calefacción calienta unos asientos de piel cómodos, el espacio es suficiente en todas las plazas y los buenos acabados de la madera, la piel y los plásticos suaves al tacto logran crear un ambiente agradable.

Para facilitar la conducción más allá de las carreteras asfaltadas el pequeño de los Land Rover cuenta también con el Terrain Response System con el que el conductor podrá preseleccionar varios modos para hierba/hielo/nieve, barro y surcos o arena. Tanto la tracción integral, que envía su fuerza a través de un embrague haldex al eje trasero, como el diagrama característico del acelerador y el programa de estabilidad se adaptan a cada uno de los retos que se le impongan permitiendo al Freelander deslizarse con facilidad sobre cualquier terreno intransitable sin que el conductor tenga que demostrar grandes conocimientos en conducción todoterreno.

Apenas variantes de tracción delantera

Parece que su aptitud todoterreno es una característica muy apreciada por los clientes, ya que apenas el 5% de los compradores se decanta por la versión de tracción delantera también disponible. En Alemania tampoco tuvo mucho éxito el gasolina de seis cilindros que hasta ahora formaba parte de la gama de motorizaciones. Más del 90% de los propietarios del Freelander se decantaron por el diésel de 2,2 litros en sus variantes de 150 o 190 CV.

Galería: Primer contacto Land Rover Freelander FaceliftSin embargo, coincidiendo con la revisión el V6 de 3,2 litros dejará de estar disponible y será sustituido por un propulsor más pequeño, un cuatro cilindros turboalimentado de 2,0 litros de cilindrada. Un motor que los amantes de los Land Rover ya conocen del Evoque y que en China también presta sus servicios a bordo de las berlinas XF y XJ de Jaguar. A pesar de que dispone de 1,2 litros menos de cilindrada que el propulsor anterior su potencia aumenta ligeramente hasta los 240 CV. De esta forma puede competir sin problemas con el V6, tan solo la respuesta directa del gasolina destaca sobre el diésel y al pisar el pedal del acelerador pasan unos segundos más hasta que el motor turboalimentado comienza a funcionar a pleno pulmón y el cambio automático de seis velocidades de serie de Aisin despierta de su letargo.

Más caro y con un mayor consumo

Una vez que el cigüeñal recibe los 340 Nm de par motor (a 1.750 vueltas) el Freelander Si4 de tracción a las cuatro ruedas acelera de 0 a 100 km/h en 8,8 segundos, lo que le convierte en el más rápido de todos. Ninguna otra variante de motor supera tampoco sus 200 km/h de velocidad punta. Por otro lado también es el propulsor que más consume. Así, a pesar de que el turbo se sitúa un litro por debajo del antiguo V8, sus 9,6 litros de consumo a los 100 km le convierten en un propulsor poco eficiente.

Galería: Primer contacto Land Rover Freelander FaceliftAdemás, en el precio de adquisición el gasolina resulta igual de caro que el diésel de 170 CV, concretamente 37.300 euros (todos los precios de este artículo corresponden al mercado alemán). Sin embargo, para aquellos que puedan prescindir de espejos exteriores eléctricos, programador de velocidad, sensores de aparcamiento, cambio automático y sensor de lluvia la alternativa es el diésel de 150 CV, ya que está disponible en el equipamiento básico por tan solo 29.900 euros. En cambio, si se prescinde además de la tracción integral el ahorro será de tan solo 1.700 euros. El que no tenga tiempo no ganas de pelearse con la lista de equipamiento y se decante directamente por el equipamiento completo tendrá que invertir 41.400 euros en el caso del diésel menos potente o 44.600 euros en el caso de la versión de 170 CV y la variante de gasolina  .

Conclusión

La nueva revisión hace que el Freelander II –en el mercado desde 2006– resulte más atractivo y se convierta en una alternativa digna al Evoque. Aquellos que puedan prescindir del aura de lujo y estilo del pequeño Range dispondrán con el Freelander de un todoterreno práctico y espacioso. No solo los pasajeros disfrutarán de más espacio, sino que la capacidad de carga del Freelander (775-1.670 litros) es 200 litros superior a la del Evoque.

Gracias al Terrain Response System este todoterreno de acceso está bien equipado para cualquier terreno de dificultad intermedia, incluso cuando ésta sea la superficie que menos vaya a pisar. A pesar de todo resulta comprensible que la mayoría se decante por la tracción a las cuatro ruedas, puesto que un Land Rover sin tracción integral es como un Mercedes sin estrella.

Sin embargo, el nuevo gasolina turbo solo convencerá a los enemigos más acérrimos de los diésel que apuestan siempre por la aceleración más rápida y la Vmax más elevada. Todos los demás disfrutarán con la gama de diésel de la misma comodidad y, además, de un menor consumo. Independientemente del motor, el cambio automático de seis velocidades algo lento es la única alternativa para poder cambiar uno mismo.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.