Imprimir artículo   Twitter
 
Imprimir artículo   Twitter
Galería: Primer contacto Maserati Quattroporte Sport GT S

Primer contacto: Maserati Quattroporte Sport GT S

Sonido de Módena

22.07.2009

Una plataforma, un motor de partida, varios caracteres: En lugar de la avalancha de modelos que parece que se ha puesto de moda entre las marcas premium, Maserati se centra en ligeras variaciones para adaptarse a los distintos gustos y a las cambiantes tendencias de los tiempos que corren. Si te gusta que una máquina sea a la vez lujosa y sumamente deportiva, el Quattroporte Sport GT S tiene muchas probabilidades de ponerte la carne de gallina...

Para que a uno se le erice el vello del brazo basta con una simple maniobra. Uno introduce junto al volante la clásica llave de contacto, casi banal, y con un ligero giro se despierta su brioso motor V8 lanzando un furioso bramido. Maserati ha retocado el motor para que los 430 cv que generaba el Quattroporte S con sus 4,7 litros de cilindrada sean ahora 440 cv, a la vez que han mejorado la sonoridad.

Gracias a esos retoques, el sonido es ahora de lo más espectacular. La bronca voz de este impulsivo y salvaje motor ha sido, de siempre, una gran seductora y, con las notas de bajo potenciadas por los voluminosos tubos de escape del Sport GT S, este espléndido ejemplar de purasangre con genes Ferrari ruge bajo el capó con una agresividad y unas ganas nunca antes vistas.

Galería: Primer contacto Maserati Quattroporte Sport GT SRostro del GT

También visualmente el Sport GT S tiene notas dinámicas llamativas: su diseño específico se caracteriza por unas imponentes llantas de 20 pulgadas, pinzas de freno lacadas en rojo, faros oscurecidos y lunas tintadas. Además, una parrilla cóncava adorna el frontal de este Gran Turismo.

Los detalles del interior diseminados aquí y allá sugieren un ambiente casi improvisado. En él se combinan notas de fastuosa nobleza con elementos de equipación inequívocamente deportivos, a lo que se añade una mezcla de materiales muy variada, con lo que el conjunto resultante no es ni algo claramente estructurado ni un estilismo supermoderno. Con todo, el Quattroporte irradia un aura que hechizaría a más de un individualista. Una buena distribución del espacio tanto delantero como trasero, muchas funciones y lujo por todas partes generan una atmósfera de bienestar excepcional.

Deleite automático

Galería: Primer contacto Maserati Quattroporte Sport GT SAparte de la tapicería de Alcántara y las inserciones en fibra de carbono, el interior del Sport GT S se destaca por los pedales en aluminio (por 327 euros más) y levas de cambio de gran tamaño tras el volante deportivo, con las que uno puede cambiar manualmente las marchas de su caja de cambios automática de seis velocidades. Al leer “cambio automático” más de uno pensará en una aburrida y cómoda caja de cambios, pero el cambio automático introducido en 2007 por el preparador ZF armoniza soberbiamente con este bólido de lujo de 5,10 metros de largo. Su eficacia nos convence tanto en la conducción tranquila y a pocas revoluciones como en las grandes aceleradas y pequeños acelerones intermedios.

Con un acople casi perfecto, la caja automática cambia como un rayo entre sus seis velocidades, puede poner el motor a más de 7000 vueltas si se desea y ofrece una propulsión que supera los 200 km/h. No deja de impresionarnos la siempre espontánea capacidad de respuesta y el elevado régimen de giro del ocho cilindros. Esta caja, además, al reducir da un golpe de gas que le confiere un toque más deportivo.

285 km/h

Galería: Primer contacto Maserati Quattroporte Sport GT SSi tenemos vía libre, el Quattroporte puede alcanzar los 285 km/h, y tampoco son nada desdeñables los escasos cinco segundos de aceleración de 0 a 100 km/h. Por no hablar de un “regalito” llamado MC Start Strategy, un sistema electrónico de arrancada que nos permite, previa desconexión del sistema MSP de control de estabilidad y pulsando el botón Sport, aplastar el acelerador mientras mantenemos pisado el freno. Cuando el motor ha alcanzado las 2400 vueltas, sólo hay que soltar el freno para que sus dos toneladas salgan disparadas hacia adelante. Eso sí, si te gusta pisarle a fondo a menudo, tendrás que repostar frecuentemente el precioso combustible. Después de nuestra rápida y contenida prueba, el ordenador de a bordo mostraba un consumo de nada menos que 16 litros.

Datos técnicos
 
Marca y modelo   Maserati Quattroporte
Motor   Sport GT S
Especificaciones    
Longitud/anchura/altura (mm)   5.097/ 1.895 / 1.423
Distancia entre ejes  (mm)   3.064
Diámetro de giro (m)   12,3
Peso (kg)   1.990
Volumen del maletero (l)   450
Neumáticos   245/35 ZR20 y 295/30 ZR20
Motor    
Cilindrada (cc)   4.691 / V8
Potencia (cv)   440
Par máximo (Nm/rpm)   490 / 4.750
Tracción   Posterior
Transmisión   Automática, 6 velocidades
Consumo    
Combustible   Gasolina
Urbano/Carretera/Combinado (l/100km)   15,1
Emisiones CO2 (gr/km)   365
Consumo durante test (l/100km)   N.D
Características    
Aceleración 0-100 km/h (s)   5,1
Recuperación 80-100 km/h (s) en 4ª   N.D.
Capacidad depósito (l)   N.D
Velocidad máxima   285
Precio (sin extras)    
Euros   149.486
Equipamiento extra    
 
Más datos
Menos datos
 

Lo malo es que es difícil contenerse, dado lo bien capacitada que está esta criatura italiana para tomar curvas a altas velocidades. El Sport GT S cambia la suspensión adaptativa Skyhook por una convencional de tarado fijo que mantiene el coche más pegado al asfalto y le da una configuración general más deportiva. Los controles de tracción y MSP ayudan a regular su fuerza primitiva durante la conducción y, aun conduciendo a gran velocidad por una pista estrecha, resulta fácil de dominar. A pesar de todo, la dirección podría ser un poco más directa, y además las anchas ruedas de 20 pulgadas tienden a meterse en los surcos de la calzada demasiado a menudo. En esto, el Quattroporte con tren de rodaje estándar y ruedas más pequeñas reacciona de manera más relajada, aunque la sensación de conducción que transmite no es tan vivamente deportiva.

Caro como un Panamera Turbo

Galería: Primer contacto Maserati Quattroporte Sport GT SPor ese “pelín” más de deportividad, Maserati cobra, naturalmente, un “pelín” más de dinero. El tope de gama, con sus 149.486 euros, supera en más de 10 000 euros al Quattroporte S, que también dispone del motor de 4,7 litros. Durante mucho tiempo, el Quattroporte ha estado solo en el mercado como berlina deportiva de lujo, pero ahora a este pionero le han salido serios competidores, entre ellos, uno llegado de Zuffenhausen, Stuttgart (sede de la fábrica de Porsche). El potente tope de gama Porsche Panamera Turbo, con 500 cv, cuesta sólo un poco más que el Sport GT S, pero ofrece claramente mayor kilometraje con menor consumo. En vista de sus nuevos competidores, resulta dudoso que Maserati repita su récord de ventas histórico de 2008.

Conclusión

Con el encanto de su diseño italiano, el Quattroporte es capaz de sembrar la fascinación a su paso. La elección de un Maserati nunca ha estado regida por la razón, sino por el corazón, y el Sport GT S lleva al extremo esta afirmación con su acentuada y teatral deportividad. Es todo un objeto de deseo.

Galería: Primer contacto Maserati Quattroporte Sport GT S

 

@AutoScout24ES

Síguenos y entérate de todas las novedades del mundo del motor

Buscar

Marca
Modelo

Facebook

Síguenos en Facebook y entérate de todas las novedades del mundo del motor. ¡Ya somos más de 50.000!

Mundo Servicio

Mundo Seguros

Pregunta de la semana

Evitar fraudes

Protéjase contra el robo de datos (phishing), la falsificación de cheques y las ofertas dudosas. Siga nuestros consejos para navegar con seguridad.