Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Maserati GranCabrio

Primer contacto: Maserati GranCabrio

Con el corazón

09.07.2010

El jefe de Maserati en Alemania, Thomas Hayek, ha comparado el nuevo GranCabrio con un buen puro. Noble, caro y poco común son también algunos de los adjetivos que creemos aplicables tanto a los puros Cohíba como al nuevo cabrio de Maserati. Ambos son productos de lujo para momentos especiales de la vida. Los que se pueden permitir este tipo de exquisiteces tienden a hacer la vista gorda cuando se trata de algún que otro defecto. El puro huele mal, por ejemplo, aunque nadie puede negar que no sea un artículo elegante.

Evidentemente, el Maserati GranCabrio no huele mal y, además, se encuentra entre los descapotables más elegantes del mercado. Con una longitud de casi 4,90 metros y una anchura de aproximadamente 1,85 metros, el diseñador de la casa, Pininfarina, tenía carta blanca para dar rienda suelta a su creatividad y así lo hizo.

Con techo de lona resulta más espectacular

Galería: Primer contacto Maserati GranCabrioSu característico frontal con el tridente mirando hacia el cielo, las aletas curvadas y la zaga redondeada son algunos de los aspectos ya conocidos por los amigos de la marca del GranTurismo. Sin embargo, en el caso del cabriolet todo parece encajar mejor, independientemente de si conducimos con o sin capota. Está claro que los descapotables grandes tienen su encanto especial, sobre todo con capota blanda.

Quizá por este motivo sea posible obviar el hecho de que la luneta delantera del GranCabrio presenta una posición demasiado plana, por lo que se adentra demasiado en el habitáculo del vehículo. Conductor y copiloto están sentados casi debajo del marco, algo que los amantes a los descapotables consideran una metedura de pata y que resulta bastante insólito para un modelo con capota blanda. Por cierto que esta capota blanda de tres capas está disponible en seis colores diferentes y en movimiento tarda 28 segundos en abrirse y cerrarse (hasta los 35 km/h). A velocidades elevadas se mantiene tirante y desarrolla un nivel de ruido relativamente bajo.

Galería: Primer contacto Maserati GranCabrioGrandes reposacabezas de fábrica

Con la capota retirada, las plazas traseras dan cabida a pasajeros de hasta 1,90 metros de altura, aunque con el techo cerrado el espacio resulta algo escaso a la altura de las cabezas. Debido única y exclusivamente a la escasa visibilidad hacia arriba, en la parte delantera reina una ligera sensación de malestar. Los asientos son cómodos aunque no ofrecen una verdadera sujeción lateral y su posición de montaje es demasiado elevada. Además, los reposacabezas no se pueden ajustar en altura y resulta demasiado cortos para casi todos los conductores. Al menos se puede solicitar de fábrica una versión más larga, aunque consideramos que esta política resulta algo extraña.

En el maletero tiene cabida un juego de maletas hecho a medida o una bolsa de palos de golf. Si no llevamos pasajeros en la parte trasera, el banco permite sujetar bolsos especiales al anclaje Isofix, una solución inteligente.

Algo más que estilo italiano

Galería: Primer contacto Maserati GranCabrioLos acabados del Maserati GranCabrio son buenos. Aquí y allá descubrimos algunos materiales llamativos, aunque con aspecto barato, así como uniones imprecisas. Sin embargo, los amantes del estilo italiano podrán disfrutar del Maserati mejor acabado del mercado. El manejo resulta sencillo, siempre y cuando a uno le guste complicarse la vida. Muchos botones y un sistema de navegación y entretenimiento suministrado por Magneti Marelli son algunas de las cosas que nos ofrece este deportivo italiano.

Algo a lo que sí habría que acostumbrarse es al peso del GranCabrio. Tal y como indican sus cifras, ésta alcanza las dos toneladas.  Demasiado peso para un deportivo. Sin embargo, para el GranCabrio se trata del peso ideal, ya que este Maserati no pretende ser, no es y no puede ser un deportivo, pese a que ésta se precisamente la idea que se suele asociar con la casa Maserati. El GranCabrio es más bien un planeador que dispone de unas enormes reservas de potencia, aunque éstas se suelen utilizar muy poco.

Los conductores a los que les guste la velocidad podrán hacer uso del suave cambio automático de seis velocidades (ZF) que incorpora y llevarlo de 0 a 100 km/h en 5,3 segundos. A los 283 km/h, con techo cerrado, se acabó lo que se daba. Con la capota abierta, la velocidad máxima se alcanza 10 km/h antes.

Un placer para los oídos

Galería: Primer contacto Maserati GranCabrioSin embargo, mucho más interesante resulta el hecho de pulsar el botón «Sport» situado junto al volante y mantener al motor V8 de 4,7 litros de cilindrada a unas 3.500 vueltas. Es entonces cuando las válvulas de mariposa del sistema de escape se mantienen abiertas y el GranCabrio nos deleita con un ronroneo exquisito y un ronco bramido. Y parece ser que esta sinfonía no es sólo perceptible para los ocupantes, tal y como nos demostraron los pulgares hacia arriba de los transeúntes. El sonido tiene un aire a Ferrari (el motor procede precisamente de esa casa), aunque está mejor sazonado y, por lo tanto, resulta más apto para el día a día. En general, el GranCabrio genera un gran interés, al menos en el distrito de Starnberg, conocido por su amplio estrato social adinerado y donde llevamos a cabo nuestra toma de contacto.

A esta parte de la sociedad le da lo mismo que el consumo homologado sea de 15,2 litros, ya que un Bentley GTC consume 17 litros. Además, quizá cuenten también con un Porsche Cayenne Turbo en el garaje, ya que con su consumo de 11,5 litros en comparación resulta más económico.

Dado que el escaso número de Maseratis que recorren las calles, el argumento del medio ambiente no resulta creíble ni tan siquiera para los activistas. La previsión de ventas de la casa italiana ronda los 2.000 GranCabrios para 2010 en todo el mundo. Para lograrlo cuentan también, junto con la imagen y el elegante aspecto de este deportivo, con una elevada dosis de confort, algo que los compradores de estos vehículos aceptarán de buen grado. Pese a que con una distribución de pesos ideal (50:50) el GranCabrio ofrece verdaderas ambiciones deportivas, el peso total afecta tanto a la dinámica transversal como a la longitudinal.

Cruiser perfecto

Galería: Primer contacto Maserati GranCabrioAl fin y al cabo, este Maserati es uno de los vehículos de cuatro plazas abiertos con mejor amortiguación. Pese a sus llantas de 20", las irregularidades de la calzada tan sólo provocan una ligera vibración gracias a la excelente capacidad de torsión de su carrocería. ¿Se puede considerar esto algo malo? De ninguna manera. Un Maserati no se compra porque sea perfecto. Un Maserati se compra, porque tiene estilo y lo proyecta hacia el exterior. Como un buen puro, que sólo es apto para determinados momentos.

De la misma manera, el placer que proporciona el GranCabrio no es barato. La lista de precios comienza en 151.000 euros, aunque con un equipamiento (casi) completo. Sin embargo, nos hallaremos ante un dilema: la multitud de combinaciones de color que existen. Los clientes pueden elegir entre 14 pinturas diferentes, 12 combinaciones de techo, 10 colores de cuero para los asientos, 6 para el salpicadero, 8 para los acabados interiores, 6 pinturas para las pinzas de freno y, por ejemplo, llantas lacadas en color claro u oscuro. Dependiendo del caso, en todas estas decisiones tan fundamentales se pueden ir casi 10.000 euros. Otro extra recomendable es el sistema de audio Bose por 2.390 euros, en caso de que uno esté harto del sonido del motor.

Conclusión

Bonito, caro, escaso y, seguramente, imperfecto, así es el nuevo Maserati GranCabrio. Sin embargo, uno no compra esta belleza automovilística con la cabeza, sino con el corazón. Y, como es sabido, eso disculpa cualquier cosa.

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.